Entre las novedades de abril de Milky Way llegaba Algo entre nosotros. Un tomo único BL y obra debut de Hagi, mangaka que permanecía inédita en nuestro país y que la editorial tuvo el acierto de traernos. Pues es un manga que ya evoca poesía desde su misma portada, cuyo tono preciosista y melancólico atrapa por sí solo. Y la historia de su interior aún más, hasta el punto de no dejarte escapar de ella: una historia sobre cómo el amor es capaz de llenar nuestro vacío.

Las lágrimas honestas de Koga conmueven a Tajima, y lo hacen sentirse culpable cuando descubre la razón de su llanto: y es que su travieso gato, Cerdi, ha matado al querido pez dorado de Koga. Sin saber muy bien cómo confesárselo, Tajima empieza a pasar más tiempo con su compañero de instituto, hasta que traban amistad y Koga abandona su silencio y se abre un poco él, desvelándole sus secretos. A medida que se conocen el uno al otro, descubrirán también mucho sobre sí mismos.Algo entre nosotros nos presenta una historia sensible, cuya trama gira en torno a los sentimientos de Koga y Tajima y a lo que estos les revelan. Su tono más dramático y emotivo casa con los momentos cómicos puntuales, convirtiéndolo en una obra equilibrada. El romance (inocente y honesto) avanza a paso lento pero seguro, y es verdaderamente precioso ver a los protagonistas caer enamorados el uno del otro.

Pero lo que más me ha gustado de la historia es el simbolismo que la envuelve, que crea una metáfora emotiva sobre el amor y el vacío que me ha cautivado.

¿Qué decir de los personajes de Algo entre nosotros? Rebosan empatía: no solo el hermetismo misterioso de Koga y la torpeza entrañable de Tajima, sino también los secundarios: la hermana matona, el hermano sobreprotector… y luego está Cerdi. Que es un gato haciendo cosas de gato, pero que en realidad parece la mano del destino. Hagi tiene una facilidad asombrosa para conectar con el lector, para transmitir las emociones de sus personajes y hacer que verdaderamente te preocupes por ellos y que celebres su felicidad. Y por esto mismo me ha gustado tanto este manga.

He de decir también que no es una historia que contenga escenas eróticas o explícitas, siendo muy dulce en este aspecto.

Ya entrando en el apartado visual, Hagi dibuja con líneas finas y sencillas, con un estilo limpio y sobrio. No es de recrearse en los fondos ni en detalles excesivos; sabe dibujar escenas que transmiten mucho con pocos elementos, lo que hace que nos centremos plenamente en los personajes y sus sentimientos. Estamos ante un manga, además, con bastante texto, cuyos diálogos son poéticos y profundos.

En cuanto a la edición… bueno, estamos hablando de Milky Way, lo que se traduce en tomos de una gran calidad: los colores de la sobrecubierta y la portada interior son vibrantes, las páginas de buen gramaje, sin transparencias; las tramas tienen un buen acabado y, en general, es un tomo que da gusto tener entre las manos. La traducción, por su parte, corre a cargo de Judit Moreno. Como siempre, la editorial incluye un pequeño detalle por la compra: en este caso, una postal con la imagen de la portada interior que no pienso enviar a nadie en la vida porque es preciosa.

En definitiva, Algo entre nosotros es un manga cautivador, metafórico y emotivo. La poesía de su historia atrapa, sus personajes enamoran y su diseño hipnotiza. Es, sin exagerar, uno de los mejores BL que he leído en un tiempo, y que recomiendo encarecidamente tanto a los fans del género como a aquellos que quieran disfrutar de una buena historia de amor.

Yo solo espero que Milky Way siga de cerca a Hagi, pues esta mangaka seguramente será un filón de historias tan especiales como esta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.