Basada en la trama y los personajes desarrollados para el videojuego Star Wars Battlefront II, asistimos a la creación del mítico grupo de espionaje imperial.

Planeta Cómic aprovechando el estreno del videojuego SW Battlefront II nos trae esta novela de intriga y aventura que amplía y desarrolla a varios de sus personajes. El libro, traducido por Albert Agut Iglesias, está escrito por Christie Golden, una de las escritoras número uno en ventas del New York Times, con más de treinta títulos a sus espaladas.

Destacan las novelas que ha escrito de “Star Wars: Fate of the Jedi“: Omen, Allies y Ascension. Entre sus trabajos más mediáticos se incluyen el lanzamiento de la línea “Ravenloft” en 1991 con “El vampiro de las nieblas”, “Fable: Edge of the World”, más de una docena de novelas de Star Trek y múltiples novelas de World of Warcraft y StarCraft, incluyendo “World of Warcraft: Thrall: el crepúsculo de los Aspectos” y “StarCraft II: Devil’s Due”. En 2017 recibió el premio Faust de la International Association of Media Tie-in Writers, que la nombró Gran Maestra tras más de veinticinco años de carrera profesional.

La historia nos traslada a los momentos posteriores de la destrucción de la primera Estrella de la Muerte. El Imperio pensaba que contaba con el arma de destrucción definitiva, aquella que había destruido la ciudad de Jedha y el templo del Kyber; la que había sido utilizada en la batalla de Scarif y la que había  destruido el planeta Alderaan. Todos estos acontecimientos se nos narran de tal manera que ahondamos en la sensación que empieza a recorrer al Imperio: Ganar la guerra puede no ser tan sencillo. Es aquí cuando aparece una piloto de caza TIE, la teniente Iden Versio. Su padre, el almirante Garrick Versio, responsable del Departamento de Seguridad Imperial la cita para informarle de la formación de un escuadrón que debe perseguir a los partisanos que han cogido el testigo del fallecido Saw Gerrera.

Se nos presenta, pues, al resto del escuadrón: El teniente Gideon Hask, un superviviente procedente de una familia de oficiales imperiales. El teniente comandante Del Meeko, exjefe de ingenieria del destructor estelar Implacable, tras haber pasado antes por puestos como soldado de asalto, soldado costero y piloto. Cierra el escuadrón la teniente Seyn Marana, procedente de Inteligencia Naval y dotada de una poderosa memoria eidética y la facultad de hablar más de veinte idiomas.

Iden, nacida en el planeta Vardos e hija de Garrick y de la famosa artista Zeehay Versio, creadora de los carteles de reclutamiento del Imperio, tiene la difícil tarea de demostrar por méritos propios y no por sus ascendentes que es capaz de liderar este escuadrón creado para acabar con la nueva amenaza. Para ello, asistiremos a una serie de misiones de espionaje e infiltración al más puro estilo tradicional. En ellas, los nuevos compañeros harán gala de sus cualidades, crearán los primeros lazos y se asignarán los futures roles. Todo está preparado para el auténtico objetivo del Escuadrón Infernal, a quien se dota de los recursos necesarios, incluyendo la nave Corvus, una corbeta de clase Raider, y el robot buscador ID10.

Gracias a Bokk Naarg, podrán acercarse al grupo de los Soñadores, la última unidad partisana. A diferencia de la Alianza Rebelde, estos son más anárquicos en su organización y forma de actuar, lo que les hace más escurridizos, desconfiados y letales. Los espías imperiales llevan tiempo tratando de infiltrarse y anular esta célula, pero será el Escuadrón Infernal quien tenga la obligación de no fallar. Para ello, organizarán una serie de artimañas que los introduzca en el seno de esta  organización. Entre los partisanos conoceremos a los dos líderes, Staven y el Mentor; a la twi´lek Dahna, a Azen Novaren, Nadrine, el chadra-fan Piikow y al matrimonio kage Ru y Halia. La trama irá enredándose con las misiones, los engaños, las dobles caras y las sorpresas que la resolución de la novela nos irá deparando.

Una novela plagada de acción y universo Star Wars, con razas, naves, referencias a otros personajes (se hace mención a Jyn Erso) y demás  giros que el aficionado devora sin pestañear hoja a hoja. Las pausas que se toma la escritora las hace para ahondar en los personajes, en especial en Iden. Es curiosa la forma de plasmarnos los ideales que mueven a los jóvenes imperiales, seguidores a pies juntillas de los marcados de sus líderes. Están convencidos de poseer la verdad. Todo lo contrario que los partisanos, idealistas capaces de dar su vida por liberar a la galaxia de la dictadura del Imperio. Aunque, estos no son ajenos a los problemas propios de toda organización, donde el deseo de asumir el liderazgo y hacer valer sus opiniones entra en muchas ocasiones en colusión con los demás, sin saber las consecuencias que esto puede ocasionar. Todo esto está en medio de un decorado de película; si quitáramos ese atrezzo, la autora estaría describiendo un escenario y una trama de guerra convencional. En esta ocasión, focalizando la atención en la figura de los espías y los sacrificios y riesgos que estos deben asumir. Esa es la clave de este libro para que su lectura se haga cómoda.

Concluyendo, la novela desarrolla el nacimiento del famoso Escuadrón Infernal y los orígenes de sus integrantes. Nos traslada a los rincones oscuros de la guerra, donde los protagonistas deben infiltrarse sin confiar en nadie, sabedores de que en cualquier momento pueden morir.

Una historia de confraternización, de descubrimentos escondidos y de duro enfrentamiento, creada específicamente para satisfacer a los aficionados que desean expandir el universo Star Wars. Os puedo asegurar que lo consigue.

Que la Fuerza os acompañe!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here