El paso de las estaciones es algo mágico. Es un ciclo de vida y muerte. De renacimiento. Pero, desde luego, es un proceso cargado de una belleza natural que consigue dejarnos con la boca abierta. Y eso es algo que saben muy bien en Swing Swing Submarine, los responsables del preciosísimo Season after Fall. Un juego de rompecabezas y plataformas donde manejaremos a un simpático zorrillo con el increíble poder de manipular las estaciones.

Seasons after Fall

¿El camino que debes seguir se encuentra congelado? Haz que llegue la primavera y se derrita. ¿O quizá necesitas cruzar un lago y sus aguas son demasiado peligrosas para nuestro protagonista? Que venga el invierno y se congele. ¿Quieres un champiñón sobre el que saltar? ¿O que una flor crezca con fuerza? Estos y muchos más son algunos de los rompecabezas que plantea el título. Una obra que pretende ser algo más que una cara bonita pero a la que quizá le falta la calidez que cabría esperar de su propuesta.

Seasons after Fall


Maestro de la naturaleza

Una vez hayamos cerrado la boca en una sonrisa ante el maravilloso diseño artístico con el que cuenta Season after Fall, nos encontraremos con una obra con un planteamiento jugable muy sencillo. Su principal atractivo es el de poder alterar las estaciones a nuestro gusto —una vez hayamos desbloqueado el poder— y con ello podremos resolver los rompecabezas que encontraremos en nuestro camino. Es un punto de partida muy interesante pero que no termina de despegar.

La mayoría de los desafíos a los que nos enfrentaremos pueden resolverse pasando de una estación a otra hasta que aparezca la solución. Por una parte siempre es satisfactorio escuchar ese «clic» en nuestra cabeza cuando damos con la respuesta y sentimos la emoción anterior a ponerla a prueba. Season after Fall omite muchas veces esa sensación debido a la sencillez de sus rompecabezas. El escenario por el que nos moveremos es enorme y tiene un punto de exploración que da pie a encontrar nuevas vías. Eso hace que sufra de un ligero backtracking que nos obligará a repetir ciertas secciones con nuevos poderes.

Seasons after Fall

En el apartado plataformero las sensaciones son parecidas. Le falta chispa. No habrá enemigos por el camino y los saltos no tienen un castigo real si no se consiguen. Esta ausencia de peligro y la reducida dificultad de los desafíos que plantea hacen que se trate de un paseo por el bosque mientras tratamos de sanarlo.

La historia que se nos narra —en perfecto inglés y con subtítulos al español— está arropada por una potente banda sonora que transporta con cariño sus palabras. Estamos en un cuento de hadas. Todo en su planteamiento: el protagonista, el escenario, las habilidades, el tono de la narradora… Todo ello quiere emocionarnos. Por desgracia no lo consigue tanto como sus creadores tenían en mente. No se trata de un producto mediocre, tan solo de uno que sabe qué canción debe tocar para robarnos al corazón, pero que falla en algunas teclas clave e impide que la magia obre con fuerza.

Seasons after Fall


Conclusión

Season alter Fall es un juego con una belleza arrebatadora. Cada fotograma nos habla de la habilidad de sus artistas y del mimo puesto para que nosotros, como jugadores, nos quedemos maravillados. Pero un videojuego no solo es cómo de bonito se ve. Sus responsables han dado vida a un producto quizá demasiado sencillo, tanto en su vertiente plataformera como en sus rompecabezas. Unas mecánicas que desafortunadamente ahondan en un backtracking que puede hacerse algo pesado. Es un juego que nos ganará con su encanto, pero que podría haber dado para más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here