ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Fin de campo, de Don Delillo: de tono divertido y mensaje de fondo valiente


Fco. Martínez Hidalgo   24/03/2016
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Delillo se mueve por el alambre con una habilidad encomiable, dándonos una novela extraordinaria en muchos aspectos.
Portada de Fin de campo, de Don DelilloUna nueva novela inédita de Don Delillo (New York, USA, 1936) nos ha llegado a las librerías, gracias al empeño de Seix Barral por traernos toda su obra completa. Se trata de ‘Fin de campo’ (Seix Barral, 2015; originalmente publicada en 1972), su segunda novela publicada. Una novela extraordinariamente inteligente, audaz y atrevida en su planteamiento, hábil narratológicamente, y repleta de giros dramático-humorísticos. No cometamos entonces el error de, por ser esta una novela inicial en su repertorio, pensar que estamos ante una novela iniciática o de juventud. En absoluto. En ‘Fin de campo’ tenemos una reflexión profunda sobre la identidad y sobre la tensión individual-social-comunitaria; una crítica indirecta pero impenitente del patriotismo y su necesidad de expresarse a través de manifestaciones tan diferentes como el deporte o la guerra; y una llamada de atención sobre cómo la manipulación del lenguaje implica el cambio de las realidades y de las mentalidades.

Hay que ser muy atrevido para tocar estos temas en los Estados Unidos de comienzos de la década de 1970. Entonces era presidente Richard Nixon, afrontaba precisamente en 1972 su campaña de reelección y, precisamente en verano de este año, sería cuando comenzaría a rodar el escándalo del Watergate. Aunque había comenzado muchos años antes, e incluso tenía ecos y reverberaciones en la Guerra de Indochina, los USA seguían inmersos en la Guerra de Vietnam. Con los ojos puestos también en la Unión Soviética, las relaciones bilaterales con China, o las tensiones en Oriente Medio con el surgir del nacionalismo árabe. Internamente, todas estas tensiones externas conllevaron una contracción intensa de la expansión de derechos civiles y sociales experimentada por el país en la década de 1960 (bajo las presidencias demócratas de John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson). El hondo descontento del polo más liberal convivía con el refuerzo del polo más conservador de la población norteamericana.

Consciente del riesgo que entrañaba el meterse en la boca del lobo, Don Delillo toca todos estos temas, puntos fuertes del ideario republicano y conservador, poniendo el foco de la novela en un acto social de un fuerte carácter simbólico: el futbol americano (o sea, el rugby cobarde).

Harkness nos hace pensar en la juventud norteamericana: situada en medio de la tensión entre ambos polos ideológicos (liberales vs. conservadores), en su desorientación y fragilidad.

Gary Harkness resulta ser un joven conflictivo, de innatas cualidades físicas y mentales, pero lo suficientemente inquieto como para necesitar constantemente expresar su rebeldía ante el sistema de reglas fuertes, esquemas preconcebidos y tácticas preestablecidas del deporte. Por eso, aunque becado por sus habilidades en el campo, en poco tiempo ha pasado ya por varias universidades de las que ha sido expulsado. En estas, acaba en una pequeña universidad del oeste Texas (el Logos College), en un equipo dirigido por un entrenador legendario, aunque peculiar (Emmett Creed), estudiando materias relacionadas con la guerra y con su gran pasión: la imaginación libidinosa alrededor de inmensas catástrofes o masacres de distinto tipo. En el punto nodal que resulta ser Harkness conviven así, cruzándose en distintos momentos y de distintas formas, los elementos constitutivos de la tensión individual-social-comunitario: la necesidad de expresión de su personalidad (libertad vs. colaboración vs. rebeldía), la participación e integración en grupos colectivos (interdependencia vs sociedad vs. comunidad), o la inteligencia bélica en la defensa de la patria y sus valores (autonomía vs. dependencia).

Para desarrollar la perspectiva individual juega un papel importante la personalidad de los personajes y, en este sentido, el campus del Logos College muestra una rica y extravagante convivencia de ellos. No solo por Harkness y el entrenador Creed, sino también por otros como son su compañero de habitación -Anatole Bloomberg, un joven judío que intenta dejar atrás una identidad social que siente le coarta como el peso de una losa sobre su pecho-, el huidizo jugador de color Taft Robinson -extraordinario deportista que, inexplicablemente (al final se desvela), ha pasado por varias universidades y de todas ha querido irse voluntariamente-, su novia en aquel momento -Myna Corbett, una bella joven de apariencia estrambótica, debido a su decisión de dejar de lado las “responsabilidades de la belleza” e intentar irse a México para vivir sin hacer nada-, o el extraño profesor Zapalac -referente de la novela en cuanto a la reflexión sobre el lenguaje y su vinculación con el poder y la realidad-.

Un fresco de personalidades libres, autónomas y brillantes en su originalidad que, además de una extraordinaria libertad para expresarse, también nos remiten con claridad a distintos actores de la sociedad estadounidense. Harkness nos hace pensar en la juventud norteamericana: situada en medio de la tensión entre ambos polos ideológicos (liberales vs. conservadores), en su desorientación y fragilidad. Creed nos recuerda al poder omnímodo y silencioso, que utiliza a sus ayudantes para transmitir órdenes en el campo mientras observa, ordena y decide sobre el destino de todos desde las alturas. Taft Robinson mantiene una lucha soterrada entre aquello que los demás esperan de él (quienes valoran exclusivamente su condición física y su aportación al conjunto) y lo que él desea para sí (tensión existencial). Y otro tanto podríamos decir de Corbett, o de Zapalac o de otros personajes que pululan por la novela.

Don Delillo

Muestra clara de la inmensa habilidad de Delillo es que aquí se hace patente la importancia de la lectura como ejercicio interpretativo e, in fine, de la obra de arte como producto cultural siempre abierto a los ojos de quién lo observa. Pues ‘Fin de campo’ (Seix Barral, 2015), depende de cómo se mire, podría ser el ejercicio patriótico más evidente o la crítica más furibunda a la patria en cuanto concepto vacío al servicio del poder; la mayor defensa del deporte en cuanto ejercicio de valores de sacrificio o la mayor ofensa del deporte en cuanto conjunto de esquemas preconcebidos dentro de los cuales la libertad no tiene cabida excepto como anécdota; la mayor reivindicación de la emoción y del instinto frente a las dificultades o una contundente reivindicación de la razón como útil para analizar las trampas de la vida.

Delillo se mueve por el alambre con una habilidad encomiable, dándonos con ‘Fin de campo’ una novela extraordinaria en muchos aspectos. Solamente su fragmentariedad la dota de un ritmo inconsistente, que avanza a salto de mata, pero en todo caso queda sobresalientemente compensado gracias a una historia hilada a la perfección, unos personajes auténticos, un tono divertido y un mensaje de fondo valiente; más si tenemos en cuenta cuando fue escrita. Ya entonces Delillo era un autor extraordinario, por eso el poder disfrutar de su obra completa en castellano resulta una necesidad y un regalo.

Compra aquí "Fin de campo".



Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Una librería en Berlín, de Françoise Frenkel, el 7 de febrero en Seix Barral
Seix Barral publica en España Dos veces única, de la mexicana Elena Piniatowska: sobre Lupe Marín
Seix Barral publicará La bailarina de Izu, recopilación del Nobel japonés Yasunari Kawabata
Seix Barral publica La tierra que pisamos, de Jesús Carrasco
A mí no me engañas, de Kelly Link, publicado por Seix-Barral
Articulos Relacionados
El gran retroceso, de VV.AA: obra de entrada para el estudio de la crisis democrática
Reflejos en un ojo dorado, de Carson McCullers: Magistral lección de humanidad, tensión y ritmo
Trenes rigurosamente vigilados, de Bohumil Hrabal: metáfora humorística del nazismo en caída libre
Orwell fue amigo mío, de Adam Johnson: una de las mejores muestras de narrativa breve del año
La bella Annabel Lee, de Kenzaburō Ōe: novela inteligente y bella
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?