ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de ciencia

Entrevista con el doctor en Historia José Calvo Poyato, por Altamira (La historia de una polémica)


 Ciencias Sociales
Natalia Calvo   14/04/2016
Comenta con tu Facebook
Meneame
     «Básicamente busco reivindicar el papel de aquellos hombres -la inmensa mayoría de ellos unos aficionados- que fueron dando cuerpo a la Prehistoria como ciencia».
Las cuevas de Altamira son un referente en pintura rupestre a lo largo y ancho del mundo, sin embargo, su descubrimiento provocó no pocas polémicas en muchos campos desde 1879, año en que María Faustina Sanz Rivarola, hija de Marcelino Sanz de Sautuola, descubrió las pinturas en las paredes de la cueva cántabra. Sin embargo, fue un cazador llamado Modesto Cubillas quien informó a Sautuola de la ubicación de la cueva. Tras el fantástico descubrimiento, la polémica estaba servida, puesto que la Sociedad Histórica descalificó todo el trabajo del paleontólogo, incluso después de su muerte. Las pinturas de Altamira fueron puestas en valor con el descubrimiento de más restos similares en Europa, mucho después de la era Sautuola.

José Calvo Poyato
, en "Altamira (La historia de una polémica)" (Stella Maris) nos traslada el descubrimiento y las polémicas posteriores al importantísimo descubrimiento de las pinturas de Altamira. Calvo Poyato es doctor en Historia y asiduo autor de novela histórica, como representan los títulos “El sueño de Hipatia” o “El Gran Capitán”, aunque también ha publicado estudios históricos como “Así vivían en el Siglo de Oro” o “Los Orleans en España”.

José Calvo Poyato


Natalia Calvo: ¿Qué nos vamos a encontrar a grandes rasgos en “Altamira. Historia de una polémica”?

José Calvo Poyato: Altamira. Historia de una polémica es un ensayo, escrito de forma asequible para el gran público, en el que nos acercamos al debate, muy intenso que generó el descubrimiento de las pinturas de Altamira. También se sitúa al lector ante el debate que por aquellos años se generaba en torno a la Prehistoria y a las tesis que se formulaban para explicar la presencia del hombre sobre la tierra. Eran muchos lo que no consideraban la Prehistoria como una ciencia, sino como un instrumento para desacreditar a la Iglesia, a partir del relato bíblico que parecía ponerse en cuestión.

En la polémica también intervinieron los defensores de la teoría de Darwin, que rechazaban la posibilidad de que el hombre prehistórico pudiera realizar aquellas pinturas, ya que el concepto que tenían de los primeros hombres era el de seres muy primitivos y limitados en sus capacidades.


Natalia Calvo: ¿Qué le ha impulsado para escribir esta obra?

José Calvo Poyato: Básicamente el reivindicar el papel de aquellos hombres -la inmensa mayoría de ellos unos aficionados-  que fueron dando cuerpo a la Prehistoria como ciencia con sus hallazgos y descubrimientos. Don Marcelino Sanz de Sautuola es uno de los mejores ejemplos. No sólo no se le ha hecho justicia, sino que a cuenta de las pinturas de Altamira se le vilipendió. También rendir tributo a don Juan de Vilanova y Piera, catedrático de Paleontología de la Universidad Central en la época del descubrimiento de las pinturas que se convirtió en uno de sus grandes defensores, incluso a costa de arriesgar su prestigio académico.

Cuevas de Altamira


Natalia Calvo: Recientemente se ha estrenado la película “Altamira”, basada en esta misma polémica, ¿ha tenido oportunidad de verla? ¿Qué opina del film?

José Calvo Poyato: Sí, he visto la película. En mi opinión, está bien ambientada y recoge en buena medida la polémica que el descubrimiento de las Pinturas provocó. Tiene las libertades propias de un guion cinematográfico, pero en sus planteamientos responde a lo ocurrido con una fidelidad más que aceptable. Sobre los aspectos técnicos de la película no me atrevo a opinar. La fotografía de los paisajes de Cantabria me parece muy buena.


Natalia Calvo: ¿Qué significó para España y para los estudios de Historia el rechazo inicial al descubrimiento de Sautuola?

José Calvo Poyato: En los años setenta del siglo XIX la Prehistoria en España estaba menos desarrollada que en otros países. El descubrimiento de las pinturas de Sanz de Sautuola pudo habernos situado en primera línea, pero el rechazo, muy generalizado durante más de dos décadas, hizo que siguiéramos ostentando un papel muy secundario. Estoy convencido -Vilanova y Piera lo señala en una reunión de la Sociedad Española de Historia Natural-  de que si el descubrimiento de las pinturas de Altamira hubiera sido en una cueva francesa, las cosas hubieran ido de forma diferente. Los franceses encabezaron el rechazo a las pinturas, hasta el punto no sólo de no considerarlas obra de la Prehistoria, sino que las consideraron un fraude.


Portada de Altamira (La historia de una polémica), de José Calvo PoyatoNatalia Calvo: ¿Cree que actualmente pueden darse polémicas como la de Altamira a pesar de que los estudios históricos y prehistóricos están asentados?

José Calvo Poyato: Pueden darse. La Prehistoria, como dice, está muy asentada. Es una disciplina académica con rango universitario, algo que no tenía cuando Sanz de Sautuola hizo su descubrimiento. Pero hay muchas lagunas. Muchos descubrimientos ponen en duda o llevan a rechazar de plano planteamientos y cuestiones que estaban admitidas. Hay mucho de hipótesis, ya que los conocimientos de la humanidad a los largo de esos millones años son muy limitados, pese a los grandes avances realizados. Un aspecto, por ejemplo, donde se producen continuas reinterpretaciones es en la cronología para referirse a la antigüedad del hombre prehistórico. Los descubrimientos de Atapuerca, por ejemplo, han puesto muchas cosas “patas arriba”.


Natalia Calvo: ¿Por qué hubo que esperar a que se descubriese el arte rupestre en Francia para poner en valor la cueva de Altamira?

José Calvo Poyato: En mi opinión hay dos razones. Una que el descubrimiento de las pinturas de Altamira fue durante años una realidad única. No se conocían otros casos. Vivió lo que podríamos llamar años de soledad. Cuando empezaron a descubrirse otras pinturas rupestres que permitían establecer relaciones, el valor de Altamira comenzó a crecer. También creo que influyó que los nuevos descubrimientos de pinturas rupestres estaban en Francia.


Natalia Calvo: ¿Cuál fue la mayor barbaridad que dijo la Iglesia católica sobre las pinturas?

José Calvo Poyato: Creo necesario aclarar que el rechazo a la Prehistoria y a las pinturas no era exclusivo de la Iglesia católica. También ocurría en países anglicanos, luteranos o calvinistas. Así mismo, el rechazo a la Prehistoria no estuvo generalizado en las filas de la iglesia católica. Muchos de los aficionados que buscaban restos “antediluvianos” eran católicos e incluso clérigos. El prehistoriador que fue determinante en la aceptación de las pinturas de Altamira como obra prehistórica fue el abate Henri Breuil. El propio Sanz de Sautuola o Vilanova y Piera eran católicos.

El peor ataque a las pinturas fue que eran una falsificación y que se pretendía darle un carácter antiguo para deteriorar planteamientos defendidos por la Iglesia. La pugna entre evolucionistas y defensores del relato bíblico fue muy fuerte. Tanto que en algunas sitios, como en los Estados Unidos, continúa.


Natalia Calvo: ¿Cree que las réplicas de cuevas rupestres son una buena solución para proteger el patrimonio prehistórico español?

José Calvo Poyato: Me parece una magnífica solución. La llamada “neocueva” permite ver, con una fidelidad extraordinaria lo que hay en el interior de Altamira. Es algo que la técnica de hoy permite. Eso no era posible en la época del descubrimiento de las pinturas. Sé que no es lo mismo ver el original que la reproducción, pero pienso que es una buena fórmula para evitar los deterioros que podrían derivarse de un número de visitas excesivo para su conservación. No podemos poner en riesgo un legado tan importante.

Cuevas de Altamira

Natalia Calvo: ¿Cuál es la situación actual de los estudios de Historia? ¿Por qué cree que se ha llegado a esa situación?

José Calvo Poyato: Cuando me pregunta por los estudios de Historia, supongo que se refiere a los de Prehistoria. Los avances son continuos y extraordinarios. Hoy sabemos mucho más que hace sólo una década de la existencia y la realidad con que se encontraba el hombre prehistórico. Queda mucho por saber. Son millones de años y por lo tanto la tarea que los prehistoriadores tienen por delante es ingente.

Con todo, lo que hoy sabemos o creemos que sabemos no tiene comparación con lo que se sabía en 1879, años en que se descubrieron las pinturas de Altamira. La Prehistoria es hoy una ciencia reconocida y se han disipado muchos de los rechazos y superado los complejos que tenía en el siglo XIX y esa situación es el resultado del trabajo de varias generaciones de prehistoriadores entre los que Sanz de Sautuola merece un lugar de honor.


Natalia Calvo: ¿Quiere añadir algo más para los lectores de Fantasymundo.com?

Espero que les haya resultado interesante lo que he dicho.



Compra aquí "Altamira".



Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?