Todas las hadas del reino, de Laura Gallego: un cuento de hadas diferentePodría decirse que “Todas las hadas del reino” (Montena, 2015) es un cuento clásico. Uno que nos relata cómo el hada madrina Camelia se ha dedicado a resolver los problemas de sus ahijados a base de ingenio y magia durante trescientos años; y cómo cuando le encargan a Simón, un humilde caballerizo enamorado de una princesa, las cosas empiezan a írsele de las manos inexplicablemente.

Pero me estaría quedando corta. El argumento de esta novela puede parecer el de la típica narración de los hermanos Grimm, aunque te aseguro que lo de ser felices y comer perdices no encaja en el mágico universo creado por Laura Gallego. El rumbo que toma la historia se aleja de la superficialidad y alegría característica en los cuentos infantiles, adquiriendo mayor dramatismo y oscuridad conforme la trama avanza. Para cuando Simón aparezca, ya te habrás dado cuenta de que la autora ha ido mucho más allá del trillado bibidi babidi bum. Y vas a agradecérselo.

En primer lugar, olvídate de que el infortunado ahijado sea el núcleo en torno al cual gira el libro. En “Todas las hadas del reino” la protagonista es Camelia. Y es que, si bien las hadas madrinas son elementos casi omnipresentes en este tipo de relatos, hasta ahora ninguno nos había mostrado las cosas desde su punto de vista. He aquí la principal diferencia con Andersen o los Grimm: Laura nos introduce en el mundo de los cuentos clásicos desde su interior, y nos deja intuir cómo funciona. En la novela conoceremos al fin de dónde vienen las hadas madrinas, por qué existen los animales parlantes e incluso lo sucedido con algunos de los personajes más emblemáticos de los cuentos de hadas, como la bruja de "La Bella y la Bestia", por citar alguno.

Pero esta no es la única diferencia con las típicas historias de antes de dormir, ya que la escritora ha querido conceder, cuan mágico don, profundidad y desarrollo a los personajes que pueblan este libro. Camelia es una de sus mejores protagonistas femeninas (que no son pocas), cuya evolución y transformación constituyen el corazón y el mensaje de “Todas las hadas del reino”.

Pero a mi entender el mejor personaje es Ren, un zorro parlante cuyo carisma y astucia sorprenden y divierten durante todo el libro.

El resto del plantel de “Todas las hadas del reino” es de sobra conocido: plebeyos que se enamoran de princesas, hadas madrinas con trajes brillantes, jóvenes maltratadas por sus madrastras, brujas encerradas en torres o el Gato con Botas solo son una pequeña muestra. Y cada una de sus anecdóticas apariciones te hará esbozar una sonrisa nostálgica.

Todas las hadas del reino, de Laura Gallego: un cuento de hadas diferente

Porque la nostalgia también forma parte de esta historia. Al fin y al cabo es un cuento de hadas, y tanto su estructura de capítulos cortos como la elección del narrador omnisciente, su ambientación y sus personajes te trasladarán a los días infantiles donde los cuentos eran inseparables compañeros que te ayudaban a dormir.

Poco más puedo añadir sobre “Todas las hadas del reino”. Es un libro divertido a la par que melancólico, en el que Laura Gallego ha sabido capturar la esencia de los cuentos infantiles, cocinarlos a fuego lento en una olla de bruja y crear una historia tan original y sorprendente como familiar, con la que querrás sustituir a tus perdices.

Otra obra mágica de la indiscutible reina de la fantasía juvenil española. Puedes empezar a leerla aquí.

Compra aquí "Todas las hadas del reino".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here