La bruja debe morir, de Sheldon Cashdan: lo que hay dentro de los cuentos de hadas
Natalia Calvo. 02/08/2017  
Encontrado en http://www.fantasymundo.com/articulo.php?articulo=8624
     Una visión desde la psicología de cómo los cuentos de hadas tradicionales influyen en la vida de los más pequeños y los ayudan a crecer.
Portada de La bruja debe morir, de Sheldon CashdanSheldon Cashdan es un psicólogo estadounidense y exprofesor de la Universidad de Massachusetts Amherst. Ha publicado varios libros de psicología: “Objects Relations Therapy”, “Abnormal Psychology” e “Interactional Psychotherapy” antes de lanzarse a estudiar los cuentos infantiles con “La bruja debe morir” (Debate, “The Witch Must Die” en su título en inglés).

La bruja debe morir” es un análisis profundo de los cuentos de hadas, aquellos más famosos, unos cuantos llevados al cine por Disney, otros desconocidos, de las culturas populares de diversos países que pasaron, o no, por las manos de los hermanos Grimm o por Perrault.

En “La bruja debe morir” se analizan todos los cuentos de la mitología popular, los más conocidos o los más interesantes a la hora de realizar un acercamiento psicológico a la mente de los niños que acceden a ellos desde la más tierna infancia. Comienza diciéndonos que los cuentos de hadas tienen diversos mitos que hay que desterrar, el más importante que no fueron creados específicamente para niños, sino que formaban parte del entretenimiento cortesano de la Edad Moderna.

Los cuentos de hadas, además, han sido limados y despojados de mucha de su crueldad por los laboratorios Disney donde, en algún caso concreto, han salido reforzados, pero que han perdido en su mayor parte su esencia educativa al haberse retirado la crueldad innata de los mismos.

En posteriores capítulos y casi hasta el final, se adentra en las implicaciones psicológicas y preventivas de dichos cuentos, analizando los “pecados” juveniles que se tratan de corregir con ellos. Dichos pecados, como la vanidad (representada en "Blancanieves", sobre todo, pero también desde la Antigüedad con el mito de Eros y Psique o en el siglo XX con “El retrato de Dorian Grey"), la glotonería ("Hansel y Gretel", "Pulgarcito", "Caperucita"), envidia ("Cenicienta" en sus más de 700 versiones desde la Antigüedad), engaño ("Rumpelsttiltskin"), lujuria ("La sirenita", "Las doncellas bailarinas"), avaricia ("Jack y las habichuelas mágicas", "El pescador y su mujer") y la holgazanería ("Pinocho", "Las tres hilanderas", "Madre Nieve").

Además de ese recorrido por los defectos infantiles, anteriormente Cashdan hace una reflexión interesante sobre el concepto y el personaje de las brujas de los cuentos, una figura que representa más allá de otras personas, los propios defectos de los niños, unas desventajas que deben ser corregidas mediante la muerte (casi segura, excepto casos excepcionales) de la bruja, lo que retorna al lector al camino correcto y deja en paz su mente y corazón al ver que todo tiene solución.

Otro tema interesante en la obra es el de los objetos que, en cuentos como "La bella Basilisa", es un elemento fundamental que representa el amor de la madre desaparecida y que son vistos como objetos transicionales al estilo de Rosebud en "Ciudadano Kane". Estos objetos proporcionan una serie de características que van desde la amabilidad, la sabiduría o el amor y que pueden ser los huesos de un animal, una manta, osos de peluche o la misma muñeca que regala a Basilisa su madre antes de morir, regada con unas gotas de su propia sangre.

Pero además de los cuentos de hadas tradicionales, Cashdan hace un recorrido por "El mago de Oz", el libro de L. Frank Baum, asimilándolo a otros cuentos parecidos como "Riquete el del Copete" (un hombre muy feo pero muy inteligente), y que muestra a los niños habilidades ocultas como el valor (león cobarde), la amabilidad y el amor (hombre de hojalata) o la inteligencia (hombre de paja). Aunque el cuento cambió en la versión de la Metro Goldwyn Meyer con la introducción del elemento sueño, que desvirtúa todo el aprendizaje de Dorothy y sus compañeros), sigue siendo un viaje iniciático potente que Cashdan compara con la saga Star Wars y que ayuda a los niños a comprenderse por dentro.

Por último, el libro analiza los nuevos cuentos que van surgiendo remodelando historias antiguas para adaptarlas al siglo XXI, como las revisiones feministas "The Little Girl and the Wolf" o "The Princess who Stood on Her Own Two Feet", que reivindican una visión más moderna del papel de la mujer en los cuentos, dándole características que no suelen encontrarse en los cuentos de hadas tradicionales.

Sheldon Cashdan

Se trata, en definitiva, de una obra muy interesante para todos los públicos, puesto que todos, en algún momento de nuestras vidas hemos sido asiduos de los cuentos de hadas, bien sea por motu propio o por influencia externa. Esos cuentos de hadas nos acompañaron, acompañan y acompañarán porque son historias supranacionales que permiten completar la educación centrándose en uno mismo y que quien más quien menos posee un cuento favorito que dice mucho de la personalidad adulta de la persona.

Si tengo que buscar un defecto a este libro es, sin duda, su inclinación absoluta hacia el psicoanálisis, una escuela filosófica que parece estar bastante superada. Sin embargo, eso no desvirtúa la potencia del libro y la capacidad de llegar a todos los lectores adultos, que verán representadas sus infancias en uno u otro capítulo.

Compra aquí "La bruja debe morir".