ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Los viajeros de la noche, de Helene Wecker: fantasía y costumbrismo en el Nueva York del siglo XIX


 Historia
Alejandro Guardiola   04/12/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Novela con elementos fantásticos y de ficción histórica.
Portada de Los viajeros de la noche, de Helene WeckerLos viajeros de la noche” de Helene Wecker (Tusquets Editores, 2014, disponible en FantasyTienda) es la primera obra publicada en España de la autora norteamericana. Esta novela obtuvo el premio National Books Critics Award y quedó finalista del John Leonard Prize.

Cuando Otto Rotfeld de Danzig, Polonia, heredero de una empresa familiar de muebles, dilapida su fortuna, decide que es momento de emigrar a los Estados Unidos, a Nueva York. No solo eso, si no que por una suma enorme de dinero le pide a Yehudah Schallman, un rabino cabalista de mala fama, que le fabrique un golem, mejor dicho, una golem, en femenino, para que le sirva de compañera y esposa obediente, ya que Otto no tiene demasiado éxito entre las mujeres.

La mala suerte hace que Otto muera de una apendicitis en medio de la travesía en barco a Nueva York, con la golem recién activada por medio de las palabras mágicas que le había proporcionado el rabino. La golem se quedará sin amo, sin saber qué hacer ni a dónde dirigirse, sin ningún papel legal que presentar ante las autoridades americanas de inmigración en la isla de Ellis. Así que, desesperada, se tira al océano. Después consigue llegar al puerto de Nueva York.

Tras varias peripecias, un rabino del barrio judío de Brooklyn, Avram Meyer, se da cuenta de qué es y la lleva a su casa. Entre los dos consiguen averiguar cuáles son sus capacidades y su fortaleza, y el bondadoso rabino Meyer le pone el nombre de Chava, que significa vida en hebreo.

En Little Syria, Arbeely Boutros, un hojalatero de origen sirio se encuentra reparando una aceitera de cobre. Al repasar una filigrana estropeada del cacharro un fogonazo lo deja ciego por momentos y cuando vuelve a recuperar la vista se encuentra con un hombre desnudo que antes no estaba allí. Se trata de un genio, que llevaba atrapado cerca de mil años en el frasco de cobre por culpa de un hechicero maligno. Como está atado a su forma humana y no puede recuperar su forma original, Arbeely decide llamarlo Ahmad. Pronto el genio tendrá que ir aprendiendo cómo es la vida en Nueva York y sus útiles habilidades que le sirven a la perfección para el oficio de su nuevo amigo el hojalatero.

Una idea original y atractiva, aunque queda diluida su fuerza inicial por unas tramas secundarias anodinas.

La novela tiene muchos puntos en común con las novelas del siglo XIX, incluso intenta, sin conseguirlo, el estilo decimonónico de varios referentes como por ejemplo la obra de Dickens, Flaubert, Austen o cualquier otra que se os ocurra. Desde luego la ambientación es uno de los puntos más logrados del libro, por momentos te da la sensación que te están ofreciendo demasiada información sobre el Nueva York de aquella época. Y en la mejor tradición de esas novelas y esos autores, nos cuentan la historia a través de varios personajes, la mayoría secundarios, algunos por completo accesorios y de los que apenas se da una descripción, porque los importantes son Chava y Ahmad.

La golem y el genio van a tener que aprender a vivir en la vorágine de Nueva York sin revelar su verdadera naturaleza y aparentando que son un ser humano más, con un oficio y un lugar al que ir a dormir. Chava va a conseguir trabajar en una panadería del barrio judío, siendo modesta, educada, sencilla, muy trabajadora, considerada con los demás. Por el contrario, el carácter de Ahmad va a ser caprichoso y egoísta, va pasear por la noche sin tener miedo a ser descubierto, viste de forma ostentosa... Aunque se trata de criaturas fantásticas, tanto la golem como el genio están retratados de una forma muy humana.

Parece inevitable que los dos seres lleguen a coincidir y se conozcan. Y lo hacen. Pero tan avanzada la novela que casi ya me no resultó emocionante. Sus diferentes orígenes y personalidades van a chocar y a enfrentarse, aunque, a pesar de todo, consiguen forjar una buena amistad.

Con semejante y potente premisa, “Los viajeros de la noche” podría haber funcionado, haber resultado entretenida. A mí se me hizo tediosa y aburrida, costándome un montón terminar la novela. La causa es que la autora se pierde con tramas secundarias que aportan bien poco a la principal, se distrae con anécdotas de la vida cotidiana, que, lo dicho, estarían bien, si fuera una narración folletinesca como las de Dickens, pero no lo es. Y resuelve el final de una forma apresurada y me dio la impresión de bastante embarullada.

Helene Wecker

El libro cuenta con quinientas páginas y el tramo medio es el que más cuesta arriba se me hizo. Hasta las últimas cien es cuando la cosa se anima un poco, pero si ya estabas bostezando como era mi caso, pues ya resultaba demasiado tarde para engancharme. Esas doscientas páginas del nudo no le hacen nada bien y quizá le sobren; la historia contada en una extensión menor, resultaría más amena, con un ritmo más uniforme y que haría pasar la página con el suspense de qué va a pasar a continuación en lugar de con la de desesperación de si va suceder algo emocionante. No es un libro para lectores impacientes, eso seguro. Yo no lo soy y me ocurrió lo que os cuento.

Me habría resultado igual de monótona si en lugar de una golem y un genio, se tratara de una hilandera irlandesa y de un carnicero alemán, por poner dos ejemplos tontos. Así que el problema no es que tenga elementos fantásticos.

Una idea original y atractiva, aunque queda diluida su fuerza inicial por unas tramas secundarias anodinas, una principal que tarda demasiado en arrancar y que no avanza casi hasta el mismo final. Buen intento, a pesar de los fallos. Habrá que seguir la trayectoria de esta autora.

Os puede gustar tanto si sois amantes de la novela histórica, pues retrata muy bien el periodo que cuenta, como si os apetece más una historia diferente de fantasía.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Tusquets publica en julio Abominable, primera novela del guionista de Rogue One
Tusquets publica La canción de las sombras, de John Connolly
El bosque infinito, de E. Annie Proulxs, en octubre en Tusquets
Regreso a Ítaca, lo nuevo de Padura y Cantet, en abril en Tusquets
Tusquets publica El carácter de la ley física, del gran divulgador Richard Feynman
Articulos Relacionados
Conquista: Las Crónicas de los Invasores I, de John Connolly y Jennifer Ridyard: novela fallida
El relojero ciego, de Richard Dawkins: Un clásico contemporáneo de la divulgación biológica
Hombres sin mujeres, de Haruki Murakami: relatos profundos y emotivos, radicalmente humanos, universales y bellos
Al límite, de Thomas Pynchon: una de las novelas menos arriesgadas pero más pynchionianas
Underground, de Haruki Murakami: el Murakami más puro
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami
Haruki Murakami, novelista japonés
Portada de El fin del mundo y un despiadado País de las Maravillas, de Haruki Murakami
Portada de Libertad de conciencia. Contra los fanatismos, de Martha C. Nussbaum
Martha C. Nussbaum
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?