ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de ciencia

El marxismo de Marx, de Raymond Aron


 Ciencias Sociales
Fco. Martínez Hidalgo   05/04/2011
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Este ensayo es una piedra angular más en una mirada poliédrica de la que destacan no las perspectivas más ajustadas al canon de egos y pretensiones que mantienen esclerotizada a la interpretación marxista.
Portada de El marxismo de Marx, de Raymond AronLos ambientes intelectuales son capaces de arrollar con virulencia las más excelsas reflexiones. Como un vendaval, se levantan y arrastran con ellos a la inmensa mayoría de la masa crítica, obligando al pensador a amoldarse o desaparecer en el olvido, a asumir los preceptos dominantes o a engrosar las listas de tantos otros ignorados. Sin embargo, como los vendavales, antes o después amainan, antes o después se pacifican, y antes o después desaparecen, permitiendo el paso a otras (nuevas o viejas) ideas. En el ínterin, es cierto, muchos nombres nunca volverán a recuperarse pero a veces, pocas veces, se restituyen en aras de la justicia.

Los cursos universitarios sobre Marx y ‘El Capital’ de Raymond Aron (París, 1905-1983), impartidos en el París durante la década de 1960, y aún posteriormente en otras nuevas ediciones, son una parte de estas pequeñas restituciones. Desde su publicación original francesa de 2002, Siglo XXI (2010) traduce la edición de Jean-Claude Casanova y Christian Bachelier, un trabajo excelente y magnífico por el rigor con el que manejaron los numerosos y heterogéneos materiales utilizados, por el valor añadido que constituye la recuperación de las numerosas referencias intercaladas que Aron usa en sus argumentaciones o por las notas capaces de clarificar y completar a los textos de Aron y, por supuesto, por la recuperación de una inexcusable referencia en la interpretación de Marx por su riqueza e inteligencia.

Aron ha sido profundamente crítico con Marx y el marxismo. Con todo, este volumen y sus lecciones están redactados desde el máximo respeto, con la mayor sensibilidad e inteligencia de que es capaz.

El marxismo de Marx’ (Siglo XXI, 2010, disponible en FantasyTienda) repasa toda su trayectoria intelectual con un orden etápico y cronológico muy de agradecer por un lector que quiera percibir, en toda su amplitud, las referencias, cambios y evoluciones de uno de los autores más apasionantes y fundamentales de la modernidad y contemporaneidad. Tanto, que ya en el comienzo del texto, “Acerca de la dificultad de interpretar a Marx”, a modo de advertencia y en conexión con el tiempo en que impartía estas lecciones, explicita la controversia de todo debate alrededor de su figura. Deudor, como ya destacamos aquí en otras ocasiones, de una fidelidad directamente vinculada a la vigencia y supervivencia de las ideologías (vid. nuestra crítica sobre ‘El orden de ‘El Capital’), además de controvertido en cuanto a su multidimensionalidad y a lo opaco de sus/las deudas/rupturas tanto con antecesores (David Ricardo), como con coetáneos (Engels) o sucesores (Schumpeter).

A partir de aquí, una vez expuestas las alertas y notas de lectura pertinentes, Aron desarrolla en diecinueve lecciones y dos anexos un conocimiento estrictamente pegado a la figura y a los textos de Marx. Como nos dice Casanova en las notas finales: “Aron incitaba siempre a sus oyentes a remitirse a los textos de Marx y leerlos atentamente” (p. 755). Una receta que, sin duda, aplicaba a sí mismo y de cuyo resultado cualquiera puede aprovecharse ahora en esta edición.

El primer producto de una lectura escrupulosamente ceñida al texto es la superación de los prejuicios habitualmente desplegados ante el Marx joven. Mayoritariamente despreciado por su pretendida escasa innovación, y apegado todavía en exceso a una visión clásica de la economía que sólo después conseguiría superar. Aron le da un tratamiento de altura, destacando sus elementos de innovación, y poniéndolo en relación con el resto de su obra. Un acto de análisis bastante más honrado y agradecido que el que pudiese resultar de las acusaciones de simplismo u obsolescencia, desconectando al hombre de su pensamiento, reduciendo la visión sobre su obra a una cuestión de gustos personales nunca lo suficientemente exhaustivos y fiables.

Raymond Aron (derecha) saluda a Jean-Paul Sartre

Proyección de este primer logro es el segundo: Aron nos dibuja el pensamiento de Marx desde un ángulo de gran perspectiva, incluyendo escritos hasta entonces ignorados, analizando sus referencias y deudas, encauzando los vericuetos de su complejo encaje con otros marcos teóricos marxistas (Schumpeter o Althusser, por ejemplo), y ahondado sincrónica y diacrónicamente en los principales conceptos dibujados por Marx en cada una de sus grandes obras. Permítanme aquí que, otra vez, vuelva la mirada atrás para recomendar el contraste de esta obra con ‘El orden de 'El Capital'’ (Akal, 2010) en lo relativo a los conceptos de mercancía, valor y alienación. Una perspectiva comparada de ambos puntos de vista creo que complementan y enriquecen las dos obras, además de permitir al lector una perspectiva nueva sobre los posibles encajes con los textos canónicos (permítaseme referirme así a las obras de común referencia) de Marx.

El tercer logro es el tono claramente personal de Aron en algunas de sus interpretaciones de la obra de Marx, y de las interpretaciones marxistas. Una visión que, enfrentada a dogmatismos puritanos o a exageradas cerrazones, nos propone una visión estricta de Marx en sus textos, ayudándonos a inscribirlos en su realidad y su momento; al tiempo que casi nos solicita una perspectiva generosa en cuanto a su vigencia en nuestra contemporaneidad, impidiéndonos arrastrar servidumbres ideológicas de antaño a nuevos contextos y nuevas realidades con las que Marx no contaba. Aron entiende esta solicitud no como una declaración de invalidez o nulidad, y sí como la única forma de poner en perspectiva su contribución, revalorizando los aspectos que todavía hacen del corpus teórico de Marx una referencia imprescindible para el análisis social.

En cuarto lugar: si es cierto que Raymond Aron hace en ‘El marxismo de Marx’ (Siglo XXI) un repaso amplísimo por el Marx filósofo, economista o sociólogo, recorriendo con profundidad y rigor toda la base teórica principal del autor alemán, también lo es que de entre todas ellas ocupa un lugar especial, prácticamente central en todo este ejercicio intelectual de descubrimiento, ‘El capital’. La segunda parte de este volumen, lecciones IX a XVI, tiene su base en ‘El capital’. Y tanto las lecciones precedentes, como evidentemente las posteriores, asientan en él también sus bases. Algo lógico si tenemos en cuenta el carácter de enganche que esta obra tiene con los principales conceptos de su teoría social (en el materialismo histórico, en la dicotomía entre burguesía y proletariado, o en el análisis general de las contradicciones del capitalismo y las tensiones sociales proyectadas sobre la dicotomía de clase), así como con todo el pensamiento marxista posterior.

Aron ha sido profundamente crítico con Marx y el marxismo. Con todo, este volumen y sus lecciones están redactados desde el máximo respeto, con la mayor sensibilidad e inteligencia de que es capaz y, sobre todo, con la confianza en que su trabajo y sus ideas tienen todavía vigencia y gran vitalidad. Desde luego, el lector puede acercarse a este texto acompañado de todas las reticencias y resistencias que desee.

Con todo, poco tardará en darse cuenta que ‘El marxismo de Marx’ (Siglo XXI) es una piedra angular más en una mirada poliédrica de la que destacan no las perspectivas más ajustadas al canon de egos y pretensiones que mantienen esclerotizada a la interpretación marxista, sino aquellas miradas que son capaces de extraer nuevos contenidos y abrir nuevas puertas a la reflexión, las miradas que son capaces de orientar el pensamiento clásico de Marx hacia las nuevas realidades en marcha.

Este es el quinto y mayor logo de Aron y, por sí sólo, causa suficiente para tener este volumen entre las obras esenciales de conocimiento del pensamiento marxista.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?