Superman: Lois y Clark, La LlegadaBienvenidos de nuevo a los cielos de Metropolis, en esta ocasión tengo el placer de reseñar para vosotros el estupendo tomo de rústica en el que ECC ha recopilado los ocho números de la colección “Lois y Clark”, colección en la que el mítico guionista y dibujante Dan Jurgens recupera a un Superman que lo considera como propio desde que lo matara y resucitara en los lejanos años noventa del siglo pasado, para ilustrar la vida de este Superman casado y padre primerizo en este extraño y oscuro universo DC cuenta con el saber hacer principal del dibujante Lee Weeks (Daredevil), con el que empezó a tejer esta historia durante la miniserie “Superman Convergencia”, junto a Marco Santucci (Injustice), Neil Edwards (Sinestro, Vengadores Oscuros) y Stephen Segovia (Lobezno Oscuro).

La historia parte del supuesto de que Tellos envía tras la primera Crisis a Clark, Lois y su hijo Jonathan al Nuevo Universo DC en sus comienzos, concretamente la primera secuencia que vemos es a un contenido Superman contemplando la batalla de la Liga de la Justicia contra Darkseid. Jurgens es un guionista de la vieja escuela que sabe dar un gran tempo a su obra y mezclar costumbrismo y desarrollo de personajes con una acción clásica y sin rimbombancias, éste es un cómic de gusto ochentero, de historias simples el que el bueno salva al mundo y se queda con la chica, un entretenimiento puro y blanco que sinceramente se echa de menos en los convulsos días que vivimos hoy en día.

Superman: Lois y Clark, La LlegadaJurgens introduce rápidamente en el primer número el nuevo status quo de los personajes y ya aventura lo que va a ser una narración en dos tiempos. Por un lado tendremos los acontecimientos presentes, ya han pasado varios años de la llegada de Lois, Clark y John a este nuevo mundo, Clark hace misiones encubiertas portando un traje negro (nuevo homenaje al final de la etapa de Jurgens en el “Reinado de los superhombres”) y barba, y además parece que sus poderes no son tan fuertes como antaño, sin explicarsenos muy bien si es a causa de la vejez o de estar en este nuevo universo. Por su parte Lois trabaja con el seudónimo de “Escritor X”, para una editora llamada Cora, y se dedica a escribir ensayos de investigación que destapan los más feos asuntos de este oscuro y nuevo mundo. Es genial como Jurgens usa a Lois y Clark como el punto de vista que suelen tener los lectores veteranos de DC frente al Nuevo Universo.

El objeto de su nuevo libro no es otro que la organización criminal “Intergang”  que debutó en el mundo de Superman en 1970 en Superman’s Pal Jimmy Olsen 133. La actual preocupación de Clark es la llegada de la “Excalibur”, la nava que en su mundo y en éste pilota Hank Henshaw, el que en el antiguo universo se convertiría en Superman Ciborg y causaría la destrucción de Coast City (no debe de haberse informado que este universo ya tiene su propio Superman Ciborg que no es otro que Zor-El el padre de Supergirl y hermano de Jor-El). Llevado por su preocupación Weeks nos mostrará unas planchas clasicistas de Superman volando y salvando la reentrada de una nave espacial. Por su parte John es un niño alegre y distraído que se maravilla con los secretos del mundo y que sin saberlo está fascinado por la carrera secreta de su padre en este mundo, siguiendo todas las misteriosas noticias que hablan sobre él.

Superman: Lois y Clark, La LlegadaEn los flashbacks vemos la construcción de esta familia, Lois y Clark deciden vivir en una granja y asumir el apellido White, mientras hacen todo lo posible por ocultar los poderes de Clark a John a la espera de saber si este pequeño “Superboy” desarrollará los suyos o no. Jurgens vuelve a dar una lección de guión, pues con tan sólo pequeños diálogos muestra divertidas situaciones, como el asombro de los vecinos de los White por la rapidez en las reformas que lleva a cabo White.

Por otra parte aparece una misteriosa espadachina alienígena en busca de un artefacto llamado la “Piedra del Olvido” que será uno de los ejes troncales de esta colección.

A partir de aquí la narración va a ser la siguiente, ir viendo en el pasado como crece John y como Clark es incapaz de quedarse quieto ante las crueldades de este nuevo mundo lo que le va a llevar a empezar una carrera como superhéroe encubierto, enfrentándose a villanos menores como Onda de Choque y empezando a ser perseguido por las autoridades, en concreto por el implacable agente Chambers. Por su parte en la actualidad el Bruno Manheim de esta realidad, que también es el líder de Intergang empieza una guerra personal contra Lois al descubrir su tapadera como “Escritor X”, lo que va a llevar a Clark a tener que actuar como ángel guardián de su familia y tener que esquivar las pesquisas de un cada vez más atento John.

Superman: Lois y Clark, La LlegadaUno de los momentos clave de la serie viene con la llegada de Blanque, un destructivo villano de gran fuerza y telepatía que obliga a Clark a esforzarse al máximo nivel para poder frenarlo. Un diseño de personaje que recuerda mucho al “Muerte” del “Este del Oeste” de Hickman y que va a facilitar que Clark cree con sus propias manos una “Fortaleza de la Soledad”, donde en secreto hasta para Lois, intenta tener retenidas a las amenazas de este mundo y será donde por llevar a Henshaw, provoque una gran crisis y ponga en peligro a su familia, al ser incapaz de ver que el Henshaw de este mundo dista mucho de ser el monstruo del universo del que él procede.

Otro gran instante es la visita de Lois y Clark a Metropolis y como tienen que esquivar al Jimmy Olsen de este mundo, la reacción de Clark ante las camisetas y merchandaising de Superman y ese mágico evento en el que Lois le entrega un nuevo traje negro a Clark, porque para ella siempre será igual que para nosotros Superman.

Le va bastando ir de una página en una página de epílogo a Jurgens para mostrar el destructivo camino de Hyathis, una suerte de amazona galáctica que no dudará en hacer cualquier cosa por recuperar la “Piedra del Olvido” y que entre otros guiños nos traerá de vuelta a los “Dominadores” de la ya clásica saga “Invasión”.

Superman: Lois y Clark, La LlegadaPero si hay un protagonista que evoluciona en esta obra ése es John. Nuestro intrépido hombrecito va a tener que lidiar en muy poco tiempo con el descubrimiento de la naturaleza de sus padres y de sus propios poderes, me encanta como Jurgens retrata a un niño que en los peores momentos saca valor y interioriza como haría un niño el hecho de que sea capaz de abrir una puerta en llamas sin quemarse y que no duda en saltar desde el tejado de la granja para intentar volar. Y que nos va a dejar el mejor momento del cómic cuando Lois y Clark le muestren su legado heroico y éste le haga volar de felicidad.

Por poner sólo una pega a la obra, es más una contextualización y desarrollo de los personajes que serán los protagonistas de Superman Rebirth que una historia en sí misma. Al final toda la trama de Blanque, Hyathis y la “Piedra del Olvido” se precipita a un final demasiado apresurado, que eso sí nos deja alguna batalla impresionante.

En definitiva un gran cómic que hará las delicias de los lectores clásicos del personaje, y que aportará una visión diferente a los lectores actuales de cómo puede ser Superman. Un cómic clásico con un Lee Weeks soberbio con una gran capacidad para transmitir emociones y llenar páginas de acción superheroica y que recuerda por momentos a una fusión de Kubert y Buscema.

Un Jurgens que escribe una carta de amor para con uno de sus personajes y que aquí lejos de matarlo lo que hace es provocar su Renacimiento. Un cómic que hace volar la esperanza perdida en Superman y que deseamos sea el inicio de una nueva y brillante etapa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here