ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisi�n, Literatura, Ciencia, Videojuegos, C�mics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Chick lit española: Raquel García Estruch presenta su novela «Bésame mucho»


Carmen Jimeno   15/11/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Un mundo de besos, amor, y lujo.
Sus protagonistas son jóvenes, urbanas, independientes, y cosmopolitas. Tienen que lidiar con problemas profesionales, familiares, económicos, emocionales, y sentimentales, y para ello cuentan habitualmente con la ayuda de sus amigas. En ocasiones encuentran el amor, pero en ningún caso supeditan su felicidad a los hombres sino que son ellas las que deciden qué hacer con sus vidas.

Son los personajes de los nuevos libros sobre mujeres escritos por mujeres, principalmente para mujeres... pero leídos también por los hombres.

Hablamos de la chick lit, un género literario que se popularizó en los años 90 gracias a la Bridget Jones de Helen Fielding o los personajes de Candance Bushnell y que, lejos de desvanecerse como ocurre con las modas pasajeras, se ha afianzado hasta ocupar un importante nicho de mercado en el panorama editorial, cosa nada extraña ya que las mujeres leen, y mucho. De hecho, y según informes del Ministerio de Educación y Cultura, y la Federación de Gremios de Editores de España, el porcentaje de mujeres que leen es mayor que el de hombres que hacen lo mismo, un 64,1% de lectoras frente a un 54% de lectores. Las mujeres, pues, leen mucho y leen de todo, desde novela negra hasta literatura erótica, pasando por libros de viaje, ensayos, novela histórica, ciencia ficción, literatura fantástica, y romántica, siendo las principales sustentadoras de este último género.

¿A qué mujer enamorada no le gusta sentirse glamourosa, sexy, y se apasiona cuando su pareja le organiza una cena íntima en un buen restaurante?


En España el fenómeno de la chick lit está firmemente implantado en el mercado lector, y si bien se nutre principalmente de autoras extranjeras, están comenzando a surgir escritoras con calidad que abordan este género. Es el caso de la alicantina Raquel García Estruch, que disfruta del éxito de “Bésame mucho” (Tombooktu, disponible en FantasyTienda), su primera novela, publicada el pasado mes de octubre. “Bésame mucho” cuenta las aventuras y desventuras de Marga, una joven profesional que tiene que reinventarse en la Barcelona actual, y hace a sus lectores reír, llorar, y soñar a partes iguales. En esta entrevista conoceremos más a la autora.


Carmen Jimeno: “Bésame mucho” está encuadrada dentro de la chick lit. ¿Cómo les definiría el género a los lectores?

Raquel García Estruch: La novela chick lit es una actualización del romanticismo a los tiempos que corren, a un tipo de lector más moderno que busca novelas con argumentos cercanos pero que, al mismo tiempo, tengan también ciertas dosis de humor y de glamour.


Carmen Jimeno: O sea, viene a ser una especie de “hija moderna y respondona” de la novela romántica. ¿La chick lit llegará a sustituir a la novela rosa?

Raquel García Estruch: No creo en absoluto que sustituya a la novela rosa porque, en mi opinión, forma parte de ella. Existe una tendencia a hacer del chick lit un género diferenciado de la novela romántica. Pienso que es un ingrediente más del romanticismo. ¿En qué historia de amor no hay también humor? ¿A qué mujer enamorada no le gusta sentirse glamourosa, sexy, y se apasiona cuando su pareja le organiza una cena íntima en un buen restaurante?

Todo eso son ingredientes de una buena novela del género romántico. Pero no, la chick lit no sustituirá a la novela rosa porque las lectoras de novela romántica son muy fieles a las estructuras del género que les gusta.


Carmen Jimeno: Siendo las lectoras tan fieles al género romántico ¿cómo es que ha surgido este en lugar de seguir con las novelas rosa de siempre?

Raquel García Estruch: Porque las lectoras demandan algo más. Ahora piden erotismo, humor, inteligencia… todo ello sin abandonar el lujo y el glamour correspondiente, porque es cierto que los estereotipos funcionan y lo hacen muy bien. Es cierto que, además, está evolucionando. Solo tienes que ver la serie “Girls” de Lena Dunhan. En este momento el modelo está muy cerrado, hay mucho glamour, muchas marcas; si conseguimos ampliar la visión, probablemente irá siendo cada vez menos subgénero e irá siendo cada vez más género.


Carmen Jimeno: ¿Por qué, pese a su innegable éxito de público, la novela rosa ha estado tan menospreciada?

Raquel García Estruch: Creo que el menosprecio de este género se debe principalmente a que es un tipo de literatura dirigida, al menos en un principio, en exclusiva a las mujeres. Sólo hay que echar la vista cuarenta años atrás y ver qué relevancia tenía el género femenino en nuestra sociedad. La novela romántica solía ser calificada como "cosas de mujeres" y, tanto en aquellos tiempos como en siglos anteriores las mujeres, por desgracia, tenían poca voz o ninguna. Además otro de los errores que pienso que se han cometido con este género ha sido el de identificarlo con un perfil de lectora que no es real.

Durante muchos años la idea de que las mujeres que leían novela romántica tenían un perfil cultural bajo y que se acercaban a ese tipo de literatura considerada como menor porque no eran capaces de apreciar nada más ha contribuido bastante a ese menosprecio. Con la incorporación de la mujer a la universidad, al mercado laboral y a desempeñar cargos de responsabilidad, todos esos clichés afortunadamente han caído por su propio peso.



Carmen Jimeno: A pesar de que se trata de un género relativamente nuevo, la chick lit parece tener muy definidos sus límites. No obstante, a veces parece que se intenta camuflar el género con características de otros como, por ejemplo, la novela histórica.

Raquel García Estruch: En teoría los límites de la novela chick lit están muy claros. Un libro de estas características debe contener una buena historia de amor, humor, y ciertos toques de lujo o glamour, y en un entorno urbano y actual. Ésa es al menos la esencia para que una novela de este género sea considerada como tal. La cuestión es que luego se le empiezan a añadir otros elementos y al final todo queda muy difuso. Supongo que, dada la popularidad del género y al tirón que tiene en este momento también existe una tendencia a calificar un libro como chick lit de cara a atraer a las lectoras.


Carmen Jimeno: Como lectora, ¿de qué fuentes bebe Raquel García Estruch?

Raquel García Estruch: Procuro beber de todas las que puedo. Soy adicta a la lectura desde niña, y a lo largo de todos estos años he devorado casi todo lo que ha caído en mis manos. Desde los clásicos de la literatura universal pasando por la novela negra, la histórica e incluso la ciencia ficción.


Carmen Jimeno: ¿Y como escritora?

Raquel García Estruch: Como escritora he aprendido mucho de autores de otros géneros literarios. En los que a mi género respecta empecé en mi adolescencia con las novelas de Jean Austen y Victoria Holt. Adoraba aquellas historias que se desarrollaban en mansiones victorianas, en una época en el que el destino de las mujeres no era otro que el de casarse con alguien de buena posición y tener hijos. Después descubrí a las hermanas Bronte, me enamoré de Stendhal, de Dickens, de Oscar Wilde. Después Nora Roberts y Rosemunde Pilcher han sido una auténtica inspiración para mí. He leído sus libros tantas veces que puedo repetir de memoria páginas enteras.

En los noventa descubrí el género chick lit de la mano de Marian Keyes con su saga sobre las hermanas Walsh, con Helen Fielding y la entrañable Bridget Jones. También las novelas de Sophie Kinsella y aquella protagonista suya adicta a las compras. Después hay otras autoras que no son estrictamente de este género pero a las que también he seguido muy de cerca porque me han enseñado mucho a la hora de escribir. Es el caso de Almudena Grandes, Rosa Montero, Kate Morton, Sandra Barneda, Douglas Kennedy, Sarah Lark, Marta Rivera de la Cruz o Elena Moya.


Carmen Jimeno: Como escritora, ¿con qué autoras siente más afinidad?

Raquel García Estruch: Siento una gran afinidad con Nora Roberts. El modo en el que tiene de construir las historias, cómo crea los personajes, las tramas. También con Douglas Kennedy, autor que en España es bastante desconocido y que yo recomiendo a todos los amantes de la novela romántica porque sus novelas son una auténtica delicia.
“Si no eres sincera escribiendo los lectores lo perciben”.



Carmen Jimeno: ¿Hay en España chick lit de calidad, o todavía estamos aprendiendo?

Raquel García Estruch: Al chick lit en España le queda un largo camino por recorrer para llegar a los niveles que tienen este tipo de novelas por ejemplo en Estados Unidos o Reino Unido, donde hay autoras maravillosas como las ya mencionadas y a las que añadiría a Meg Cabot, Emily Giffin, Lauren Weisberger, por citar algunas. Sin embargo creo que desde hace varios años este género ha empezado a despegar a nuestro país y hay algunas autoras que, desde mi punto de vista, han despuntado de forma considerable. Lo importante de este género es creérselo cuando se escribe. Como todos. Si no eres sincera escribiendo los lectores lo perciben.


Carmen Jimeno: ¿Qué autoras españolas destacaría en este género?

Raquel García EstruchRaquel García Estruch: Me siento muy cercana a dos autoras: Marta Rivera de la Cruz, y Sandra Barneda. Cuando leo alguna de sus novelas tengo esa sensación de conocerlas, de saber hacia dónde van las historias que me cuentan… y es algo que me encanta. Disfruto de cada detalle, de cada personaje. Me gusta leer sus novelas, primero como lectora obviamente, y después las suelo destripar como profesional. Siempre aprendo algo de sus tramas, de los diálogos y de sus personajes


Carmen Jimeno: Domina claramente la chick lit y se ve que se siente cómoda escribiéndola. ¿Le gustaría probar otro género? ¿Tiene algún proyecto al respecto?

Raquel García Estruch: Siempre me he sentido bien con todo lo que tuviera que ver con la novela romántica, erótica y chick lit. Probablemente esto sea así también porque es el tipo de literatura con el que más disfruto. Hace ya bastantes años, cuando me planteé escribir novelas en plan profesional mi coacher literario me dio un consejo que, a día de hoy, considero muy acertado. Me dijo: “Escribe sobre aquello que te gusta leer”. Y eso es lo que he hecho durante los últimos años. La novela histórica me apasiona como lectora y alguna vez se me ha pasado por la cabeza aquello de, ¿por qué no intentarlo? Pero, de momento, sigo con lo mío que es algo que me está haciendo disfrutar muchísimo.

En este momento tengo varios proyectos sobre la mesa pero todos ellos están enfocados hacia chick lit y novela romántica.


Carmen Jimeno: Que son géneros que ahora mismo están en auge.

Raquel García Estruch: Es su momento, sí. En épocas de crisis lo que los lectores demandan es literatura de evasión, algo que las haga soñar, que les permita olvidar los problemas durante unas horas al día y les proporcione más compensaciones que los programas de televisión. A este respecto tengo un anécdota muy bonita que no me resisto a contar. Una de mis primeras lectoras, que me escribió contándome el desastre que era su vida y cómo le ayudó la historia de Marga, la protagonista de “Bésame mucho” con esa frase de “Si quieres que algo cambie, has de hacerlo cambiar tú”.


Carmen Jimeno: Desde que se publicó, hace unos días, en octubre, “Bésame mucho” está triunfando. ¿Qué diferencia a Marga y su mundo del resto de novelas españolas del mismo género para tener tanta aceptación entre el público?

Raquel García Estruch: Yo creo que puede ser la autenticidad y la cercanía. Marga y su grupo de amigas son mujeres reales que se tienen que enfrentar a situaciones de la vida de lo más cotidianas. Cada uno de los personajes tiene su personalidad y su forma de entender la vida, pero si algo he tenido en cuenta a la hora de crearlos es su coherencia interna, que fueran reales. Personas con las que todos nos podemos encontrar en algún momento de nuestra vida.

La principal novedad que considero que está aportando “Bésame mucho” es esa frescura, también en el estilo. Es una historia narrada de forma ágil, sencilla pero sobre todo espontánea, aunque sin caer en los errores de estilo habituales. Y eso es algo que están valorando los lectores de forma muy positiva, su calidad. Al menos así me lo dicen.

También el hecho de que las escenas eróticas de la novela estén narradas con naturalidad es algo que ha llamado mucho la atención a las personas que ya han leído el libro y una de las razones por las que lo recomiendan.


Carmen Jimeno: Una normalidad, una autenticidad, muy relativa, porque sus personajes manejan marcas que no están al alcance de la gente normal, y se mueven en ambientes un tanto elitistas.

Raquel García Estruch: Cuando hablo de normalidad me refiero a la cercanía de los personajes a pesar de los ambientes y el glamour. “Bésame mucho” plantea situaciones cotidianas muy habituales que pueden darse en cualquier entorno social. La protagonista, Marga, siente las mismas emociones que puede sentir cualquier mujer de su edad y situación, y tiene con sus amigas las mismas conversaciones que cualquier mujer. Y los demás personajes también. Me aparto del estereotipo de la chick lit americana, que normalmente tiene un halo tipo alta sociedad, y presenta personajes masculinos siempre triunfadores, ricos, y maravillosos. Los personajes masculinos de “Bésame mucho” son hombres normales, y además muy distintos entre sí, lo cual los acerca a las lectoras.


Carmen Jimeno: “Bésame mucho” es el primer volumen de una trilogía. ¿Por qué el éxito de este formato?

Portada de Bésame mucho, de Raquel García EstruchRaquel García Estruch: Porque la historia no cabía en un solo libro. En principio el libro era otro y fue cambiando al corregirlo, en los sucesivos borradores se amplió, y se hizo excesivo para un solo volumen, así que nos planteamos dividirlo, aunque yo prefiero hablar de una serie. Creo que el público está un poco decepcionado con las trilogías porque pasa mucho tiempo entre la publicación de cada volumen y se rompe el ritmo de lectura. Prefiero hablar de una serie, o “saga” como se dice ahora.

La novela ha tenido mucha aceptación entre el público masculino.


Carmen Jimeno: Estamos hablando constantemente del público, pero ¿cuál es el público de Raquel García Estruch? ¿Para quién escribe?

Raquel García Estruch: Cuando escribo una novela no pienso en un público o género determinado. Me limito a contar una historia en la que puedan sentirse identificados o que puedan disfrutar tanto hombres como mujeres de cualquier edad. Ese es mi objetivo. Que cualquier persona que abra las primeras páginas de “Bésame mucho” se enganche a la lectura y disfrute del viaje.


Carmen Jimeno: De hecho, y a pesar de ser “literatura para mujeres”, tiene muchos lectores.

Raquel García Estruch: Sí, la reacción de los hombres ha sido muy positiva. Desde hombres que ven la portada y se acercan a ojear el libro y luego lo compran, hasta aquellos que lo han leído entero, les ha gustado, y lo comentan. La novela ha tenido mucha aceptación entre el público masculino. Incluso han asistido muchos hombres a las presentaciones de la novela, ha enganchado a hombres de todas las edades, no solamente jóvenes.


Carmen Jimeno: Es inevitable preguntar cuánto de Raquel hay en Marga.

Raquel García Estruch: Pues curiosamente nada. No hay identificación entre la protagonista de “Bésame mucho” y en este caso la autora que soy yo. Marga es una mujer que no tiene nada que ver ni con mi forma de ser ni con el modo en el que me planteo la vida. Es algo que tuve muy en cuenta a la hora de crear a esta protagonista. Contar en primera persona emociones o puntos de vista que no son los tuyos suponía un auténtico reto y como me apasionan los desafíos me lancé de cabeza. Sin embargo sí que hay mucho de mí en la historia que cuento y en la forma de sentir o de actuar de otros personajes. Pero eso tendrá que descubrirlo el lector.


Carmen Jimeno: Ésta es su primera novela y está teniendo muy buena acogida. Visto este éxito, ¿se plantea vivir de la literatura?

Raquel García Estruch: El sueño de cualquier escritor es ése: poder vivir de su trabajo, de las novelas que escribe. Pero hay que ser realista y, en un momento en el que todo está en crisis, el sector editorial también lo está. Así es que la cosa está un poco complicada. Aún así soy optimista y creo que puede lograrse, aunque para ello tienen que darse una serie de factores importantes como tener un buen producto (en este caso una novela), saber cómo promocionarlo, cuidar cada detalle, fidelizar a los lectores, tener la mayor presencia posible tanto en librerías como en redes sociales. Estos elementos pueden ayudar a que una novela se convierta en un éxito. Tampoco debemos olvidar el factor suerte que, aunque parezca mentira, también tiene bastante que ver. Y luego también está el boca a boca, algo que yo considero que es más de la mitad del éxito de un libro. Que se hable de él en cualquier parte, que un grupo de amigas lo recomienden a otras. Eso es esencial. Y el apoyo de la editorial en la distribución para que el libro físico esté disponible en las librerías.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Tombooktu
Portada de Bésame mucho, de Raquel García Estruch
Raquel García Estruch
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?