ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Claire DeWitt y la ciudad de los muertos, de Sara Gran: vida y muerte en Nueva Orleans


 Terror / Suspense
Alejandro Guardiola   28/11/2013
Comenta con tu Facebook
Meneame
     «Nueva Orleans no es una ciudad para finales felices».
Portada de Claire DeWitt y la ciudad de los muertos, de  Sara GranClaire DeWitt y la ciudad de los muertos” (Destino, 2013, disponible en FantasyTienda) de la escritora Sara Gran es la primera novela de la serie de la detective Claire DeWitt. La autora ha escrito varias novelas antes que esta, ha trabajado como guionista para la serie de televisión "Southland" (NBC/TNT 2009-2013) y tiene publicada una continuación de esta misma saga.

Claire DeWitt acaba de volver al negocio de la investigación privada, después de un periodo de retiro y recibe el encargo de investigar la desaparición del fiscal del distrito Vic Willing, de quien se ha perdido la pista durante los aciagos días del huracán de categoría 5 Katrina que asoló Nueva Orleans en el verano de 2005. Claire regresa a una ciudad repleta de fantasmas que trata de recuperarse a duras penas de las penalidades provocadas por lo que allí llaman «la tormenta». Nueva Orleans todavía sufre los destrozos provocados por Katrina: barrios enteros destruidos, casas que apenas se sostienen en pie, habitaciones invadidas por el moho, personas desaparecidas, especulación inmobiliaria, servicios como la electricidad que va y viene, negocios abandonados, corrupción policial, saqueos, bandas callejeras incontroladas, violencia desmedida, asesinatos y tiroteos a diario…

La detective había pasado unos años en la ciudad a orillas del Mississippi con anterioridad y para ella es como estar en casa, porque fue el lugar donde su mentora Constance la introdujo en el mundo de la investigación. Después huyó de allí por varios motivos personales que nos desvelan desde casi el mismo principio de la historia.

La narración es una historia de estilo detectivesco con un personaje principal muy carismático, al mismo tiempo que controvertido. Claire es una investigadora un tanto peculiar. En primer lugar, según se define a sí misma es: «la mejor detective del mundo». La protagonista es una seguidora de varias corrientes y filosofías orientales, además de no hacerle ascos a ninguna droga que pueda hacerla escapar de la realidad durante unos momentos: analgésicos, sedantes, marihuana, cigarrillos embebidos con líquido de embalsamar, alcohol…

A medida que avanza la narración iremos averiguando más detalles sobre el trasfondo de Claire, su infancia y juventud en Brooklyn, su aprendizaje con Constance en Nueva Orleans, su vida desde entonces en San Francisco, sus miedos, sus adicciones, su carácter inestable y autodestructivo que también usa como uno de los elementos de los que se sirve para sus casos. Claire resulta una mujer arrogante, insegura, que no duda en mentir para obtener lo que quiere, que siempre trata de demostrar que es más inteligente que quienes la rodean, hasta unos niveles en los que el lector llega a odiarla. Pero esa aversión constituye una de las caras de la misma moneda, pues la autora juega muy bien con los defectos y con las virtudes de su protagonista, porque esa moneda puede darse la vuelta nada más girar la página.

Es una lectura entretenida de género negro, con una protagonista que tiene todas las características para hacerle frente a cualquiera de los típicos detectives masculinos que predominan en las novelas policíacas.

Claire arrastra unos cuantos demonios personales, unos se quedaron en Nueva Orleans, otros, en cambio, la han acompañado desde su adolescencia, como la desaparición de su amiga Tracy. Estos traumas, más otros que se creará ella, han sido la causa de que Claire se haya convertido en una investigadora privada, la mejor, como no se cansa de repetirnos. Todos esos sucesos sobre el pasado de Claire DeWitt dan una visión poliédrica del personaje que nos ayuda a comprender sus motivaciones y las razones por las que actúa y se comporta cómo lo hace.

Sin embargo, su mejor virtud también resulta ser también su principal defecto. Porque Claire DeWitt es la protagonista absoluta —con la excepción de Nueva Orleans—, la narración es en primera persona y siempre desde su subjetivo punto de vista. Apenas aparecen un par de personajes secundarios que la ayudan, pero su importancia es tan anecdótica que no cuentan con suficiente relevancia como para complementar al personaje principal y no están la altura de Claire en ningún sentido. Probablemente al ser esta la primera novela de la serie, la autora haya querido incidir de forma exhaustiva en la caracterización de la protagonista, hasta el punto de no dejar aire para incluir en la historia a otro personaje tan detallado. En ese sentido, el lector siempre tiene el mismo conocimiento que la detective y va descubriendo las pistas y los reveses de la investigación a la vez que ella. Quizá alguna de esas tramas del pasado de Claire queden en suspenso y sin solucionar, con el objeto de continuarlas en el resto de novelas de la serie.

Otro de los elementos principales de la novela y casi un personaje más es la ciudad de Nueva Orleans. La historia está ambientada en 2007, menos de un año y medio después de la catástrofe causada por Katrina que anegó el ochenta por ciento de la superficie de la ciudad. Nos hablan de un lugar que se encuentra en plena reconstrucción, no solo física, si no moral. Ya nada será como la ciudad antes de la tormenta que recordaba Claire, aunque todavía conserva muchas de sus características. Una de las cunas de la música popular moderna desfallece, trata de encontrarse y de recuperar el esplendor perdido de sus celebraciones como el Mardi Gras, las bandas de música callejera, los desfiles tradicionales de los indios negros.

Sara Gran

Muchos regresaron después de la tormenta para encontrar que lo habían perdido todo y que debían comenzar de cero, unos pocos jamás fueron encontrados y otros nunca regresaron porque temían lo que iban a hallar. La autora nos conduce por las calles más turísticas, así como por las más devastadas y pobres; esos recorridos son un viaje que sirve para anclar a Claire a su pasado allí, como para lograr que el lector sea consciente del desastre. Los paseos por la ciudad resultan las escenas más oscuras y con cierta crítica social que convierten a la novela en una historia de género negro.

Los libros son otro elemento muy importante, más para los personajes que para quien aborde la lectura de “Claire DeWitt y la ciudad de los muertos”. El ficticio “Détection” del igualmente ficticio Jacques Silette es un libro de criminología que está presente desde la misma infancia de la protagonista y cuyas indicaciones sigue al pie de la letra. El tratado es una especie de Necronomicón o de Santo Grial dentro del mundillo de la investigación y de detectives privados en el que se mueve Claire, que no deja de aparecer una y otra vez a lo largo de sus páginas, mencionándose pasajes del manual de Silette como un código o un mantra que la investigadora debe seguir si quiere lograr cerrar sus casos.

Claire DeWitt y la ciudad de los muertos” es una lectura entretenida de género negro, con una protagonista que tiene todas las características para hacerle frente a cualquiera de los típicos detectives masculinos que predominan en las novelas policíacas. Os gustará tanto si sois lectores habituales del género, como de thriller y queréis encontrar un personaje diferente e interesante, además de humor, ironía y crítica social.

Para terminar os copio una cita del libro: “Hay un montón de cosas por aquí que molan de verdad, pero no es para los débiles. Y no es un lugar para finales felices”.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson
Portada de Los hombres que no amaban a las mujeres (Milenium 1), de Stieg Larsson
Stieg Larsson, sueco autor de la saga Milenium
Portada de He aquí el hombre, de Michael Moorcock
Michael Moorcock, con su Nébula
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?