Paul Tremblay mantiene el suspense durante toda la novela, sorprendiendo al lector al llevarle por un camino y luego dando un giro brusco que cambia completamente la trama.

El pasado mes de noviembre Nocturna amplió su colección Noches negras con “Una cabeza llena de fantasmas”, una novela de terror de Paul Tremblay. La edición de Nocturna ha sido traducida por Manuel Reyes. Paul Tremblay nació en Aurora, Colorado, en 1971 y se crió en Massachusetts. Tras licenciarse y hacer un máster de Matemáticas en la Universidad de Vermont, se dedicó a dar clases en un instituto de Boston. Ha escrito varias novelas de misterio como The Little Sleep y No Sleep Till Wonderland o la colección de relatos In the Mean Time. Temblay consiguió con el Premio de Novela Bram Stoker con esta novela. Además, Focus Features está preparando su adaptación al cine.

“Una cabeza llena de fantasmas” cuenta la historia de la familia Barrett, aparentemente una familia normal de clase media formada por el padre, la madre y sus dos hijas, Marjorie y la pequeña Merry. Toda la novela está narrada desde la perspectiva de la hija menor, excepto unos fragmentos de un blog presentes en cada una de las partes. Son tres, siguiendo la tradicional división de una historia en presentación, nudo y desenlace. A su vez, cada una de ellas está dividida en otras dos subpartes, la Merry de 23 de años de ahora que le cuenta su historia a una reportera y la de 8 años que vivió un auténtico horror cuando sus padres decidieron convertir un exorcismo en un reality.

Todas esas divisiones ayudan al autor a mantener el suspense, sorprendiendo al lector al llevarle por un camino y luego dando un giro brusco que cambia completamente la trama. Por otro lado, a veces la voz de la pequeña Merry es demasiado adulta, ve demasiado en pequeños detalles que son necesarios para el lector, aunque es verdad que una situación así te hace madurar a la fuerza. No ocurre mucho, por lo que el efecto en general de que una niña está narrando la historia no se ve afectado. En mi opinión lo que más rechina son las entradas del blog que comentan La Posesión, que están contadas en tono cómico muy distinto al resto de la novela. El autor las usa como contraste y realmente consigue el efecto, pero también engaña al lector con ellas, mezclando información falsa entre la mayoría real.

Es un libro de terror aunque no del tipo más convencional. Si esperáis una versión narrada de “El exorcista“, os estáis equivocando porque ese libro ya existe y no es este. Lo que más miedo da del libro es la mezcla. Cualquiera puede sufrir una enfermedad mental y no siempre los médicos pueden ayudar, que es lo que le pasa a Marjorie cuando la esquizofrenia empieza a volverla loca. Cualquiera puede quedarse en paro, que es lo que le pasa al padre de las chicas. Cualquiera puede empezar a obsesionarse para salir de una depresión, que es lo que le pasa, de nuevo, al padre de las chicas con el catolicismo o  a la madre con la bebida. Pero no cualquiera convertiría esa mezcla en un reality show. En otro momento, en otra sociedad, esa idea sería incluso impensable. Por desgracia vivimos en un mundo tan conectado en el que cada vez exhibimos más nuestras vidas en internet y en las redes sociales, por eso nadie intenta impedir que conviertan un drama familiar en un programa de televisión. Temblay no solo se dedica a jugar con el misterio y asustar al lector, dificultándole saber que partes son reales y cuáles no, además aprovecha su novela para criticar los fanatismos, la sociedad del espectáculo.

Y luego está ese final. Cuando ya crees que todo se ha tranquilizado y que ha pasado lo peor, llega ese último trocito de páginas que es el que de verdad te va a poner los pelos de punta al comprenderlo todo, el que de verdad mata de miedo, por citar la frase de Stephen King que viene en la cubierta.

“Una cabeza llena de fantasmas” es una novela con la que he disfrutado muchísimo, a la que se le nota el gran trabajo que ha hecho la editorial trayéndola en castellano, y que no decepcionará a los amantes del género de terror. Recomendada al igual que su autor, al que he apuntado ya en mi lista de futuras lecturas.

Lo podéis encontrar aquí.

Compartir

Amante de las series, adicta a la lectura, escritora aficionada y fangirleadora profesional. Para mí un día no está completo sin un capítulo o al menos unas páginas leídas. Me encanta visitar otros mundos y me apunto rápido a cualquier aventura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here