Cambios en la alimentación animal podrían alimentar a 1.000 millones de personas más
Crédito: Pixabay.

Mientras millones de personas en todo el mundo se enfrentan a la amenaza de la hambruna o la desnutrición, la producción de piensos para el ganado y los peces está inmovilizando recursos naturales limitados que podrían utilizarse para producir alimentos para las personas. Una nueva investigación de la Universidad de Aalto, en Finlandia, publicada en Nature Food, muestra cómo el ajuste en la producción animal, en la alimentación del ganado y los peces, podría mantener la producción al tiempo que pone más alimentos a disposición de las personas. Estos cambios relativamente simples aumentarían significativamente el suministro mundial de alimentos, proporcionando calorías para hasta un 13% más de personas sin requerir un aumento en el uso de recursos naturales o cambios dietéticos importantes.

Actualmente, aproximadamente un tercio de la producción de cultivos de cereales se utiliza como alimento para animales, y aproximadamente una cuarta parte de los peces capturados no se utilizan para alimentar a las personas. Matti Kummu, profesor asociado de problemas globales de agua y alimentos en Aalto, dirigió un equipo que investigó el potencial del uso de residuos de cultivos y subproductos alimentarios en la producción ganadera y acuícola, liberando el material utilizable por humanos para alimentar a las personas.

Con estos cambios, entre el 10 y el 26% de la producción total de cereales y 17 millones de toneladas de pescado (más o menos un 11 % del suministro actual de productos del mar) podrían redirigirse de la alimentación animal al consumo humano

«Esta fue la primera vez que alguien recopiló los flujos de alimentos y piensos con este detalle a nivel mundial, tanto de los sistemas terrestres como acuáticos, y los combinó. Eso nos permite comprender cuántos subproductos y residuos de alimentos ya están en uso, que fue el primer paso para determinar el potencial sin explotar«, explica Kummu.

El equipo analizó el flujo de alimentos y piensos, así como sus subproductos y residuos, a través del sistema mundial de producción de alimentos. Luego identificaron formas de cambiar estos flujos para producir un mejor resultado. Por ejemplo, el ganado y los peces de cultivo podrían alimentarse con subproductos del sistema alimentario, como remolacha azucarera o pulpa de cítricos, subproductos de pescado y ganado o incluso residuos de cultivos, en lugar de materiales aptos para el uso humano.

Alimento para 1.000 millones de personas

Con estos cambios, entre el 10 y el 26% de la producción total de cereales y 17 millones de toneladas de pescado (más o menos un 11 % del suministro actual de productos del mar) podrían redirigirse de la alimentación animal al consumo humano. Dependiendo del escenario preciso, las ganancias en el suministro de alimentos serían del 6% al 13% en términos de contenido calórico y del 9% al 15% en términos de contenido de proteínas. «Eso puede no parecer mucho, pero es alimento para alrededor de mil millones de personas«, afirma Vilma Sandström, de Aalto, la primera autora del estudio.

Estos hallazgos encajan muy bien con el trabajo anterior del grupo de Kummu sobre la reducción de la pérdida de alimentos a lo largo de la cadena de suministro, desde la producción, el transporte y el almacenamiento hasta el desperdicio del consumidor. «En ese estudio, demostramos que reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos a la mitad aumentaría el suministro de alimentos en aproximadamente un 12%. Combinado con el uso de subproductos como alimento, eso sería aproximadamente una cuarta parte más de alimentos«, asegura.

Variedades diferentes de maíz y granos de menor calidad

Algunos de los cambios, como alimentar al ganado con residuos de cultivos, conducirían a una caída en la productividad del ganado, pero los investigadores lo tuvieron en cuenta en su análisis. Otro desafío es que los alimentos comestibles para humanos que se utilizan actualmente en la producción ganadera y la acuicultura son diferentes de aquellos a los que la gente está acostumbrada. Por ejemplo, en las industrias de piensos se utiliza una variedad diferente de maíz y algunos de los granos son de menor calidad, mientras que el pescado que se utiliza en la producción de harina de pescado tiende a ser un pescado pequeño y con bastantes espinas, que actualmente no es popular entre los consumidores.

Sin embargo, superar estos obstáculos podría resultar en ganancias sustanciales. Conseguirlo requeriría algunos ajustes en las cadenas de suministro. «Por ejemplo, necesitaríamos reorganizar el sistema alimentario para que las industrias y los productores con subproductos puedan encontrar a los productores de ganado y acuicultura que los necesiten. Y algunos de los subproductos necesitarían procesamiento antes de usarlos como alimentación«, según Sandström.

Ajustes en el sistema actual y escalar prácticas minoritarias

«No creo que haya ningún problema serio en hacer esto. Lo que sugerimos ya se está haciendo en cierta escala y en algunas áreas, por lo que no es algo que deba desarrollarse desde cero. Solo necesitamos ajustar el sistema actual y aumentar la escala de esas prácticas«, concluye Kummu.

Fuente: Nature Food.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.