Fahrenheit | Fantasymundo

Este juego (PS2, XBOX y PC), nos pone en la piel de Lucas Kane, un joven bancario que de buenas a primera se ve inmerso en un asesinato, que de forma involuntaria lleva a cabo en un restaurante de la ciudad de Nueva York en pleno invierno. Como Lucas, tendremos que averiguar qué nos ha pasado, y como Carla y Tyler, investigar para dar con el asesino de tan extraño suceso.

¿Somos asesinos?

Fahrenheit comienza con Lucas, que en medio de un trance propiciado por una tercera persona (del cual no desvelaremos nada), asesina a sangre fría a un civil que se encontraba en el momento y lugar equivocados. Nuestra primera acción, eliminar todo rastro del cadáver y las pistas que puedan llevar hasta nosotros.

Alternaremos el control de Lucas con otros dos personajes, los agentes de policía Carla y Tyler, con los que tendremos que averiguar quién ha sido el asesino y cuáles han sido sus motivos. Es aquí donde empieza una persecución sin fin.

Fahrenheit, si destaca por algo, es por el sistema de juego que utiliza, por lo que se hace muy difícil de catalogar si se trata de una aventura gráfica, un juego de investigación o simplemente un “machacabotones”.

Es un juego en el que tendremos que tomar decisiones en cortos periodos de tiempo, algo que nos puede llevar a sesgos, ya que tal vez pulsemos el botón equivocado o diferente al que habíamos decidido y pase todo lo contrario a lo deseado. Esos momentos se les puede denominar como realmente estresantes.

La historia te engancha, no te dan ganas de soltar los mandos hasta que no llegas al final, y es que la acción se sucede a raudales y los momentos de tensión aumenta según vas pasando pantallas.

El juego mezcla partes de investigación, infiltración, minijuegos y la acción más trepidante y alucinante que te puedes echar a la cara, y todo ello en el invierno más crudo jamás vivido por la humanidad, las temperaturas bajan constantemente…¿Será parte de la trama?.

La jugabilidad es exquisita, lo único que se le puede achacar es el cambio de cámaras, hace que te vuelvas loco y desenfoca la acción, te sientes desorientado y perdido, y si ibas en una dirección, por ejemplo digamos hacia la derecha, al cambiar el ángulo de la cámara puede que te dirijas hacia una pared.

Es fácil el manejo del personaje, para jugar sólo necesitaremos los joystick, los botones R1 y L1 y el X para las carreras, dado que en algunos momentos tendremos que huir a toda velocidad para no ser arrestado o asesinado.

Cuando te acerques a un objeto o un personaje, aparecerá un pequeño icono en el margen superior de la pantalla, y fijándonos detenidamente en el movimiento que hace una pequeña bola de luz, tendremos que mover el joystick hacia su misma dirección. En algunas ocasiones, para realizar este tipo de acción, como escalar una valla o hacer el amor (si señores, puedes hacer el amor y hacer que una mujer llegue al orgasmo) tendréis que hacerlo en un cortísimo periodo de tiempo, tanto es así que puedes equivocarte y caer de una altura realmente vertiginosa, produciéndote incluso la muerte.

En las escenas de batallas o huidas, aparecerá en pantalla un mensaje que te dirá que te prepares, es decir, te toca mover ambos joystick en la dirección que marquen los colores, en caso de que te equivoques, sufrirás daño, o no podrás leer los pensamientos de los personajes, que en algunas ocasiones te pueden servir para saber qué hacer después. Si no consigues realizar la combinación de botones a tiempo, es posible que te pierdas parte fundamental de la acción.

Uno de los momentos más frustrantes es a la hora de hablar con un personaje y tener que elegir el bocadillo con lo siguiente que quieres decir en tres segundos escasos, y lo peor es que las palabras que ponen debajo, no te sirven para aclararte la situación a la hora de seleccionar tu diálogo.

Encima, cada diálogo puede desencadenar en una respuesta que te lleva a una pista equivocada, y tus acciones determinan el rumbo que adquirirá el juego, aunque esto, tampoco se nota demasiado, por que en este sentido, Fahrenheit te deja con la sensación de que pase lo que pase, vas a acabarte el juego de forma similar. Muchas veces las acciones que elegimos, no tienen consecuencias negativas o distintas al guión del juego.

Lo escenarios son correctos, hay varios objetos con los que se puede interactuar, algunos de los cuales te subirán la moral, importante en el juego, por que cuanto más alta tengas la moral, más tiempo sobrevivirás en Fahrenheit, ya que, si tu personaje sufre mucho y realizas acciones perjudiciales, puedes incluso morir o volverte loco, y ahí se acabará tu partida.

Las habitaciones están exentas de detalles, han sintetizado los apartamentos para evitar la congestión de objetos y el movimiento, que a veces se hace imposible de los personajes, sea más fácil. Las texturas no están mal, pero se le podría exigir un poco más ya que, sobretodo la versión de PS2, carece de buenos gráficos.

Y es que, los personajes están bien realizados, los principales más que ninguno, pero las texturas y polígonos destacan por su ingenuidad, no son nada del otro mundo, en este aspecto parece que el juego ha dado un paso atrás. Los movimientos faciales están muy bien logrados, aunque tampoco son destacables, eso sí, puedes distinguir cuando un personaje está contento, enfadado, dubitativo, frustrado o excitado.

Hay algunos rasgos en el aspecto gráfico que podrían mejorarse, pero si peca en este apartado, hay que destacar el sonido. Fahrenheit está completamente en castellano, algo que se agradece hoy en día mucho, ya que gracias a esto, no te pierdes un ápice de la historia principal. El sonido de las acciones que realizamos, como lavarnos las manos, poner música, comer…son fiel reflejo de la realidad, y no desentonan para nada con la tónica del juego.

La duración del juego es de más o menos unas doce horas, tal vez sean pocas, pero puedo asegurar que serán intensas, pero he de añadir también que, a lo largo de las distintas pantallas que nos vamos encontrando en Fahrenheit, tendremos que investigar y explorar para encontrar unas cartas bonus que nos darán una serie de puntos para comprar minijuegos, videos del juego, escenas, galerías de imágenes y la banda sonora de Fahrenheit. El juego gana tiempo si decides acabártelo tomando decisiones distintas a la última vez, si no, te acabarás aburriendo y lo dejarás de lado.

La inteligencia artificial de los personajes que aparecen durante la trama de Fahrenheit, aunque no sean importantes, no destaca, eso sí, cuando uno de los personajes principales se acerca a un secundario, es posible que te hable y te pregunte como estás, peo no mucho más. También decir que, la complejidad de los enemigos varía según el nivel de dificultad que escojamos para acabar el juego, las combinaciones de botones se vuelven más agresivas.

Conclusiones sobre Fahrenheit

Fahrenheit es un juego que destaca por su modo de juego, muy difícil de catalogar y comparar con otros videojuegos, con una historia y una trama que engancha y una jugabilidad digna de los seres más hábiles con las consolas, con unos diálogos que son alucinantes, gracias a Dios en castellano, pero con una baja calidad de gráficos. Y es que con este juego disfrutarás una barbaridad, pero una vez que lo acabas, te deja con una sensación de ni frío ni calor, sobre todo por la corta duración del juego y la falta de algún que otro contenido extra que alargase dicha temporización.

Si quieres jugar a Fahrenheit, es mejor que sepas la compra que vas a hacer, pues es muy posible que sea una y no más las veces que juegues, y aunque disfrutarás mucho con sus pantallas, el juego al final sabe a poco, y en algunas ocasiones terminarás frustrado por la rapidez en la necesidad de toma de decisiones.

Impecable sonido, excelente jugabilidad, inmejorable trama y gráficos de calidad normal, no destacables, eso es lo que te vas a encontrar en Fahrenheit, incomparable pero no lo suficiente como para que sea un juego que ha de estar en tu estantería.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.