ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Majin and the Forsaken Kingdom


 PlayStation 3  Microsoft XBox 360
Ana Pescador   11/02/2011
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Majin and the Forsaken Kingdom es una aventura de acción arquetípica; un cuento sobre héroes, oscuridad y el valor de la amistad que llena ese hueco en nuestro corazón que ansía más juegos estilo Zelda
De la mano de Game Republic (Folklore, 2008) nos llega una bonita fábula con una historia que, si bien hemos visto ya cientos de veces, no deja de tener encanto gracias a los personajes que la protagonizan. Majin and the Forsaken Kingdom es una aventura de acción que no aporta nada nuevo al género, pero se deja querer fácilmente por cualquier aficionado a este tipo de juegos.

Majin and the Forsaken Kingdom - Captura

Lo que diferencia a Majin de otros juegos de aventura clásicos es la dinámica cooperativa sobre la cual se ha cimentado completamente el título. Es por esto que desde que se hicieron públicos los primeros tráilers, las comparaciones con las obras del aclamado estudio Team ICO (Ico, Shadow of the Colossus) han sido constantes, en concreto con The Last Guardian, aún en desarrollo. A primera vista podemos entender por qué: ambos juegos tienen una ambientación de fantasía, son aventuras de acción con puzzles y pruebas de habilidad sobre plataformas y, por supuesto, controlamos a un personaje más débil que debe colaborar con otro más fuerte. Sin embargo basta con media hora de partida para percatarse de que, lejos de parecerse a los juegos de Team ICO, Majin es más bien una carta de amor a los fans de los Zelda modernos.

En Majin and the Forsaken Kingdom encontramos una aventura a la antigua usanza y sin grandes pretensiones con la que entretenernos arreglando un mundo en declive, explorando sus variopintos entornos, resolviendo puzzles, luchando contra hordas de enemigos y, lo más importante, haciendo migas con el personaje titular, el gigantón Majin.

Historia y ambientación: Un mundo que necesita un héroe de leyenda


Como comenté antes, la trama de este título no nos parecerá nada del otro mundo ya que es una repetición de un cuento que hemos escuchado miles de veces; es algo de lo que incluso el propio equipo desarrollador fue consciente durante su creación. El énfasis está en el estrecho vínculo de amistad que irá uniendo a los dos protagonistas con el paso de las horas, lo cual, amén de servir como parte principal del argumento, también es una mecánica de juego importante.

El mundo en el que transcurre la historia de Majin and the Forsaken Kingdom está enfermo.
Un reino antiguamente próspero está sumido ahora en la desolación debido a la influencia imparable de una misteriosa oscuridad de aspecto viscoso que recubre y posee a todos los humanos y los convierte en soldados violentos, carentes de voluntad y, por si no fuera poco, inmunes a las armas convencionales. No sólo la raza humana se ve afectada por el avance de la oscuridad, también la naturaleza es una víctima. El reino animal no es ajeno al problema ya que incluso algunas criaturas están convirtiéndose en sirvientes de la oscuridad, y el resto de animales del reino están desesperadas por encontrar a algún humano que no haya sido poseído y pueda poner arreglo a la situación. Entra en escena la única persona que no ha huido del reino todavía: nuestro héroe, Tepeu, un joven ladrón abandonado por sus padres cuando era un niño y que ha desarrollado la habilidad de comunicarse con los animales, ya que se crió con ellos en el bosque donde fue dejado a su suerte.

Majin and the Forsaken Kingdom - CapturaLos animales explican a Tepeu que la única esperanza del reino está en un antiguo ser de leyenda, un ser con una fuerza descomunal y que podía controlar los elementos que supuestamente se enfrentó a la amenaza de la oscuridad hace cientos de años y es la única criatura que puede destruirla a ella y a sus soldados: hablamos, por supuesto, del Majin. Con la ayuda de ratas, pájaros y otros amigos, Tepeu se infiltra en el antiguo palacio real, donde se rumorea que vive la bestia mitológica. Lo que se encuentran no cumple exactamente con sus expectativas: el Majin existe, pero está debilitado tras años de sueño y soledad, ha perdido la memoria y además los agentes de la oscuridad se han encargado de robarle sus poderes elementales. Queda claro que Tepeu tendrá que acompañar al Majin (que por cierto, se llama Teotl) en busca de sus poderes para poder hacer frente a la oscuridad. Durante su aventura, Teotl irá recobrando la memoria y desvelando el misterio de qué pasó hace cientos de años, qué es la oscuridad y de dónde proviene.

La gran estrella del juego es sin duda Teotl el Majin, que encaja perfectamente con la imagen del “gigante amable”. Es una bestia poderosa e implacable en combate cuya personalidad puede parecer simplona, pero es más listo de lo que aparenta. Además tiene un corazón de niño; incapaz de albergar malicia, se desvive por proteger a sus amigos y la soledad es lo que más le entristece del mundo. Puede resultar empalagoso para algunos pero otros le cogerán cariño enseguida. Nuestro personaje Tepeu es en cambio un “Link” de libro: no tiene una personalidad definida y sirve para representar al jugador como observador externo de la historia del Majin y su relación con el reino. En cuanto a los enemigos, los seres consumidos por la oscuridad, lejos de ser simples monstruos tienen motivaciones que iremos averiguando a medida que desentrañemos la trama.

La historia hace mucho hincapié en la importancia de la naturaleza y su conservación: la manera en la que fauna y flora se ven afectadas por la amenaza de la oscuridad es una alegoría obvia sobre los problemas que supone la explotación de la naturaleza y degradación del medio ambiente en nuestro propio mundo. También se puede interpretar un comentario sutil sobre la avaricia del ser humano en las palabras de Teotl, que recuerda con indignación cómo los habitantes del reino arruinaron bosques con sus construcciones y agotaron reservas naturales con sus laboratorios. Se trata, en definitiva, de una fábula pro-medio ambiente en la que también tiene mucho peso el valor de la amistad.

Jugabilidad: La unión hace la fuerza


La jugabilidad en Majin and the Forsaken Kingdom se basa en la cooperación. Antes de empezar hay que aclarar que se trata de un juego diseñado para sólo 1 jugador, no existe un modo multijugador que permita a un amigo controlar a Teotl, que es controlado siempre por la IA (inteligencia artificial, es decir, la máquina).

La necesidad de cooperar viene dada por las carencias de los dos protagonistas. Tepeu no puede hacer frente a los soldados de la oscuridad por sí solo, para él son enemigos inmortales: puede derribarlos temporalmente con su arma, pero volverán a levantarse siempre. Teotl en cambio posee la habilidad de absorber las “almas” de los soldados de la oscuridad, siendo la única criatura que puede matarlos definitivamente. Pero no basta con eso, ya que en su actual estado debilitado y sin poderes elementales no tiene suficientes recursos para enfrentarse a los líderes de la oscuridad. En definitiva: si Tepeu quiere salvar el reino tiene que empezar por encontrar a Teotl, y para que Teotl pueda derrotar a la oscuridad necesita que Tepeu le ayude a recuperar su fuerza y sus poderes.

Majin and the Forsaken Kingdom - Captura

El jugador maneja a Tepeu, el “cerebro” del equipo. Tiene a su disposición las acciones básicas que esperamos de un juego en tercera persona: podemos correr, esprintar y saltar. También podemos avanzar sigilosamente,y es que el sigilo es una parte importante del juego que nos otorga ciertos beneficios. Utilizando esta mecánica podemos pasar desapercibidos por delante de algunos enemigos e incluso acecharlos por la espalda y derribarlos de un golpe, algo a tener muy en cuenta si no nos convence un choque frontal en un combate. Otra habilidad útil de Tepeu es tirar piedras: en cualquier momento podemos apuntar y tirar piedras a donde queramos, lo cual tiene varios usos: distraer a enemigos, desarmar trampas desde lejos...

Lo más importante es que podemos dar órdenes a Teotl, el “músculo” del equipo, en cualquier momento: Seguirnos o esperar en un punto, agacharse para que nos subamos a su espalda y nos impulse a un sitio más alto, utilizar objetos del entorno demasiado pesados para nosotros (por ejemplo, puertas), atacar a enemigos que le señalemos, rugir para aturdirlos e incluso utilizar poderes elementales cuando los vayamos recuperando, tanto fuera como dentro del combate. Obviamente tendremos que mantener con vida a Teotl, lo cual haremos dándole de comer frutos pequeños que se encuentran por todo el reino y recuperan su vitalidad. Él a cambio nos curará siempre que nos acerquemos estando heridos.

El sistema de combate con Tepeu es muy sencillo,
no tiene mecánicas complicadas tipo combos ni nada del estilo.Solamente tenemos un arma, la argolla a la que estaba encadenado Teotl en su prisión, que hace las veces de espada. Podemos fijar a los enemigos con un botón a lo Zelda o atacar por libre, esquivar y dar golpes suaves o fuertes. No hay más tipos de movimientos disponibles, por lo que el combate puede parecer parecer repetitivo y aburrido a algunos jugadores. La clave para mantenerse con vida y despachar a los enemigos es colaborar con Teotl haciendo golpes finales. Teotl puede utilizar ataques elementales siguiendo nuestras órdenes, pero si no le decimos nada peleará y los usará por su cuenta. En ambos casos irá dejando a los enemigos aturdidos en el suelo, y en ese momento debemos aprovechar para golpearlos hasta que nos aparezca un comando para ejecutar el golpe final, un movimiento devastador tipo QTE (quick-time event) en el que participan ambos personajes y que puede eliminar a varios enemigos de una tacada.

Otra parte importante de la jugabilidad son los puzzles. No los encontraremos dentro de templos, si no por todas partes en los exteriores del reino, y tienen la misma función que en otros juegos de aventuras: bloquear nuestro paso hacia zonas nuevas o esconder ítems opcionales. Casi todos combinan la habilidad sobre plataformas de Tepeu con el uso de poderes elementales de Teotl. Aunque no son muy difíciles de resolver, lo cierto es que se dan muy pocas pistas sobre lo que hay que hacer, así que si nos atascamos no tendremos dónde encontrar ayuda adicional dentro del propio juego. Tampoco hacen fáciles las cosas los controles, especialmente a la hora de saltar con Tepeu donde ocurren muchas imprecisiones al aterrizar o agarrarse a sitios. También existe el problema de que los puzzles solamente se pueden resolver de la manera que los desarrolladores hayan programado, y aunque a veces se nos ocurra otra solución que tendría que funcionar según las mecánicas del juego, no lo hará. En general, los puzzles pueden ser lo que más dolores de cabeza nos traiga en este título.

Hay algunos toques de RPG en el juego a tener muy en cuenta. Tanto Tepeu como Teotl tienen atributos que pueden ir mejorando: fuerza y resistencia. Tepeu funciona con niveles de experiencia que iremos subiendo a medida que recojamos unas esferas azules que ganaremos después de cada combate o que encontraremos en cofres. Obviamente, con cada nivel mejorarán su fuerza y resistencia. Teotl no tiene niveles, sus atributos sólo pueden mejorarse encontrando y dándole de comer frutas especiales que aumentan sus poderes. En su caso no se trata sólo de fuerza y resistencia, también encontraremos frutas que fortalecen sus poderes elementales (viento, electricidad, fuego y purificación). La tercera estadística que podemos mejorar es el nivel de amistad entre Tepeu y Teotl, que aumenta a medida que recogemos esferas rojas que únicamente saldrán cuando hagamos un golpe final en combate junto con Teotl. Cuanto mayor sea nuestro nivel de amistad, más fuertes y efectivas serán las combinaciones de los golpes finales, y además Teotl nos curará más rápido al acercarnos a él. Otro detalle rolero es la ropa y accesorios para Tepeu que podemos encontrar en cofres especiales, que una vez equipados le proporcionan bonus en combate como daño reducido contra los ataques de ciertos tipos de enemigos. Por desgracia este último punto está bastante desaprovechado y parece haber sido una idea de última hora.

Majin and the Forsaken Kingdom - CapturaMerece la pena comentar por último que la estructura del juego es 100% Zelda y aquellos que conozcan esta saga verán similitudes por todas partes. Nos moveremos por un mundo entero dividido en sectores, cada uno con su nombre y unidos entre sí sin interrupciones ni cargas. Claro que no todo el reino está disponible desde el principio: a medida que exploramos iremos viendo caminos cortados por barreras mágicas que llevan encima máscaras amenazadoras. Estas máscaras son sellos que debemos romper: algunas se quitan rompiendo varias máscaras pequeñas repartidas por una zona en concreto, otras más grandes pertenecen a cada uno de los cuatro generales, los jefes del juego, a los que debemos derrotar para seguir adelante. Otro detalle que recuerda a los Zelda es el tener que usar el poder que acabamos de adquirir para vencer al general que domina la zona donde lo conseguimos. Cómo no, el castillo final está sellado por las cuatro máscaras de los generales, dejándonos bien claro desde el principio cuál es nuestro objetivo, pero en ningún momento el juego nos lleva de la mano: tenemos bastante libertad para completar objetivos en el orden que queramos (dentro de lo posible) y la dificultad está bien planificada.

Apartado técnico: El reino olvidado, decadente pero colorido


Si alguien esperaba de este juego una ambientación madura y adulta se llevará una grave decepción: lo que primero notaremos al empezar la partida es la estética y atmósfera de cuento de hadas que los desarrolladores han confeccionado en todos los ámbitos. Los entornos fantásticos, la banda sonora y el doblaje hace pensar todo el rato en películas de dibujos animados que veíamos cuando éramos pequeños.

Visualmente destaca la variedad de entornos y la generosa paleta de colores utilizada por Game Republic, como suele ser habitual en sus juegos. Los desarrolladores suplen las carencias del motor gráfico con un gran gusto para el diseño de paisajes y no encontraremos dos zonas que se parezcan entre sí ni se nos hará repetitivo visitar los diferentes rincones del reino. Nuestro viaje nos llevará por lugares tan distintos como un palacio, bosques, desiertos, una mina e incluso un barco. Técnicamente se hacen sacrificios inteligentes: el terreno “útil” de los mapas suelen ser pasillos estrechos y las texturas o el anti-aliasing no son de lo mejorcito de la generación, pero a cambio no hay tiempos de carga (salvo un par bien camuflados), el framerate es estable y no hay problemas de tearing. El diseño de los personajes huye del realismo: los ojos saltones de Tepeu y el aspecto caricaturesco y exagerado de Teotl son muy propios de una película de animación. Las animaciones van a juego, siendo especialmente graciosas las expresiones en la cara desproporcionada de Teotl. Se ha puesto mimo en pequeños detalles como los movimientos de las telas en la ropa de Tepeu y el bamboleo de las plantas que crecen en la espalda de Teotl.

Obviamente no todo es perfecto y quizás lo que más chirría en el departamento visual es la iluminación: el ciclo de día/noche dinámico del juego es ambicioso, pero muy tosco en su ejecución y hace que las sombras se muevan a saltos y los colores se vean extraños en algunos sitios. Otro problema molesto achacable al motor es el comportamiento de la cámara en combate: más de una vez y de dos tendremos problemas de visibilidad por culpa de la cámara quedándose atascada en esquinas mientras luchamos.

La IA funciona correctamente en general,
se entiende que sea bastante simple ya que su buen funcionamiento es clave para que la jugabilidad no se “rompa”. La IA que controla a Teotl suele ser responsiva y no comete errores típicos como atascarse en el terreno o perderse a la hora de seguirnos, aunque en los combates más frenéticos tendremos que insistir varias veces en una orden para que deje lo que está haciendo y nos haga caso. Cabe mencionar que durante mi partida sufrí un glitch puntual en el que Teotl dejó de hacer caso a mis órdenes y tuve que cargar la partida, pero solamente ocurrió una vez por lo que no parece ser un fallo habitual. Los enemigos tienen comportamientos definidos según su tipo: los grupos de soldados siempre intentarán rodearnos y atacar todos a la vez, otros bichos más pequeños se encargan de avisar a los grandes cuando nos ven para anular nuestro factor sorpresa, los voladores distraerán a Teotl y lo inmovilizan, etcétera. Es necesario memorizar sus tácticas para saber qué hacer frente a cada grupo de enemigos, ya que siempre vendrán en grandes números y se organizan muy bien para atacar.

Majin and the Forsaken Kingdom - Captura

En el apartado de sonido hay una falta de consistencia chocante.
La banda sonora tiene sus momentos, es especialmente memorable durante las cinemáticas pero discreta e incluso repetitiva durante las partes jugables; personalmente (y es una opinión que se ha leído en otros medios) llegó a aburrirme la melodía que suena cuando somos descubiertos por el enemigo. Lo mismo puede decirse del doblaje: la única voz que tiene personalidad es la de Teotl, que por desgracia a algunas personas les resultará demasiado infantiloide, y el resto de actores tienen interpretaciones sosas, bastante forzadas y directamente malas en muchos casos.

Conclusiones


Para tratarse de un proyecto con poco apoyo de márketing y pocas pretensiones, Majin and the Forsaken Kingdom es una sorpresa agradable. No es un bombazo en gráficos ni mucho menos la reinvención de la rueda, pero tiene todo lo que cabría esperar de un juego de aventura en tercera persona y se palpa el mimo con el que se ha desarrollado, sobretodo en su encantador departamento artístico.

Los jugadores que más disfrutarán de este título son los veteranos que recuerden con nostalgia y especial cariño los juegos de aventuras de hace una generación o dos, siempre y cuando no esperen algo novedoso y les gusten los toques retro en la jugabilidad. Precisamente por esto también es apropiado para aquellos que nunca hayan catado esta clase de juegos todavía ya que reúne todos los elementos básicos del género.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Majin and the Forsaken Kingdom - Captura
Majin and the Forsaken Kingdom - Captura
Majin and the Forsaken Kingdom - Captura
Majin and the Forsaken Kingdom - Captura
Majin and the Forsaken Kingdom - Captura
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?