La codicia de Guillermo de Orange, de Germán Gullón: thriller económico
Laura Morales. 10/09/2014  
Encontrado en http://www.fantasymundo.com/articulo.php?articulo=6285
     Thriller centrado en una conspiración económica cuyo objetivo es disparar la prima de riesgo española.
Portada de La codicia de Guillermo de Orange, de Germán GullónLa codicia de Guillermo de Orange” es una novela publicada en 2013 por la editorial Destino (que se puede encontrar en FantasyTienda) y escrita por Germán Gullón. Gullón es crítico literario, escritor y además profesor universitario. Ha sido catedrático de literatura española en las universidades de Pennsylvania, California y Ámsterdam, ciudad en la que sitúa parte de esta novela. Es colaborador habitual de El Cultural del diario El Mundo. Sus últimos libros de crítica son “Los mercaderes en el templo de la literatura” (2004), “Una Venus mutilada. La crítica literaria en la España actual” (2008), y “El sexto sentido. La lectura en la era digital” (2010). Como escritor de ficción ha publicado dos libros de cuentos, “Adiós, Helena de Troya” (1997) y “Azulete” (2000), y la novela “Querida Hija” (2000).

La codicia de Guillermo de Orange” empieza un día, 11 de julio, de un año, 2010, que absolutamente todos los españoles reconocerán. La noche que España se proclama campeón del mundo de fútbol en el Mundial de Sudáfrica al marcar a Holanda en la prórroga de la final. Este evento fue histórico para todos los españoles, ¿pero cómo fue para el bando contrario? Seguro que a ellos no les hizo tanta gracia.

Germán Gullón presenta una hipotética versión de lo que pudo ser esa noche desde los ojos de Joost van der Linden, un empresario nostálgico de la gloria del antiguo imperio holandés, que no se molesta en ocultar su inmenso racismo contra los españoles, a los que considera despreciables y de poco valor. Para van der Linden, la derrota de su selección ante España es una auténtica ofensa al orgullo holandés que hay que remediar.

En principio esto no tendría porqué tener ninguna repercusión si no fuera porque Joost Van der Linden tiene muy malas intenciones y el poder suficiente para llevar a cabo su venganza. Es socio-director de la sociedad financiera Willen van Orange (Guillermo de Orange, en español), y con ayuda de otros dos amigos y socios que pertenecen a la misma sociedad, empieza a urdir una venganza que busca aprovecharse de la crisis económica que asola España.

La novela termina encajando por sí sola, como las piezas del Tetris, a medida que pasan las páginas de este thriller con tintes de realismo.

Aprovechar sus influencias en las altas esferas para deteriorar la imagen de España en el resto de Europa, con el fin de disparar la prima de riesgo y beneficiarse económicamente mediante la especulación, no es el único objetivo de esta sociedad. La conspiración financiera de esta peculiar sociedad dará comienzo a una ola de sobornos, violencia y crímenes, y así es como conoceremos a Ellen, la otra gran protagonista del libro, y que se ve involucrada prácticamente sin querer en todo este lío.

Ellen es una joven holandesa que acaba de escribir una tesis sobre un máster de español en la que ha investigado como el periodismo holandés, en ocasiones, maltrata la crisis financiera española para arruinar la reputación del país, lo que nos da una idea de en qué bando estará la chica. Viajar a España para trabajar para trabajar como ayudante de entrenadora de hockey sobre hierba en un equipo de Madrid parece un buen escape a sus problemas, con los que obviamente Ellen no cuenta que la sigan hasta allí como en realidad hacen.

No le quedará otra que recurrir a sus amigos, periodistas y profesores universitarios, y a sus contactos, tanto holandeses como españoles, para salir del lío en el que está. Todos comenzarán una peligrosa e interesante investigación para desenmascarar los planes de la organización naranjista.

Germán Gullón

De esta forma empieza un desfile de personajes de lo más variopinto, más lento o más rápido según el capítulo, que amplía los puntos de vista del lector sobre lo que está sucediendo exactamente. Está representada desde la situación actual de Europa, con una minoría, en su mayor parte corrupta, acumulando la mayor parte de la riqueza de sus respectivos países, pasando por deportistas y grupos musicales de barrio hasta terminar por gente de los más corriente, con sus propios problemas pero con pequeños talentos que los convierten en parte importante de la trama, que termina encajando por sí sola, como las piezas del Tetris, a medida que pasan las páginas de este thriller con tintes de realismo.