Han pasado ya varios años desde que la genial segunda entrega de la saga Portal llegará a nuestras estanterías, dejando un recoveco en los corazones de sus jugadores que todavía esperan ansiosos la salida de una nueva entrega de la franquicia. Que Valve tiene miedo al número 3 no es ningún secreto, pero hasta que la empresa encargada de dirigir Steam supere sus fobias, ClockStone Software nos trae un título que sin llegar a saciar todas las ansias de un nuevo juego de Portal, se convierte en un perfecto tentempié para ejercitar de nuevo nuestros cerebros resolviendo los puzles que propone el título y rememorando todo lo que hizo grande a esta especial franquicia.
En este título encarnamos a un aspirante a jefe guardián para la iniciativa de salto vehicular de Aperture Science. Tras pasar una socarrona entrevista tendremos que ganarnos el respeto de nuestros superiores realizando unas pruebas de competencia en vigilancia con el objetivo de obtener el distintivo sombrero dorado de jefe guardián. GLaDOS, la característica enemiga de esta franquicia, será nuestra supervisora, y tendremos que resolver los 60 puzles que nos propone este título mientras aguantamos los insultos y comentarios de este querido personaje, cargados del característico humor que envuelve todo el desarrollo de la saga de juegos de Valve.

Los elementos de la franquicia Portal están muy bien integrados, pero tienen un cierto tono de controversia, mientras que algunos fanáticos podrían esperar otro tipo de inclusión más cercana a la franquicia de Valve, ClockStone Software ha apostado por incluir elementos de la franquicia adaptándolos a su propia fórmula pero sin cambiar la jugabilidad que podíamos encontrar en el primer Bridge Constructor. Los característicos portales azul y naranja se han teñido para la ocasión de una gama de colores mucho más amplia «para compensar nuestra falta de habilidad como videntes» en palabras de la propia GLaDOS. Los añadidos basados en Portal añaden complejidad e interés a los puzles y vamos a encontrar montones de elementos característicos de la saga: torretas, portales, cubos con un corazón, geles de aceleración y rebote…
Su propio título lo dice, Bridge Constructor Portal trata sobre construir puentes y no es un desafío para nada fácil. Al igual que hiciera allá por 2013 con su primera entrega, el título apuesta por el desarrollo total de las estructuras en lugar de la simple colocación de puentes predefinidos, y esto se traduce en que no vamos a sacar la resolución de los puzles por casualidad. Hay que colocar las estructuras de sujeción, las carreteras, los cables de anclaje, tener en cuenta el peso propio de las estructuras, el de los vehículos que pasarán por encima… En este juego vamos a sentirnos verdaderos ingenieros de estructuras y arquitectos.

El título, que ya salió previamente para PC y smartphones, ha sido muy bien adaptado a consolas y aunque el sistema parezca complejo, se controla muy bien a través de los mandos. Moviendo el cursor con los analógicos debemos construir las estructuras partiendo desde los puntos fijos de sujeción que ofrecen los niveles, pulsando un botón y arrastrando la estructura hasta que estemos conformes con su colocación. Con el D-Pad intercambiamos entre barras y cables y con un botón convertimos las estructuras de sujeción en carreteras.
Con este simple esquema de control deberemos construir puentes capaces de resistir el paso de un vehículo que deberá llegar desde un punto del escenario a otro atravesando portales, pulsando botones y esquivando torretas y todo el resto de parafernalia salida de la imaginería de la franquicia Portal. Lograr que un vehículo consiga llegar a la salida será una tarea fácil, pero el verdadero reto será conseguir que todo un convoy de vehículos logre atravesar el circuito para asegurarse de que tu estructura es sólida, y además de ello tendremos que asegurarnos también de derrochar el mínimo de dinero posible con nuestra construcción. Casi nada.

Para facilitarnos la tarea, el juego ofrece una guía de consejos para construir nuestras estructuras y pulsando un botón en el modo construir podremos observar la fatiga que poseen las estructuras debido a su peso propio antes de que los vehículos pasen por encima de ellas. Los primeros puzles que hacen las veces de tutorial serán sencillos, pero el juego no tarda en mostrar todas sus cartas haciendo que la curva de dificultad crezca abrumadoramente rápido. Nos va a llevar una buena cantidad de horas acabar con todas las pruebas que propone el programa.
En el apartado audiovisual, Bridge Constructor Portal consigue absorber perfectamente la esencia de la franquicia de Valve, mostrando una línea artística que nos traslada de manera solvente a las instalaciones de Aperture Labs. Gráficamente es un título sencillo, pero que cumple perfectamente con su cometido y que resulta mucho más agradable a la vista que la primera entrega de la franquicia de la saga de construcción de puentes.

A nivel sonoro el título ofrece pocas melodías, pero estas poseen un buen ritmo y logran transmitir el espíritu de la franquicia haciendo más llevadera la construcción de los puentes. El personaje de GlaDOS ha sido doblado para la ocasión, algo que resulta indispensable en un juego de Portal, porque seamos sinceros, resolver puzles sin recibir insultos hacía nuestra mediocridad y nuestra nula inteligencia por parte del robot parlanchín no es lo mismo.

Conclusión
Bridge Constructor Portal es un buen juego de puzles que gustará tanto a los fanáticos del original como a los de la franquicia de Valve, dada la cercanía de los géneros en los que se ambientan ambas. Consigue transmitir bien las sensaciones de la franquicia que toma prestada, sin embargo se echa de menos que más allá de añadir complejidad a los puzles, ClockStone Software no se haya atrevido a añadir también elementos novedosos a su jugabilidad como poder modificar la colocación de los portales.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.