ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea


 PlayStation 3
Helena Ramírez   20/04/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     La tercera entrega de la saga Dusk de Atelier cierra la trama de esta trilogía JRPG desvelando los misterios presentados a lo largo de los tres juegos. Y la alquimia vuelve a ser nuestra aliada.
La tercera entrega de la saga Dusk de Atelier cierra la trama de esta trilogía JRPG desvelando los misterios presentados a lo largo de los tres juegos. Y la alquimia vuelve a ser nuestra aliada.

Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea, que se publicó originariamente en Japón en julio de 2014, pone broche final a la trilogía denominada «Dusk» de la franquicia Atelier, desarrollada por Gust y producida por Tecmo Koei y que cuenta en su haber con 16 títulos. La historia nos lleva 10 años después de los eventos ocurridos en Atelier Ayesha: The Alchemist of Dusk y seis años después de lo acontecido en Atelier Escha & Logy: Alchemist of the Dusk Sky, y nos presenta a dos nuevas protagonistas, Shallistera y Shollotte (de ahí el «Shallie» del título, que es el apodo por el que sus amigos y familiares llaman a ambas), dos alquimistas cuyos destinos están apunto de cruzarse en Stellard, la pequeña ciudad en la que viviremos gran parte de la aventura cuando no estemos recolectando materiales o visitando ruinas de la antigüedad.

Como os podéis imaginar por el título, el Crepúsculo (Dusk) sigue amenazando las tierras de este mundo en el que se desarrolla la historia y con él parece venir también una galopante sequía que está acabando con el agua de muchas regiones, convirtiéndolas en desiertos y eriales —tal y como ocurre con el propio Mar del Crepúsculo, un océano que se ha secado—, entre ellas en la que se encuentra Lugion, la villa de la que proviene Shallistera, que ha viajado a Stellard como representante de su pueblo para buscar una solución contra la sequía. Pero Stellard está comenzando también a sentir las consecuencias del Crepúsculo y su fuente de agua puede estar en peligro. Por otro lado, tenemos a Shallotte, una joven alquimista de Stellard que toma cualquier tipo de trabajo de la Unión para poder ganar dinero y conseguir alcanzar un sueño que al principio del juego no tiene muy claro, pero que según se desarrolla la historia irá descubriendo. Cuando estas dos alquimistas se conocen no tardan en hacerse amigas y sus destinos quedan entrecruzados comenzando a trabajar juntas en busca de una solución no solo para Lugion y Stellard, sino para el resto del mundo acosado por la sequía y el avance del Crepúsculo.

Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea

Así pues, como ya ocurría en Atelier Escha & Logy, en Atelier Shallie podremos elegir vivir la historia a través de los ojos de Shallistera o los de Shallotte, de manera que tendremos dos historias diferentes, aunque con elementos y momentos en común. Eso sí, la aventura de Shallistera nos desvelará más cosas sobre los misterios de la saga Dusk, mientras que la de Shallotte se centra más en la vida cotidiana y el día a día, si bien es cierto que a partir de cierto punto, con ambas tramas convergiendo, el día a día de Shallotte no tendrá nada que ver con el del principio del juego. Esta opción de elegir entre dos personajes, que tendremos disponible tras el prólogo, promete rejugabilidad para conocer por completo la historia del juego, sobre todo porque, a diferencia de Atelier Escha & Logy, donde la historia no cambiaba mucho de uno a otro personaje, en Atelier Shallie las diferencias son mayores.

A ambas protagonistas las acompañará un extenso elenco de personajes, algunos jugables, otros no, e incluso veremos aparecer caras conocidas de las dos entregas anteriores, como Escha, Solle o Homura. Las relaciones entre los personajes serán de nuevo importantes, pues dependiendo del grado de confianza entre ellos podremos ser testigos de algunos eventos en la historia que ayudan a conocerlos mejor y a ver un mayor desarrollo de los mismos. El número de personajes jugables asciende a 10, incluyendo a ambas Shallies, cada uno con sus propias habilidades especiales.

Explorar, recolectar, crear y a veces luchar

La mecánica de juego sigue las líneas de la saga Atelier, es decir, la creación de objetos mediante la alquimia es el eje principal del juego, junto a las relaciones entre los persoanejs, y pasaremos bastante rato mezclando materiales y creando un sin fin de objetos en nuestro caldero que nos ayudarán a progresar en la historia. Pero Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea viene con algunas novedades con respecto a sus predecesores, cambios positivos que mejoran lo ya visto.

Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea

Por un lado, se ha eliminado el límite de tiempo de otras entregas y se ha sustituido por las Tareas de Vida (Life Task); este sistema se adapta al estilo de juego del jugador y tiene en cuenta sus elecciones a la hora de progresar en la historia. Por ejemplo, si pasamos mucho tiempo luchando, el sistema nos propondrá mayoritariamente tareas de combate. Así, la historia progresará cada vez que completemos la tarea central, que puede ser desde hablar con un determinado personaje, visitar un sitio en concreto, realizar una tarea encomendada por la Unión o realizar diferentes trabajos y encargos para subir un medidor de tareas completas. Las Tareas de Vida se dividen en cinco categorías:

- La tarea central, de la que ya os hemos hablado.
- Cuerpo: Ejercicios y eventos fuera de la ciudad, como puede ser entrenar con nuestra maestra o visitar las zonas exteriores donde recolectaremos materiales y lucharemos contra enemigos.
- Persona: Eventos y objetos relacionados con personas, por ejemplo, entregar un determinado objeto a un personaje o cumplir un encargo suyo.
- Habilidad: Estudio de la alquimia y el combate, o lo que es lo mismo, leer libros para aprender nuevas recetas, crear objetos mediante la alquimia y combatir contra los enemigos que pueblan las diferentes zonas del mapa.
- Mente: Ideas del día.

Cuantas más tareas realicemos, más bonus para el combate y la alquimia ganaremos, igual que ocurría con las tareas secundarias de las entregas anteriores, aunque ahora ya no tendremos que realizarlas en un tiempo determinado, lo que sin duda facilita el avance por el juego al no tener que planear nuestros movimientos y acciones. Y siempre podremos elegir si queremos o no pasar al siguiente capítulo de la historia una vez terminada la tarea central, de manera que podremos seguir realizando tareas extras antes de seguir avanzado por el argumento. Además, completar tareas aumenta el medidor de motivación, lo que se traduce en mejores objetos creados y mayor número de materiales recolectados.

Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea

Por otro lado, el sistema de alquimia, la síntesis, también ha cambiado ligeramente. Sigue siendo bastante complejo y extenso, con muchos objetos que descubrir y crear y una infinidad de materiales para recolectar en las distintas zonas del mapa. Podremos crear objetos de ataque, como bombas, objetos de curación, como medicinas y comida, accesorios y materiales alquímicos. Como en otras entregas, los materiales tienen un número de nivel, una o varias afinidades elementales y algunos tienen diferentes propiedades, además, pueden tener o no espacios para colocar las habilidades que otorgan los elementos y que se incrementan con cada nivel que subamos en alquimia. Ejemplos de estas habilidades son incrementar el número de objetos creados, reducir el espacio que ocupan los objetos en la cesta de campo, subir su nivel, duplicar un ingrediente usado en la creación, etc.

Para crear mejores objetos, de mayor nivel y con mejores propiedades resultantes, será importante no solo contar con materiales de mayor calidad, sino también pensar el orden en el que los vamos a poner, el elemento o elementos a los que son afines y que determinarán las habilidades que podremos usar durante la creación y tener en cuenta nuestro propio nivel de alquimia, pues los puntos de nivel que sumen los diferentes materiales usados en la creación no podrán superar nuestro propio nivel o el objeto resultante será un fracaso. Afortunadamente contamos con habilidades que nos permiten reducir el coste en puntos o incluso volverlo cero. Pero subir nivel de alquimia será esencial para poder crear los objetos más poderosos del juego.

Las propiedades se otorgarán al final y solo podremos elegir tres, siempre y cuando la suma de sus PP no sea superior al límite que tenemos. Estas propiedades son muchas y habrá que elegir aquellas que más nos convengan según el objeto; por ejemplo, de nada nos vale poner una propiedad que aumenta el poder destructivo a una medicina, sin embargo la cosa cambia si es una bomba. Mejoras de curación, veneno, debilidad, ceguera, velocidad, bonus de área, bonus del número de objeto, etc., son algunas de las propiedades que podremos elegir según los materiales que hayamos usado en la creación del objeto, de ahí la importancia a la hora de elegir los materiales que vamos a usar.

Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea

Aunque Shallistera y Shallotte no pueden crear armas ni armaduras, hay otro personaje jugable que sí, Miruca, una amiga de la infancia de Shallotte que tiene la misma habilidad alquímica que tenía Logy, Imbuir y Desimbuir. Con Imbuir podremos crear armas y armaduras, siempre y cuando tengamos los materiales necesarios para ello, que deberemos hacer en nuestro atelier mediante la síntesis, mientras que Desimbuir nos permite separar en sus diferentes materiales algunos objetos. Eso sí, ambas acciones nos costarán algo de dinero. El proceso de creación de armas y armaduras es el mismo que con la creación de objetos en el atelier; elegiremos los materiales a mezclar, el orden, usaremos las habilidades que creamos oportunas y al final elegiremos sus propiedades.

En ambas modalidades podremos crear un efecto cadena una vez alcanzado cierto nivel de alquimia. Las cadenas dependerán del orden en el que usemos las habilidades, así como de los elementos a los que son afines los materiales. Cuanto mayores sean nuestras cadenas, mejores propiedades resultantes tendrán los objetos creados. La única forma de dominar las cadenas será experimentando con ellas y practicando para descubrir la forma de conseguir mayores puntuaciones.

Pero como para poder crear objetos necesitamos cantidades ingentes de materiales, tendremos que salir a explorar y a luchar. En estos aspectos el juego se mantiene prácticamente igual que a las entregas anteriores. Podremos recorrer diferentes zonas del mapa de juego, aunque al principio estas serán limitadas, abriéndose más zonas según avancemos en la historia y consigamos acceso al barco de Shallistera, que nos permitirá cruzar el Mar del Crepúsculo para visitar el inexplorado continente del este. Como ya no hay límite de tiempo para las tareas, tampoco lo consumiremos viajando de una zona a otra o recolectando. Durante la exploración deberemos tener en cuenta los Cambios de Entorno; estos se producirán de vez en cuando en determinadas zonas del mapa y provocarán diferentes efectos, como por ejemplo que haya más enemigos o que aumente el número de materiales a recolectar. Además, en Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea podremos realizar alguna acción más, como picar en busca de materiales o pescar.

Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea

La recolección sigue siendo igual que en el anterior juego; dispersos por el escenario habrá diferentes materiales que recolectar, un medidor se irá llenando y cuando alcance el máximo podremos alterar el campo de diferentes maneras, bien encontrando un número mayor de materiales, materiales especiales, cambiando los materiales a raros o antiguos, bien encontrando objetos alquímicos o enfrentándonos a enemigos más fuertes o a oleadas de enemigos.

Para los combates seguimos contando con un grupo de seis personajes, tres en la línea de ataque y tres en la retaguardia (una vez tengamos disponibles a todos los personajes jugables) entre los que podremos alternar durante los enfrentamientos, quedando cuatro personajes en la reserva. Como ya ocurría con nuestros otros alquimistas, Shallistera y Shallotte no tendrán habilidades pero podrán usar objetos durante el combate, mientras que el resto de personajes contará con sus propias habilidades, ya sean de ataque individual o zonal, o de curación y apoyo individual o zonal. Estas habilidades además pueden mejorarse a través del Sistema de Crecimiento, al que podremos acceder a partir del nivel 40 de personaje e invirtiendo los puntos de crecimiento que ganemos al subir de nivel. En este sistema también podremos mejorar las estadísticas de ataque, defensa y velocidad.

El sistema en dos líneas permite de nuevo asistir a los personajes en la línea de ataque con los de la retaguardia, de manera que bien podrán salir en su defensa o realizar un ataque extra. Además, tendremos un medidor de «Burst», que al llenarse nos permitirá usar, siempre que estén disponibles, a los personajes de la retaguardia en asistencia de ataques unos seguidos de otros, lo que provocará que el segundo y tercer personaje empleado realicen ataques especiales más potentes. A eso se suma el «Field Burst», una habilidad que recibiremos al haber explorado cierto número de zonas en el mapa; esto nos permite añadir una serie de efectos al campo de batalla, como que el «Burst» dure más tiempo o que aumenten nuestros ataques y defensa. Cada personaje ofrece un efecto añadido distinto y se pueden llegar a activar hasta tres. Así mismo, ya sea por alcanzar cierto nivel o por haber llegado a un punto clave en la historia, los personajes tendrán a su disposición un ataque especial y devastador que solo podrán llevar a cabo cuando un segundo medidor se llene. A eso se suma la capacidad de ambas alquimistas de usar el comando «Mix» durante el «Burst», que permite combinar dos objetos a la vez.

Atelier Shallie: Alchemists of the Dusk Sea

Durante los combates, que serán por un sistema de turnos que se determina según las acciones que llevemos a cabo con cada personaje, habrá que tener en cuenta la afinidad de algunos enemigos con los diferentes elementos (agua, tierra, fuego y aire), así como algunos efectos que pueden afectar al campo de batalla cuando nos enfrentamos a cierto tipos de enemigos especiales, como puede ser la imposibilidad de resucitar personajes caídos o que los enemigos regeneren vida. Cada personaje podrá llevar un arma, una armadura y dos accesorios. Como es habitual, cada personaje tiene su propio tipo de arma, que en esta ocasión cambian de aspecto al crear nuevos tipos; Shallistera porta una campana, mientras Shallotte usa una escoba de lo más versátil, lo cierto es que las armas del resto de personajes van desde dagas, pasando por lanzas que se convierten en martillos, a lanzamisiles, por poner unos ejemplos. Los objetos que podemos llevar al campo de batalla están limitados por el tamaño de nuestra cesta y por las casillas que ocupan estos, ya que la cesta es una cuadrícula, que irá aumentando según avancemos en la historia. Hay objetos que ocupan dos, tres o hasta cinco casillas y además no siempre en la misma dirección; los hay horizontales, verticales y haciendo formas en T, L, etc., afortunadamente, mediante el proceso creación podremos reducir el espacio que ocupan en la cesta y aumentar su número de usos. Cada vez que volvamos a Stellard, los objetos se repondrán solos, sin necesidad de tener que volver a fabricarlos, a no ser que queramos crear alguno más potente.

Plasmando un mundo en decadencia

Veamos el apartado técnico, que es donde más flojean los juegos de Gust en relación a otros títulos actuales.

Respecto al apartado gráfico Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea sigue en la línea de las dos entregas anteriores; aunque visualmente agradable y con una variada y colorida paleta de colores, diferente a los tonos anaranjados de Atelier Escha & Logy, no dejan de ser unos gráficos más bien justos, con pocas texturas y un aspecto gráfico que bien podría ser de los primeros juegos para PS3, con un nivel de detalle reservado solo a la apariencia y diseño de los personajes y enemigos, dejando un poco vacíos y genéricos los entornos y paisajes del juego, aunque hay cierta variedad en el aspecto y diseño de las diferentes zonas explorables y ahora son un poco más grandes. Así pues, su punto fuerte está en los personajes, de estética manga (como no podía ser de otra manera en un JRPG) y utilizando la técnica de cel-shading, los personajes gozan no solo de un aspecto diferenciador, sino también de algo más de expresividad que en entregas anteriores. El juego cuenta con vídeos de animación para los momentos más especiales de la historia y a veces dibujos fijos para algunas de las conversaciones y eventos significativos de la trama.

Atelier Shallie: Alchemists of the Dusk Sea

Los efectos visuales de las habilidades en combate son correctos pero poco más, aunque hacen más vistosas las batallas. El diseño de enemigos repite el de otras entregas de Dusk y añade alguno nuevo, con cierta variedad en las clases.

Un aspecto positivo que se echaba en falta en otros juegos de la franquicia es la posibilidad de mover la cámara, ahora podremos girarla 360º alrededor del personaje para ver todo el entorno por el que nos estamos moviendo.

En cuanto al sonido, destacan el doblaje y la banda sonora. El doblaje, que podemos escuchar tanto en japonés como en inglés, dota a los personajes de vida y carácter propio, con un buen trabajo de los actores detrás de las voces, aunque como siempre, oírlo en el original japonés merece mucho la pena, el problema es que los vídeos no están subtitulados. La banda sonora está compuesta por una buena variedad de temas y melodías que cambian de una zona a otra, en momentos clave de la historia, dinámica durante los combates, pues cambia cuando realizamos ataques especiales o entramos en «Burst». En general son piezas agradables, acordes con la atmósfera y la historia del juego y alguna es bastante pegadiza. Sin duda, una buena banda sonora.

En cuanto a efectos sonoros, anda más limitado, con los típicos sonidos que estamos habituados a escuchar en este tipo de juegos, pero se nota cierta mejoría respecto a Atelier Escha & Logy, sobre todo en lo referente a los elegidos para las habilidades y ataques especiales.

Y como viene siendo habitual, el juego está solo subtitulado al inglés, por lo que es necesario tener cierto nivel para enterarse de la historia, los encargos a realizar y los ingredientes a buscar o usar.

Atelier Shallie: Alchemists of the Dusk Sea

Conclusión

Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea es un JRPG que sigue los pasos propios de los juegos del género; nos presenta una historia, que en este caso es el cierre de una trilogía, donde el objetivo final es averiguar qué está causando la sequía y el Crepúsculo que avanza sobre el mundo. Tendremos muchos diálogos, combates por turnos y un desarrollo de trama y personajes bastante interesante, pero es un juego para los amantes de este género en particular y sobre todo para quienes disfrutan con la recolección y creación de objetos, que son el eje principal del título. No es un juego centrado en la acción o el combate, sino en la historia, los personajes y la alquimia. Con novedades y rejugabilidad para poder conocer la historia de ambas protagonistas.



Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea
Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea
Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea
Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea
Atelier Shallie: Alchemist of the Dusk Sea
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?