Brújula, de Mathias Enard: derroche de conocimiento que vale un GoncourtEn Fantasymundo somos seguidores de Mathias Enard hasta la médula. Desde "Calle de los ladrones", varios redactores vivíamos esperando que se editasen sus siguientes obras o se reeditaran, de una vez, las antiguas, puesto que todo lo que toca Enard es oro para la mente.

No es distinto con "Brújula", que le valió el prestigiosísimo Premio Goncourt, galardón que se suma a otros como el Prix des cinq continents de la francophonie en 2004 por “La perfección del tiro”, Prix du livre Inter 2008 por “Zona” o el premio Goncourt de los estudiantes en 2010 por “Habladles de batallas, de reyes y de elefantes”.

Mathias Enard es un escritor francés, aunque sus estudios los ha centrado en Oriente. Desde sus estudios en el Institut National des Langues et Civilisations Orientals, donde aprende árabe y persa y se dedica a traducir obras para revistas como Inculte o Lateral. Después de pasar por Oriente Medio, Barcelona y volver a París, se instala en Berlín, donde publica "Brújula".

Franz Ritter es un orientalista que afronta una larga noche de insomnio y enfermedad en su frío apartamento de Viena. A pesar de ser un especialista en música y haber recorrido medio mundo buscando y aprendiendo sobre el tema, la nostalgia y el amor no correspondido le persiguen y atormentan en este invierno austriaco. Así y durante todas las horas de la noche, acompañaremos a Ritter en los recuerdos de su vida, que nos trasladan a Alepo, Teherán, Estambul, París, Viena y otros lugares más o menos conocidos, más o menos frenéticos donde el musicólogo vivió las experiencias que le marcaron.

En todos ellos está presente Sarah, una orientalista que está presente en gran parte de la vida académica de Ritter y con la que explora ese Oriente. Una mujer de la que está completamente enamorado y que se va escapando a medida que el estudio, los años, los llevan a distintos lugares. Sarah es la protagonista absoluta de la novela, todo gira en torno a ella.

¿Y qué es lo que nos ofrece Mathias Enard en “Brújula” para haber merecido un Goncourt? Todo. Aunque cuesta cogerle el ritmo al libro, puesto que es una novela que nos habla de todas las facetas de la vida en la mente desordenada de un opiómano enfermo e insomne, las propias experiencias del autor en Oriente, el conocimiento de todos los hechos que se relatan como si hubiera sido su propia vida, ofrecen una verosimilitud, una posibilidad de que Ritter sea tan real como nuestra existencia, cuestiones filosóficas aparte.

El amor de Ritter por Sarah mueve el mundo de los dos, pero además ayuda a entender las divagaciones culturales de los protagonistas. Ritter sigue a Sarah por todo el mundo, pasando por todas las fases del amor posibles, por los celos y por la desidia. Su amor, que impregna al lector y lo hace sufrir, es la constante que mueve el relato, un perpetuo dolor que acuchilla al lector de todas las formas posibles, como algo que tiene que suceder, que necesitamos que suceda.

Se ha acusado en numerosas ocasiones a Enard de ser un pedante en su escritura y puede que estemos acostumbrados a malos libros, a relatos sin sentido y sin investigación que utilizamos para pasar el rato sin más. Sin embargo Enard nos ofrece una novela con todos los elementos necesarios para, además de dejarnos llevar por la suculencia de Oriente, aprender un montón de cosas que ni siquiera sabemos que existen, que jamás habríamos investigado por nosotros mismos.

Brújula, de Mathias Enard: derroche de conocimiento que vale un Goncourt

No hay pedantería posible en un libro bien documentado, basado en todos los conocimientos que atesora, para bien de sus lectores, Enard. En Francia lo saben, lo premian y lo reconocen como una voz imprescindible de las letras actuales europeas. Si uno consigue hacerse al ritmo de la lectura durante las 100 primeras páginas e incluso menos, la historia de Ritter y Sarah, de Oriente y Europa, se convierten en uno con el lector e incluso, cómo no, se siente una pena máxima al cerrar la última página de la novela.

Porque Enard nos habla de cosas que ya no veremos, como la Siria preguerra, los tesoros de Alepo y Palmira, el Teherán agobiante que podemos intuir en alguna película (raramente estrenada aquí) iraní. Y nos ofrece claves para entender lo que está pasando allí. Nunca todo mascado, siempre abierto a la interpretación, pero desde el conocimiento de una persona que ha vivido allí, ha conocido el carácter sirio y ha sacado sus conclusiones sin medios de comunicación de por medio.

Enard es uno de los escritores actuales más valiosos y creo firmemente que su trayectoria lo hará merecedor de un Nobel en el futuro. Si tienen inquietudes, si les importa la cultura, la música, Oriente, el amor, lean a Enard. Por favor.

Compra aquí "Brújula".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.