Superman 48 y 49Bienvenidos de nuevo a los cielos de Metropolis, aunque ahora su guardián ya no esté en ellos sino que ande entre nosotros de nuevo enfundado en vaqueros y camiseta. Hoy de nuevo reseñamos la colección regular de ECC dedicada a Superman.

El número 48 de Superman, cumple de nuevo con tener el honor de formar parte de la “trinidad de portadas alternativas” dedicadas al estreno de Batman v Superman, en esta ocasión en la portada luce Henry Canvill inmenso en su traje del Hombre de Acero y con el emblema de la casa de El en rojo sobre la fotografía. En este número ECC recopila el número 45 tanto de Superman como de Action Cómics.

En Superman comienza el segundo arco argumental de Gene Luen Yang, después de sorprender a propios y a extraños haciendo pública la noticia de que Superman era Clark Kent, debiendo éste exiliarse y en el proceso perder casi todos sus poderes. En este nuevo arco el papel de John Romita Jr. Queda relegado al de portadista de la colección, recreándose en hacernos un Clark muy cansado y derrotado. El sustituto de Romita al dibujo es Howard Porter (Flash, JLA de Morrison). Un dibujante de corte clásico y heroico, que contrasta con el look urbano que pretende Yang con sus historias, pero que a la hora de la acción y los combates va a dar un gran resultado visual, sobretodo gracias al coloreado del estudio Hi-Fi.

Yang prosigue con su trama de HORDR y un obsesivo Kent, recurrirá a cuantos aliados tenga para seguir el rastro de la corporación enmascarada. Yang retrata a un ser que ya no es Superman, un amargado desconfiado, que necesita volar en las alas de los aviones y que no se fía ni de la que en otro tiempo era su compañera del alma, que cambia Metropolis por Oakland. Pese a empezar bien, tengo que decir que Yang en este número me chirría, el “método” de infiltración de Superman para con HORDR y su reencuentro con HORDR-RAIZ es bastante apresurado y denota que el villano de inteligente tiene poco, quiero decir cuántas veces va a funcionar el truco de la máscara robada. Además sin venir a cuento aparece un superhumano, Apolaki, alguien con reminiscencias aztecas y poderes solares, que parece ser bastante conocido en la ciudad.

Superman 48 y 49Una triste sombra de héroe que no tiene ni para comprarse un burrito, se encontrará con toda una red de exóticos personajes tales como: “La bruja Mayari” o “Haemosu”, un grupo de pintorescos y de diseño un tanto extravagante y cuestionable por parte de Porter, comandados por la misteriosa Sherezade. Un nombre que la historia de los cuentacuentos por siempre recordará y la única esperanza de unos viejos dioses olvidados. La única capaz de volver a enfundar una capa en Superman y que sus acciones sean vitoreadas.

Un cambio de registro que personalmente no me convence, no ayuda el sistema de publicación de ECC, pues vemos a un Superman posterior a Action Comics de Pak. Potente el dibujo de Potter pero desaprovechado en coloridos luchadores. Se echa de menos al Yang conspirativo y duele como se desinfla todo el tema de HODR.

Por su parte en Action Comics, Kuder y Pak, son ahora coguionistas siendo Kuder sustituido al dibujo por el caricaturesco Scott Kollins. En la saga Justicia Ciega, vemos en otro punto a Superman obsesionado por recuperar sus poderes, un ermitaño que no duda en volar todo por los aires, si recibe incluso la visita de un antiguo y juguetón compañero de aventuras. Ya no hay Clark Kent que valga. Su barrio de Metropolis intenta rehacerse de la batalla contra Cólera, y Lee siente aún más rechazo del que ya sentía por culpa de la infección de la oscuridad.

Superman 48 y 49Dado que ya no existe Clark Kent, ahora tenemos al bueno del camionero Archie, la nueva e innecesaria identidad de Kal-El, pues parece que se ha puesto de moda que pueda infiltrarse en cualquier lugar sin ningún problema para ser descubierto al momento. Al menos reconozco al equipo de Action que el plan es algo más elaborado. Al final parece que Superman va a tener que vérselas con su oscuridad interior y hasta con la de aquella que creía su aliada.

Una pena pese a lo efectista del dibujo de Kollins y los míticos momentos de Superman abriéndose la camisa, poco o nada hay del antiguo Hombre de Acero una sombra en busca de luz que cada vez va cayendo más y más.

Es hora de pasar al número 49 de la grapa mensual de ECC en el que se recoge el número 46 de Superman y de Action Comics. Comenzando por Superman Yang y Porter nos muestran la nueva y aceptada idolatría de Superman como campeón de las luchas callejeras de Sherezade y su casa de las Mil y Una (¿tópicos?, nah). Mientras en Metropolis descubrimos que cierta chica del pelo azul tiene una curiosa afinidad con las máquinas y que Olsen sigue sin saber hacer chistes, ni siquiera usando a Aquaman.

Porter no podía evitar la ocasión de lucirse con una buena splash del nuevo campeón y sus casi “superpuñetazos”. Lo bueno es que Kent no sólo tiene buena pegada sino también buen micro. Yang parece volver a ser él y gracias a Sherezade tenemos un momento de vestuario, revisitando los orígenes de aquel que fue Superman, que son una delicia. Yang gracias al expresivo Porter, nos da momentos de absoluta hilaridad como cuando Supes se va de juerga con su enmascarado compañero de luchas.

Superman 48 y 49

A partir de ahí tenemos un curioso thriller investigando la relación con HORDR que nos llevará a enfrentarnos a la letal Yurei, Kal-El reencontrará aquello que creía perdido y deberá enfrentarse así mismo, mientras que un inocente sufrirá el embate del odio de HORDR-RAÍZ. Sin duda un número mucho mejor que su predecesor que pesé a lo colorido y estrafalario demuestra que Yang no da puntada sin hilo y que Porter es un portento capaz de pasar de divertidos y expresivos costumbrismos a electrizante acción high-tech.

En cuanto al número 46 de Action Comics. Superman va a dejarse llevar por la masa oscura y va a demostrar que pese a estar al 100% aún es una fuerza imparable. Divertido el trabajo de Kollins que aún así se ve apresurado, carente de fondos y donde lo que más brilla es esa expresión medio endemoniada que le pone a Clark. Ya que está desprovisto de poderes nada mejor que dotarle de otros nuevos, así ahora el bueno de Clarkie podrá moverse entre las sombras. Lejos de ser algo más extraordinario que el hecho de que cualquiera que coge superpoderes nuevos en esta serie ya sabe usarlos en el momento, hasta Lee es capaz de controlar mejor sus emociones que este furioso “Superman”, New 52. Se echa mucho de menos la expresividad y composición de Kuder, porque Kollins hace lo que puede pero ni de lejos llega a su predecesor que se ha quedado como fantástico portadista.

Superman 48 y 49Superman oye la llamada de la oscuridad y descubre parte de los oscuros secretos que esconde Cólera. Y de ahí descubrimos que la creación favorita de Jeff Lemire, Frankestein, de algún modo cayó en las pérfidas manos de la señora de la oscuridad. Así que atentos porque se avecina el combate del año, en la próxima reseña “Superman Oscuro”, vs Frankestein.

Parece que Lee ha llamado la atención de Cólera por ser capaz de dominar la materia oscura, dejándonos con más intrigas que respuestas. De nuevo acción efectista pero plana y carente de fondos, un desarrollo bastante atropellado y una trama que esperemos cierre bien.

En general una gran caída en el interés de ambas colecciones, nos queda seguir animando a que el pobre Superman alce el vuelo de nuevo y renazca de tanto cambio en estos años para volver a ser el símbolo de la esperanza que nunca debió de dejar de ser.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here