ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
Aviso de cookies
       Artículo de literatura

Campo de concentración, de Thomas M. Disch


Fco. Martínez Hidalgo   08/09/2011
Meneame
     Muy pocas novelas se han construido en la literatura universal con la potencia de ésta.
Portada de Campo de Concentración, de Thomas M. DischAunque publicada originalmente en 1968, ‘Campo de concentración’ (La Factoría de Ideas, 2011, disponible en FantasyTienda) tiene una actualidad evidente y apabullante. En un tiempo de profunda crisis, donde las raíces de legitimidad del Estado se someten a discusión, el individuo parece querer dejar paso a la individualidad, y domina el miedo (¿o es pánico?) a que como consecuencia de estos cambios se acabe barriendo a todo tipo de certezas (éticas, morales, espirituales…); ‘Campo de concentración’ (La Factoría, 2011) entra como un vendaval de emoción y reflexión. Una vuelta de tuerca desde la SciFi al tema de los límites y las interdependencias entre la libertad, el individuo y su convivencia con los demás.

Thomas M. Disch (Iowa, USA; 1940-2008), en su obra más aclamada, nos lleva hasta un distópico s. XX donde los USA le han declarado la guerra al mundo. El poeta Louis Sacchetti le ha declarado la guerra a la guerra y, en una actitud de radical insumisión, se ha negado a apoyarla y a alistarse en el ejército que la disputa por el mundo adelante. Él se demuestra coherente hasta el final en su opinión de que se está ante un conflicto injusto e insensato y, por ello, es condenado y privado de libertad.

Durante varios meses malvive en varios centros penitenciarios hasta que un día, de forma inesperada, es trasladado a otro centro bastante más peculiar: las puertas interiores están abiertas, tiene libre disposición de recursos, disfruta de plena libertad para relacionarse con otros presos… Sólo tiene que cumplir un único requisito: escribir un diario con todas sus experiencias y permitir que varias máquinas clónicas hagan copias y lo envíen a otros directivos de la prisión. ¿Por qué?

La inteligencia vertida en la trama, la erudición en su desarrollo, los personajes intensos, las acciones y pensamientos desgarradores, o la universalidad de sus temas, son sólo algunos elementos de una riqueza inconmensurable.

Sacchetti participa como observador exhaustivo, y gracias a la capacidad de expresión que le concede su habilidad artística, en un experimento con los presidiarios: se les está suministrando una substancia, Pallidine, cuyo fin es el de incrementar su inteligencia. Sacchetti con su diario observa la idiosincrasia de los presos, sus similitudes y diferencias, manías y cambios… ayudando así a detectar las consecuencias, directas e indirectas, instantáneas y de medio plazo, que la substancia provoca en ellos.

Disch nos sitúa ante una historia inteligentísima repleta de callejuelas y callejones, éticos y morales. Por ejemplo, Sacchetti participa conscientemente en una investigación cuyo objetivo es mejorar las posibilidades de victoria en la guerra que rechaza y que, irónicamente, lo condujo a la prisión en la que está encerrado. Otro ejemplo: en su ejercicio de la libertad de conciencia Sacchetti se mostró decidido a defender la capacidad de pensar y elegir que, sin embargo, niega con su actitud a los presidiarios del experimento. Y así podríamos continuar.

La red de callejones es tan densa que ‘Campo de concentración’ (La Factoría, 2011) requiere mucho más que una breve crítica para afrontarla en plenas condiciones. Con todo, podemos realizar un modesto acercamiento a la novela si nos situamos en su eje central: el individuo es quién construye los límites de su propia libertad.

Disch nos sitúa ante una pregunta fundamental de muy complicada respuesta: ¿porqué el Sacchetti prisionero se percibe a sí mismo como más libre que el Sacchetti ciudadano? Si el Estado y la prisión son dos niveles diferentes de la misma autoridad moral opresora, ¿por qué se produce un cambio tan profundo desde el estar fuera-del-Estado a estar dentro-de-la-prisión?, ¿cómo se pueden borrar las puertas de la cárcel y dibujar las de la sociedad al mismo tiempo, siendo unas físicas y las otras etéreas, no dice el sentido común que es más probable a la inversa? Las cuestiones posibles son incontables.

Thomas M. Disch

De la misma forma son inaprehensibles los motivos de la novela: ¿se denuncia en concreto al Estado o también a la estupidez humana universal?, ¿se reivindica la libertad plena sin barrotes físicos ni barreras morales, o se llama a la atención sobre el hecho de que la libertad es una ficción cuya realidad responde únicamente a una cuestión de percepción? Aquí tiene el lector otra cuestión metafísica sobre la que interrogarse mientras lee la novela.

Por otra parte, Disch desarrolla ‘Campo de concentración’ (La Factoría, 2011) con un estilo magistral. En forma de diario en la primera parte, con forma de notas y apuntes en la segunda, echa mano de forma sibilina a una densa y heterogénea red de fuentes para la inspiración y la documentación de la novela. La traducción de David Cruz Acevedo nos desvela, en las notas a pié de página, algunas de ellas. Pero, además, otras tantas quedan ocultas en forma de imágenes o ideas a lo largo del texto. Un juego al que invitamos desde aquí a todos los lectores.

La pérdida de Thomas M. Disch ha supuesto un durísimo golpe para la Ciencia Ficción. Algunas de sus novelas, con ‘Campo de concentración’ (La Factoría, 2011) a la cabeza, han supuesto algunas de las mejores contribuciones al género. Esta novela ocupa en su bibliografía, con todo, un lugar muy especial. Muy pocas novelas se han construido en la literatura universal con la potencia de ésta. La inteligencia vertida en la trama, la erudición en su desarrollo, los personajes intensos, las acciones y pensamientos desgarradores, o la universalidad de sus temas, son sólo algunos elementos de una riqueza inconmensurable.

El paso del tiempo no sólo la ha ennoblecido como obra literaria, sino que la ha engrandecido como contribución a la reflexión humanista. Quizás por ello cobren, para mí, un sentido especial sus últimas palabras: “Conocemos poco de lo terrible. Nos queda por descubrir mucho de lo hermoso. Naveguemos hasta llegar al límite”. Bien se puede comenzar el viaje por leer esta novela excepcional.

Página 1 de 1



Campo de Concentración
Campo de Concentración

16.50 € 15.68 €
 
En alas de la canción
En alas de la canción

17.25 € 16.39 €
 
De Estambul a El Cairo
De Estambul a El Cairo

22.00 € 20.90 €
 
Campo de la Muerte (Ultramarines 4)
Campo de la Muerte (Ultramarines 4)

17.50 € 16.63 €
 
 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
En algún lugar del tiempo
El trono de Mundo Anillo
Hijos del Crepúsculo
Portada de Ciudad Abismo, de Alastair Reynolds
Portada de Aire, de Geoff Ryman (La Factoría de Ideas)
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?