Han pasado siete años desde que Top Spin 4 aterrizara en Xbox 360 y PlayStation 3 y, desde entonces, los fans del tenis hemos estado huérfanos en cuanto a nuevos títulos representativos de este deporte. Después de todos estos años, el azar ha provocado que en tan solo tres semanas vayamos a recibir dos títulos con alma de simulador que intentarán hacerse con el corazón de los fans de este deporte.

En este caso nos toca hablar de AO International Tennis, la propuesta de Big Ant Studios, que ya está disponible en Xbox One, PlayStation 4 y PC y que, aunque tiene varios elementos jugables muy interesantes, se queda a medio camino en muchos más.
AO International Tennis nos invita a participar en el Open de Australia, el único Gran Slam del que tiene licencia oficial mientras competimos con los 18 jugadores licenciados y otros tantos totalmente ficticios. Y, es que, el problema de las licencias en AO es un problema que termina pasando factura al título. El número de jugadores licenciados es alarmantemente bajo y, aunque podremos disfrutar de caras como la de Rafael Nadal o Caroline García, se echan muy en falta nombres como Federer o Djokovic, entre muchos otros más.

El juego cuenta con una pequeña selección de modos de juego que, en esencia, son muy similares. Entre todos ellos destacan el modo Carrera y el Open de Australia. El segundo modo nos invita a participar en el torneo que da nombre al juego mientras vamos enfrentándonos a diferentes tenistas en nuestro camino a la final. Este modo sirve como aperitivo para el verdadero modo principal del juego: la Carrera.

En el modo Carrera podremos optar por ponernos en la piel de un jugador oficial o crear a nuestro propio tenista para ir labrándonos un nombre desde lo más bajo de la clasificación ATP. De esta forma tendremos que firmar contratos con patrocinadores que nos ofrecerán distintas bonificaciones económicas a cambio de resultados concretos y participar en distintos eventos sin dejar de tener en cuenta nuestro nivel de fatiga. Este modo de juego centra su estructura en un calendario que iremos rellenando con distintas actividades en función de nuestros resultados y de nuestra fama, pero claro, si participamos en todos los eventos que nos propongan, no tendremos tiempo de descansar y nuestro rendimiento y nivel de fatiga terminarán pasando factura durante los partidos. De nosotros depende trazar una ruta óptima en la que participemos en los eventos que más nos interesen a nivel profesional mientras dejamos a un lado los que veamos prescindibles para no forzar la máquina en exceso.

Teniendo en cuenta que el nivel de habilidad de nuestro jugador será muy bajo si lo hemos creado desde cero, muchas veces será mejor dejar pasar la participación en un torneo a cambio de pasar un par de semanas entrenando para mejorar las estadísticas de nuestro avatar y, una vez que nos veamos con un buen nivel, empezar a participar en las distintas competiciones disponibles. Las habilidades y atributos de nuestro jugador son totalmente personalizables, lo que nos permitirá centrar nuestros puntos de mejora en aumentar su resistencia, fuerza o velocidad o bien centrarnos en mejorar la habilidad para realizar los distintos golpes ya sea de derecha o de revés. En general, este modo de juego puede tenernos enganchados un buen puñado de horas, sobre todo si optamos por empezar con un personaje con poca habilidad y queramos transformarlo en la próxima estrella de este deporte.

Por supuesto, el juego cuenta con un modo online que, aunque algo limitado, funciona bastante bien. El título nos permite jugar con nuestro jugador personalizado o con uno de los multiples jugadores creados por defecto y, en tras varios partidos jugados, no hemos sufrido lag en ningún momento. El único problema lo encontramos en el hecho de que no existe un modo “Amistoso” que nos permita jugar online sin que el resultado cuente para la clasificación online, lo que puede provocar que los jugadores que quieran practicar para ganar algo de habilidad tengan que limitarse al modo offline si no quieren llenar su marcador de derrotas aplastantes.

Una vez dentro del partido la jugabilidad se basa en un par de conceptos básicos que tendremos que aprender a dominar para empezar a ganar puntos a nuestros rivales. El primer elemento es, de hecho, el más importante y está representado mediante un circulo que va cambiando entre color rojo, naranja y verde. En función del momento en el que golpeemos la bola ese indicador estará más cercano al rojo o al verde y eso determinará si nuestro golpe termina con una bola ajustada a la línea o sacándola fuera de la pista. Aunque en teoría pueda parecer sencillo, aprender a controlar el timming de cada uno de los golpes requiere práctica y paciencia sobre todo al principio, donde no fallar un golpe será motivo de alegría. Con el paso del tiempo iremos dominando el timming y ajustando los golpes a la línea, pero, aun así, nunca seremos infalibles y eso es algo muy de agradecer. El tenis es un deporte en el que es muy sencillo mandar una bola a la red o fuera de la pista y AO Tennis recrea esa sensación de error con mucha fidelidad.

Es importante destacar que golpear una bola en rojo o naranja no solo aumentará nuestras posibilidades de fallar si no que disminuirá nuestra barra de resistencia haciendo que nuestro jugador se vaya cansando y aumentando la dificultad de golpear en verde. En este deporte los errores se acumulan a la espalda del jugador y le terminan pasando factura a nivel físico y emocional. De hecho, no solo nosotros cometemos errores, los jueces también pueden equivocarse a la hora de determinar si una bola a entrado o no, por lo que podremos aprovecharnos del sistema de Ojo de Halcón para comprobar si ese golpe que hemos ajustado a la línea ha sido todo un éxito o un fracaso absoluto.

Si AO International Tennis hubiera perfeccionado el resto de la jugabilidad igual de bien que el sistema de timming y fatiga, nos encontraríamos ante un juego a la altura de los mejores Top Spin pero, por desgracia, comete ciertos fallos que alejan al juego de ese nivel de calidad. Para empezar, no será raro ver como nuestro jugador no hace el esfuerzo de correr para intentar golpear la pelota cuando nuestro rival la manda al otro lado de la pista. Es posible que no hubiéramos llegado a tiempo, pero al menos nos llevaríamos la sensación de haberlo intentado hasta el final. Además, en ocasiones nuestro personaje no terminará de responder bien cuando intentemos golpear la bola en el último momento, dejándola pasar a su lado sin mover la raqueta.

Por otro lado, hemos sufrido un par de bugs subiendo a bolear que han provocado que atravesáramos la red quedándonos al otro lado de la pista sin posibilidad de volver y, lógicamente, perdiendo el punto. El golpe de bolea también tiene que pasar por un proceso de reajuste y, es que, en el momento de escribir este análisis, un buen golpe de bolea puede provocar que la pelota atraviese la barrera del sonido, siendo un golpe prácticamente imparable en cualquier situación.

Pese a todo, el juego tiene una base lo suficientemente solida para ser muy adictiva una vez que se apliquen un par de parches que solucionen todos estos errores.
Donde el juego no tiene solución es en el apartado gráfico. Durante la campaña de promoción se habló de gráficos realistas y de movimientos recreados al milímetro. Pues bien, lo cierto es que AO International Tennis luce al nivel de un juego poco trabajado de la pasada generación. Los jugadores licenciados solo son reconocibles por sus rostros ya que sus movimientos poco tienen que ver con los reales y, aun así, esos movimientos son muy poco fluidos y creíbles.

Los diseños de las distintas pistas disponibles se limitan a cambiar los colores del suelo sin recrear de forma fiel las diversas texturas de cada tipo de terreno. Además, tantos los jueces como los recogepelotas son meras estatuas puestas para decorar que no se mueven ni un solo milímetro en todo el partido.

A nivel sonoro el juego no lo hace mejor. El menú principal del juego está acompañado de una música machacona que no encaja en absoluto en un deporte como el tenis y, dentro de la pista, prácticamente no escucharemos nada durante todo el partido. Es cierto que en un partido de tenis suele reinar el silencio a excepción de los gritos de los jugadores y de los golpes de la bola contra la raqueta, pero se echa en falta toses y algún murmullo de vez en cuando para recordarnos que estamos jugando en una pista llena de personas.

Conclusión

Todos los fans del tenis teníamos mucha esperanza en AO International Tennis y, aunque el juego cumple y es divertido, creemos que podría haber dado mucho más de sí. Big Ant Studios ha creado una base jugable que puede ir puliendo mediante parches para crear un título que cumpla sin problemas con las expectativas de los jugadores más exigentes solucionando los problemas relacionados con los desequilibrios entre golpes y con ciertos problemas de la I.A. de nuestro propio jugador. Es cierto que a nivel técnico es muy mediocre pero, aún así, puede entretener durante horas a los fans de este deporte

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.