Con algunos ajustes más y el añadido de iones metálicos, los investigadores esperan añadir entre tres y cuatro colores más a la mezcla y aumentar la resolución de las imágenes.

Hasta ahora, los científicos sólo podían ver en blanco y negro cuando utilizaban microscopios electrónicos. Un grupo de investigadores ha logrado derribar esta barrera, y os mostramos la primera imagen en color tomada con un microscopio de este tipo.

Los microscopios electrónicos pueden aumentar la visibilidad de un objeto unos 10 millones de veces, lo que permite a los investigadores observar el funcionamiento interno de, por ejemplo, una célula o un ojo de mosca, aunque hasta ahora sólo se podía hacer en blanco y negro.

 

Este nuevo avance, que llevaba gestándose 15 años, utiliza tres diferentes tipos de metales terrestres raros -llamados lantánidos- dispuestos uno por uno en capas y celdas, en una diapositiva del microscopio, que detecta cuándo cada metal pierde electrones y registra cada pérdida única como un color artificial.

 

De momento, los investigadores sólo han producido tres colores -rojo, verde y amarillo, según informaron ayer en la revista Cell Chemical Biology. Aún con esta limitación, la habilidad de utilizar color crea contrastes finos donde la escala de grises tradicional simplemente no puede llegar. El equipo pudo ver una cadena de proteínas que se apretujaban a través de la membrana celular, como puede apreciarse en las fotografías, a un nivel de detalles sin precedentes. Con algunos ajustes más y el añadido de iones metálicos, los investigadores esperan añadir entre tres y cuatro colores más a la mezcla y aumentar la resolución de las imágenes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here