ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
Aviso de cookies
       Artículo de ciencia

El Moderno Sistema Mundial: I. La Agricultura Capitalista, de Immanuel Wallerstein


 Ciencias Sociales
Fco. Martínez Hidalgo   04/11/2010
Comenta con tu Facebook
Meneame
     A partir de una nueva propuesta metodológica de análisis social, el autor alcanza a comprender y explicar las raíces europeas del actual capitalismo global.
Portada de El Moderno Sistema Mundial: I. La Agricultura Capitalista, de Immanuel WallersteinTreinta y seis años después de su edición original (1974), y tres décadas después de su primera edición en castellano (1979), Siglo XXI reedita uno de los textos clásicos más relevantes de las Ciencias Sociales: ‘El moderno sistema mundial’, de Immanuel Wallerstein (New York, 1930). En esta crítica analizamos el primer volumen, “El moderno sistema mundial I. La agricultura capitalista y los orígenes de la economía-mundo europea en el siglo XVI” (disponible en FantasyTienda), de los tres que componen el que es, quizás, el más relevante proyecto intelectual de análisis diacrónico de nuestro presente. Una mirada transversal a cómo somos y, sobre todo, a porqué somos como somos.

Un objetivo osado desde una perspectiva atrevida e innovadora que, con el paso de los años, no sólo conserva, sino que incrementa, la calidad de la aportación de Immanuel Wallerstein.

El éxito del capitalismo lo justifica en su habilidad para mantenerse, precisamente, como una economía-mundo sin forma política concreta, flexible y adaptable a cualquier marco jurídico o cultural, sin imponer una forma determinada y adaptándose a todas ellas a la vez.

En un trabajo que afrontó importantes retos, a partir de elecciones metodológicas y de perspectiva criticadísimas por aquel entonces, pero que el paso del tiempo ha ido consolidando como un intento válido de análisis: con utilidad para la comprensión de la realidad contemporánea, y que sentó las bases para observar y analizar a fondo los importantes cambios estructurales que tendrían lugar poco después… y que aún ahora nos sacuden.

Este volumen recoge de manera sintética y sintomática tres de las principales innovaciones del conjunto de la serie, y de la propuesta de trabajo general de Wallerstein para las Ciencias Sociales. En primer lugar, tanto la introducción como la revisión teórica final son una declaración de intenciones sobre la necesidad de superar visiones fragmentarias, independientes una de las otras, en favor de una perspectiva holística y una unicidad flexible para el estudio de las sociedades. En un objeto de estudio tan amplio y complejo, interdependiente e interrelacionado, la capacidad de investigación y el conocimiento acumulado a partir de la suma de sus partes (disciplinas sociales) no se creen igual de rigurosos que aquel que lo observa desde su totalidad.

En segundo lugar, una nueva perspectiva de estudio implica un nuevo uso en la incorporación y la relevancia del tiempo de investigación. De esta forma, se advierte que una comprensión demasiado rigurosa de la idea de cambio, entendida frecuentemente como la experiencia de cualquier transformación, por pequeña que sea, en una cosa o situación, nos mantiene atados a una investigación cortoplacista, inmediata, restringida y limitada. Nos entretenemos en, cuan pitonisas, realizar proyecciones a partir de nuestro pasado inmediato y presente provisional, sin pararnos a pensar que, a lo mejor, la base de la explicación se encuentre en analizarlo desde (o junto a) otra perspectiva, otra mirada, con otro uso del tiempo más longitudinal que incluya también nuestro pasado remoto.

Immanuel Wallerstein

Así haciendo, Wallerstein nos presenta, finalmente, el concepto de “sistema-mundo”, articulado a partir de una seria crítica a la consistencia científica del concepto de sociedad: si una sociedad es un conjunto distinguible de relaciones más o menos establecidas entre personas o grupos, no podemos limitarnos a aceptar que sean las fronteras territoriales o las diferencias culturales las que marquen los puntos de corte de esas relaciones y, por tanto, nos digan donde hay un sistema social y donde no. O bien estamos hablando de un conjunto de relaciones autónomas y determinadas, correspondientes a pequeños grupos autosuficientes, o bien debemos abrir nuestra concepción a un sistema social mundial constituido a partir de la interdependencia establecida entre sus distintas partes.

La naturaleza de las relaciones es la que conduce a Wallerstein a determinar dos tipos de sistema-mundo posibles: un imperio-mundo, con un sistema de gobierno homogéneo u homologable en todas sus partes, o una economía-mundo, donde son los métodos de producción y la división del trabajo los factores que contribuyen a su naturalización social.

A partir de aquí, realizando un análisis longitudinal del cambio social en el sistema-mundo contemporáneo, alcanza varias conclusiones que son la base de este inmenso trabajo: (a) el sistema-mundo actual es una economía-mundo de base capitalista cuyas bases se encuentran en el s. XVI europeo; por tanto (b) propone substituir la idea de “feudalismo” por la de “agricultura capitalista” donde, de forma paralela a la construcción de las bases del Estado-nación, también se articulaban las élites económicas que promoverían el proceso que se nos reconstruye en sus estructuras en el conjunto de los tres volúmenes; y (c) cuya primera fase agrícola, analizada aquí en detalle, era imprescindible para la puesta en marcha de un proceso de crecimiento económico, expansión territorial y modernización que alcanza (y explica) nuestro presente.

Wallerstein no utiliza una perspectiva europea para justificar una perspectiva global preconcebida (eurocentrismo). Si no que a partir de una nueva propuesta metodológica de análisis social, alcanza a comprender y explicar las raíces europeas del actual capitalismo global, radiografiando los procesos históricos que han dado origen al actual sistema socioeconómico. El éxito del capitalismo lo justifica en su habilidad para mantenerse, precisamente, como una economía-mundo sin forma política concreta, flexible y adaptable a cualquier marco jurídico o cultural, sin imponer una forma determinada y adaptándose a todas ellas a la vez. Sólo así es posible un debate a posteriori sobre cuáles son sus formas posibles, sus diversas éticas o sus (in)compatibilidades respecto a valores humanos universales. Una adaptabilidad que es al mismo tiempo, entonces, su mayor virtud y su mayor problema.

No es de extrañar que la voz de Immanuel Wallerstein sea una de las referencias del movimiento altermundista. El uso de una lente histórica para focalizar la sociedad en su conjunto no es sólo el resultado de una innovadora propuesta metodológica para las Ciencias Sociales, sino también una muestra de su compromiso con la idea marxista de la historia como variable para el análisis de la sociedad. Wallerstein asume el reto y, con un éxito fuera de toda discusión, aporta conocimientos esenciales para la comprensión de nuestro presente y futuro como sociedad.

Ideas originales, propuestas arriesgadas y perspectivas minoritarias (por muy sensatas que sean) le han convertido en una voz situada al margen del academicismo social mayoritario. Defiende una Ciencia Social con más sentido común que capacidad calculadora, en la que la creación de conocimiento tiene un apoyo fundamental en lo cuantitativo y no a la inversa –sin tener porqué someter el conocimiento a la dictadura cuantitativista. Por todo esto, entre otros motivos, este proyecto intelectual ha marcado, y sigue marcando, un antes y un después en la investigación social. Una propuesta critica aún en debate, abierto a las más diversas opiniones, sobre el que permanece indiscutida su vigencia y su valía.

Una perspectiva de la historia y de las lecciones del pasado que hacen de la estructura en cambio en las sociedades contemporáneas una realidad más evidente para el ser humano del siglo XXI.

Página 1 de 1



El Moderno Sistema Mundial: I La Agricultura Capitalista Y Los Origenes De La Economia-mundo Europea
El Moderno Sistema Mundial: I La Agricultura Capitalista Y Los Origenes De La Economia-mundo Europea

25.00 € 23.75 €
 
Sistema d13
Sistema d13

13.00 € 12.35 €
 
La escoba del sistema
La escoba del sistema

23.90 € 22.71 €
 
Guerra Mundial Z
Guerra Mundial Z

18.00 € 17.10 €
 
 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Nuevo sistema con un material casi ideal para la producción de energía solar a gran escala
¡Continúa la epopeya rolera! Holocubierta ediciones anuncia el lanzamiento de El sistema D13 vol.2
Recibido «1918. La terrible victoria»: Las consecuencias del fin de la I Guerra Mundial
Por primera vez, se detectan nubes de agua fuera del sistema solar, a 7 años-luz de la Tierra
The Witcher 3 Wild Hunt muestra su sistema de juego de cartas
Articulos Relacionados
Entrevista a Juan Díaz Canales, guionista y dibujante de fama mundial
100º aniversario de la I Guerra Mundial: reflexiones sobre su estallido
La Gran Guerra (Canal Historia): colección de artículos divulgativos sobre la Europa del primer cuarto del s. XX
El sistema d13: un tebeo sobre roleros para roleros… Y no tan roleros
Un hombre sin aliento, de Philip Kerr: Novela negra en la Segunda Guerra Mundial
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Guerra Mundial Z
Guerra Mundial Z
Guerra Mundial Z
Guerra Mundial Z
Guerra Mundial Z
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?