ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de cine

Memorias de una Geisha


Concha Fdez-Sanguino   19/01/2006
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Memorias de una Geisha, de Rob Marshall, es la adaptación del Best-Seller de Arthur Golden, y se estrena en 20 de enero en España, con 200 copias dobladas y 6 en versión original.
Director: Rob Marshall
Guión: Arthur Golden, Robin Swicord
Productora: Columbia, Dreamworks, Spyglass
Productor: Steven Spielberg, Douglas Wick, Lucy Fisher
Fotografía: Dion Beebe
Dirección artística: Patrick M. Sullivan Jr., Tomas Voth
Vestuario: Colleen Atwood
Música: John Williams
Actores: Zhang Ziyi, Ken Watanabe, Michelle Yeoh, Youki Kudoh, Koji Yakusho, Karl Yune

Memorias de una Geisha, de Rob Marshall, es una más de las adaptaciones cinematográfica de best sellers que ahora mismo invaden los cines. En este caso se trata de la adaptación de la conocida novela homónima de Arthur Golden. La película se estrena en 20 de enero en España, con 200 copias dobladas y 6 en versión original.

A lo largo de la película iremos descubriendo, de mano de su protagonista, la prestigiosa geisha Sayuri, el débil y secreto mundo de unas mujeres, rodeadas de misterio, que viven sólo para entretener, y que para los occidentales concentran todo el misterio y exotismo del lejano oriente, puesto que su nombre ya significa arte.

La historia se desarrolla en el Japón de entreguerras, cuando la incipiente apertura económica al exterior aun no había transformado la sociedad feudal tradicional japonesa. En este mundo aún medieval, dos pequeñas hermanas son vendidas para que su familia pueda afrontar la grave enfermedad de su madre. Así es como llega Chiyo a Kioto, donde será separada de su hermana y vendida a una okiya, una familia de geishas, donde será entrenada para convertirse en una de ellas.

El aprendizaje de una geisha, como su vida, es muy duro. Chiyo deberá atender a las geishas de su okiya, así como acudir a una escuela, para aprender música, danza, conversación… todo lo que ha de saber una geisha para entretener a sus clientes. Esta vida no satisface a la niña, que desea huir, y unirse a su hermana… hasta que un misterioso desconocido con el que se cruza por casualidad, cambia su destino, y dará fuerzas y esperanza a la tímida Chiyo para transformarse en la conocida geisha Sayuri.

La narración corre a cargo de la anciana Sayuri, que nos va contando su vida de una forma documental, aunque muy personal, implicándonos mucho con la historia, los personajes, sus deseos y anhelos... Se centra mucho en los sentimientos de las geishas protagonistas, mujeres que no deben tenerlos… pero que aun así sufren, aman… y tienen odios y rivalidades, a menudo tan grandes que llegan a escapar de ese mundo tan pequeño y tan secreto en el que viven.

Un mundo secreto… pero que no puede escapar a la realidad. Veremos como llega la Segunda Guerra Mundial, la invasión americana de Japón, las bombas atómicas… y como el débil mundo de las geishas se tambalea ante todo esto… aunque el progreso, las costumbres occidentales, las nuevas modas, cambios todos ellos menos traumáticos, hacen más daño a este pequeño universo, creado para un mundo más antiguo.

Y sin embargo, en este mundo antiguo en el que viven las geishas, casi anacrónico, un retazo del Japón antiguo en el mundo moderno, llama la atención una historia en exceso romántica, la expresión de los sentimientos de una forma tan pública, tan poco pudor ante el contacto físico… Es una historia muy bien narrada, pero narrada de una forma muy occidental, que se siente poco coherente con el contenido de la narración, aunque posiblemente, así contada, la historia sea más comprensible para el público occidental al que va destinada la película.

Esta narración tan convencional para una historia tan especial contrasta mucho con el tratamiento visual que han dado a la película, que está cuidadísimo, y es muy adecuado a los acontecimientos y a la forma de contarlos. Aunque la narración es veloz, con un ritmo narrativo muy rápido para una historia de este tipo, la fotografía siempre consigue transportarnos a ese mundo de paz y sosiego de la estampa japonesa. La espectacular reconstrucción del Kioto de los años 40 y 50, y sobre todo, el vestuario, acaban de transportarnos a otro mundo y otra época.

Los kimonos, maravillosos, los auténticos tesoros de las okiyas, merecen una atención especial, así como el cuidado maquillaje y los complejos peinados, sorprendentes todos ellos, e imprescindibles para convertirse en geisha, como se ve en las hermosas escenas del complejo proceso de vestirse y arreglarse cada noche. El kimono y el maquillaje son parte de una geisha, y ayudan a entender la fascinación que ejercen estas mujeres aun hoy en día, que son como “alas de mariposa en la noche”.

Finalmente, para terminar la inmersión en este mundo secreto al que nos lleva la película, cabe resaltar la banda sonora. Compuesta por John Williams, autor de obras tan conocidas como La Guerra de las Galaxias o Harry Potter, está a la altura de su nombre como compositor.

De aire muy oriental, como no podía ser de otra manera en esta película, acompaña muy bien a la narración y nos traslada a ese Kioto de los años 40 en que te sientes durante toda la historia. Destacan las melodías suaves, etéreas, acompañándonos a lo largo de cada historia con un tema evocador, como en el tema central, Sayuri's Theme; así como solos de chelo y violín, como los que interpretan las mismas geishas, resaltando los momentos más importantes en la vida de cada geisha en temas como Brush On Silk.

La película ha desatado cierta polémica en Japón, al destapar los secretos de un mundo y de unas tradiciones poco conocidos, complejos, y a menudo contradictorios, y que muchos piensan que deberían permanecer ocultos. Estos mismos conflictos se desataron ya con la publicación de la novela que ha inspirado la película: Memorias de una Geisha, de Arthur Golden, en 1997.

El libro, de gran éxito, tuvo incluso una respuesta por parte de la mujer que inspiro la geisha protagonista, aunque nada de eso enturbio su calidad como novela, ni disminuyo sus ventas.

Los que conozcan la novela no se sentirán decepcionados con la película. Como adaptación literaria de un libro de sobra conocido, la historia de la vida de la geisha Sayuri se sigue de una manera bastante fiel, así como la ambientación es igualmente creíble y fiel tanto al a novela como al hecho histórico. Sin embargo, no pasa lo mismo con los sentimientos, las intenciones… tratados de una manera mucho más cinematográfica. No traiciona la historia original, sin embargo, crea sensaciones distintas a las de la obra escrita.

En conjunto, podemos decir que Memorias de una Geisha, es una película interesante y entretenida de ver. Está muy bien adaptada a una época y lugar muy exótico para nosotros, y es bastante fiel a la novela original. Sin embargo, sí que cabe destacar que está más desarrollada como película romántica que como una narración histórica y biográfica.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Memorias de una Geisha
Memorias de una Geisha
Memorias de una Geisha
Memorias de una Geisha
Memorias de una Geisha
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?