ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de ciencia

El relojero ciego, de Richard Dawkins: Un clásico contemporáneo de la divulgación biológica


 Biología / Medicina
Fco. Martínez Hidalgo   27/08/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Toca puntos clave en la obra fundamental de uno de los mayores divulgadores científicos vivos de la actualidad.
Portada de El relojero ciego, de Richard DawkinsPocos divulgadores científicos en este ancho mundo necesitan menos presentación que Richard Dawkins (Kenia, 1941). En su dilatada carrera tiene libros que ya son el sancta sanctórum de la divulgación en biología como son "Destejiendo el arco iri"s (1998) o" El espejismo de Dios" (2006) e, incluso, posee dos clásicos contemporáneos como son "El gen egoísta" (1976) y "El relojero ciego" (1986). En España, ha sido la editorial Tusquets a quién debemos agradecerle el haber apostado por un autor imprescindible en la divulgación de la bilogía en nuestras tierras. Sin embargo, si nos quedásemos en este punto, estaríamos siendo extraordinariamente simplistas. Dawkins nos regala, a lo largo de su trayectoria, mucho más que esto. Él no solo ejerce como biólogo, sino que también escribe como defensor de la razón y del método científico, en contra de la superchería, de las pseudociencias y de las religiones que pretenden substituir las evidencias por los falsos mitos y, por extensión, al ser humano responsable por el ser humano ignorante.

Con una personalidad firme y palabras directas, unos criterios y razonamientos sólidos curtidos en mil y un debates mantenidos a lo largo de todo el globo con sus máximos detractores, un estilo de escritura basado en el sentido del humor y en la didáctica más elegante, además de un uso de otras fuentes y conocimientos siempre apropiado, Dawkins toca en sus obras temas como la genética y su relación con el cambio, el ateísmo y la existencia de Dios, la Teoría de la Evolución, etc. Leerlo o escucharlo deja marca, sin que exista posibilidad de permanecer indiferente.

En esta ocasión, tenemos además otro motivo de celebración. Uno de sus principales clásicos, "El relojero ciego" (Tusquets, 2015), se traduce y publica por vez primera. Un libro ejemplar de su estilo, donde se sintetizan y tocan muchos de sus temas, con su acostumbrada claridad y contundencia. No en vano, ya sus primeras líneas nos muestran todas sus intenciones:

Este libro está escrito con la convicción de que nuestra propia existencia, presentada hace un tiempo como el mayor de todos los misterios, ha dejado de ser tal misterio, porque está resuelto.” (pág. 11)

A partir de aquí, Dawkins introducirá al lector en los principios fundamentales de la Teoría de la Evolución. Progresivamente, desgranará sus principales líneas, aclarará las principales confusiones, y explicará en detalle porqué Darwin tiene razón y las religiones teístas están equivocadas.

La principal línea de argumentación, a la que alude el título, es la que contrapone el relojero ciego (un mecanismo evolutivo adaptativo sin intención ni objetivo predefinido) al diseño inteligente (producto de un ente todopoderoso con voluntad concreta e inteligencia absoluta). Cada capítulo desarrolla un paso más, en un camino que nos tiene que llevar a la plena comprensión de la teoría de Darwin además de a comprender por qué no son posibles otros enfoques distintos a la Teoría de la Evolución.

Un libro ameno, claro y directo donde se tocan cuestiones de fondo desde un hondo conocimiento científico de la biología.

El primer paso es comprender que la evolución no es azar ni tiene nada que ver con él. Aunque una combinación al azar sí pueda conseguir definir objetos muy sencillos (como la rueda), cuanto más complejo es el objeto/sujeto, más improbable es que una simple combinación azarosa de los elementos que lo conforman pueda dar como resultado a ese objeto/sujeto. Algo en apariencia tan banal como una frase exige múltiples combinaciones y tiene altísimas improbabilidades de formarse solo juntando letras al azar –como haría un mono loco aporreando un teclado. ¿Podemos imaginar las probabilidades de que ese azar pudiese construir un poema?, ¿o un avión?, ¿o al ser humano? Necesitaríamos más tiempo del que lleva existiendo el universo para conseguirlo.

El siguiente paso relaciona la evolución con una mejora paso a paso, lenta y progresiva, que solo un larguísimo período de tiempo es capaz de conseguir. Frente a esto, el creacionismo propone la vida en una única fase, sin transiciones ni mejoras, perfecto e ideal desde el inicio. Ambos modelos tienen, entonces, también distintas concepciones del cambio. Mientras la evolución se fundamenta en la mutación y en la adaptación, proponiendo la permanencia de aquella modificación más útil en un entorno dado, el creacionismo propone el salto (sin transiciones ni mejoras) entendido, por ejemplo, como un desarrollo repentino de la visión desde el 0% al 100% de su capacidad. Aquí Dawkins afina su ironía cuando nos recuerda que nuestra visión, todavía hoy, dista mucho de ser perfecta: muchos de los que leerán la reseña de este libro llevarán gafas. Y dedica no poco espacio a explicar los estadios intermedios de evolución que hoy podemos encontrar en animales modernos y que sí constituyen una ventaja competitiva y un cambio gradual.

A continuación, una vez analizadas las técnicas evolutivas, le toca el turno a la materia biológica de la herencia: el ADN y la genética. Aunque es un conocimiento relativamente reciente y todavía en progreso, algunos de sus pilares esenciales ya nos dan información suficiente para demostrar que, en contra de la creencia de un salto en el vacío, nuestra forma de reproducirnos y desarrollarnos se confirma en un crecimiento gradual cuyo testimonio queda gravado en nuestros genes (selección acumulativa). Y es que el ADN es un extraordinario archivo de información donde queda testimonio no solo de los genes que impulsan nuestro desarrollo desde hace mucho tiempo, sino también la información de aquellos que no lo consiguieron pero lo intentaron alguna vez en el pasado. Aquí, en la disputa de “ADN rivales”, es donde queda claro que no existe un perfecto salto en el vacío sino un proceso de selección competitiva natural donde gana aquel que se demuestra más eficiente en el momento justo para el contexto dado.

A partir de aquí, "El relojero cieg"o (Tusquets, 2015) sigue desarrollando las posibilidades génicas de la selección natural, y en concreto de la selección acumulativa, para reforzar un mensaje claro y sencillo: a pesar de que nuestro conocimiento sobre el origen de la vida diste de ser completo, todo el que ahora tenemos es suficiente como para validar la hipótesis de la selección acumulativa frente a aquellas creencias que hablan de saltos en el vacío y evoluciones repentinas. Por muy improbables que pudiesen parecer mecanismos complejos, como la capacidad del ADN para duplicarse a sí mismo, su aparición es más sencilla de explicar como el resultado acumulativo de procesos sencillos que por rocambolescos saltos. Es más, una creencia basada en una inteligencia perfecta y todopoderosa (Dios) perdería toda lógica si, aun centrando su explicación únicamente en estos procesos complejos originarios, obviase toda la selección acumulativa explicada a partir de ellos. Porque, ¿qué sentido tendría ser todopoderoso y perfecto si no eres capaz de crear ab initio el ser más complejo posible?

Richard Dawkins

Solo una nota de advertencia necesita este ensayo científico de sólida argumentación y amenísima lectura. Y es que, desde su publicación, han pasado casi treinta años. Un tiempo que, si bien ha mantenido la plena validez de toda la argumentación y sus ejemplos, también ha dejado obsoleto el contexto desde el que se produce la explicación. Solo un ejemplo será suficiente. Volvemos al “Prefacio” del libro y leemos: “El ordenador con que estoy escribiendo estas palabras tiene una capacidad de memoria de unos 64 KB” (pág. 11). Y el ordenador va a ser un elemento no precisamente accidental a lo largo de todo el libro. ¿Podemos imaginarnos una explicación diferente desde una idea actual del ordenador? Sin duda.

Con todo, lo dicho, El relojero ciego" (Tusquets, 2015) es un libro ameno, claro y directo donde se tocan cuestiones de fondo desde un hondo conocimiento científico de la biología, para realizar una defensa a ultranza de la razón a partir de una perspectiva humanista, y tocando los dos extremos de la cuestión: la Teoría de la Evolución de Charles Darwin y el Creacionismo defendido desde distintas religiones teístas. Se hace sin miedo, sistemáticamente, siguiendo una argumentación lógica que va desde lo más general hasta lo más concreto, y tocando puntos clave en la obra fundamental de uno de los mayores divulgadores científicos vivos de la actualidad. Un clásico contemporáneo de la divulgación biológica gracias a llegar mucho más allá en temas de interés y actualidad.

Compra aquí "El relojero ciego".



Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Tusquets publica en julio Abominable, primera novela del guionista de Rogue One
Tusquets publica La canción de las sombras, de John Connolly
El bosque infinito, de E. Annie Proulxs, en octubre en Tusquets
Regreso a Ítaca, lo nuevo de Padura y Cantet, en abril en Tusquets
Tusquets publica El carácter de la ley física, del gran divulgador Richard Feynman
Articulos Relacionados
Conquista: Las Crónicas de los Invasores I, de John Connolly y Jennifer Ridyard: novela fallida
Hombres sin mujeres, de Haruki Murakami: relatos profundos y emotivos, radicalmente humanos, universales y bellos
Al límite, de Thomas Pynchon: una de las novelas menos arriesgadas pero más pynchionianas
Underground, de Haruki Murakami: el Murakami más puro
Escritos libertarios, de Albert Camus: libertarismo manado de la conciencia del ser humano
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami
Haruki Murakami, novelista japonés
Portada de El fin del mundo y un despiadado País de las Maravillas, de Haruki Murakami
Portada de Libertad de conciencia. Contra los fanatismos, de Martha C. Nussbaum
Martha C. Nussbaum
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?