Ojo de Halcón 5: Ojos de HalcónBienvenidos de nuevo a las desventuras de nuestros tiradores morados favoritos. Hoy tengo el placer de reseñar una nueva entrega de 100% Marvel dedicada a los Ojo de Halcón de Jeff Lemire (El Viejo Logan) y Ramón Pérez (Cuento de Arena, Nova). Tras la sorprendente última página del tomo anterior todo eran especulaciones sobre lo qué nos íbamos a encontrar ya que veíamos a una Kate adulta encontrándose con un Clint Burton anciano, muy similar en estética al Ojo del Halcón del primer Viejo Logan de Millar, no era descabellado suponer que a lo mejor tras las Secret Wars de Hickman a lo mejor teníamos al cínico tiraflechas de vuelta. Pues temo anunciaros que no es así.

En este tomo se recogen los seis números de All New Haweye vol. 2 que son una continuación natural del anterior tomo aunque se suponga que las Secret Wars y sus ocho meses en blanco hayan tenido lugar. En esta ocasión Lemire vuelve a una de sus técnicas narrativas favoritas que es la de la doble línea temporal que además permite a Pérez desarrollar sus distintos estilo pictóricos. Por un lado tenemos la línea del futuro, 30 años tras el incidente del Proyecto Comunión (ya sabéis esa suerte de homenaje nada disimulado al Akira de Otomo en el que tras rescatar de Hydra a unos niños telépatas deformes y mutantes Clint decidía volver a entregárselos a Maria Hill y por ende a S.H.I.E.L.D.

En la línea del presente Pérez intenta imitar lo máximo posible a Ajá, línea muy suelta, máxima expresividad y narración, centrada principalmente en los desencuentros que tiene la convivencia entre Clint y Kate, con el pobre Fortu de por medio. Por su parte la sección del futuro tiene un trazo mucho más sucio y roto, con unos colores mucho más claros y evanescentes, casi da una sensación de dibujo sin acabar. Allí vemos que Kate gracias a su fortuna heredada tiene un enorme arsenal de recursos en su haber y que vuelve a reclamar la ayuda de su retirado mentor para intentar enmendar el Proyecto Comunión. De nuevo los diálogos de Lemire son de lo mejor en este cómic y las situaciones que genera como la reacción de Burton a tener que volver a enfundarse las mallas moradas.

Ojo de Halcón 5: Ojos de HalcónKate parece decidida a ir por libre, Clint forma parte de unos Nuevos Vengadores en los que están sus amigos Wiccan y Hulking y no ella, está cansada de vivir a la sombra de Burton y por ello la pequeña halcón volará fuera del nido dejando tremendamente devastado a nuestro perdedor favorito. Y es que Lemire ahonda muy bien en lo especial que es Kate para Clint, no hay una relación sentimental entre ellos, es su tutelada, su apoyo, lo único que ha logrado que no se fuera a la mierda por unirse a él en su vida. La secuencia de la devastadora soledad de Burton mientras van pasando los días sin ella es un momento genial de este cómic sin duda.

Aunque el segmento del futuro aporta un villano interesante como es el Mandarín, o un curioso cambio en el status quo sentimental de Kate al relacionarla con el bueno de Noh-Varr el Marvel Boy creado por Grant Morrison, Vengador Oscuro y compañero en los Jóvenes Vengadores de Kate, tiene el problema de parecer inconcluso demasiado pronto, todo son disparos de flechas, extrañas escenas de acción que con el peculiar dibujo que decide utilizar Pérez quedan raras y dificiles de seguir y una sensación al dejar de leerlo como que es una historia de relleno, con algún buen punto entre nuestra pareja de personajes, pero ni por trama, ni por dibujo o importancia argumental es una historia con la que lleguemos a conectar.

Tanto es así que lo que argumentalmente ocurre es que por una vez el bueno de Clint hace algo bien, se envaina su orgullo y tras caer en un pozo de autolamentación al fin y tras traernos de vuelta al bueno de su hermano Barney (Ojo de Halcón en los segundos Vengadores Oscuros y pieza clave de la anterior etapa), decide enmendar sus errores e intentar salvar a los niños del Proyecto Comunión con Katie.

Ojo de Halcón 5: Ojos de HalcónMe encanta el giro que le ha dado Lemire a Barney, de hermano mayor resentido en busca de eclipsar a su hermano y vengarse porqué él hizo todas las cosas duras para protegerlos a ambos en el circo, a bonachón entrado en carnes, felizmente casado y con hijos adoptivos. Una fuente de sabiduría que deja alguno de los mejores momentos del cómic en sus charlas de hermano a hermano y que demuestra que aún sabe dar en el blanco con flechas y con palabras.

Mientras tanto Katie intenta encontrar un blanco para su vida, por ello Lemire vuelve a dar lecciones de costumbrismo con la aparición de America Chavez, antigua compañera de Katie en los Jóvenes Vengadores y que nos brinda un gran momento de “charla de chicas” y de lo que es una “mejor amiga”. Lemire ha captado la esencia de Fraction pero invirtiendo los papeles Katie tiene casi más voz que Clint y su vida y reacciones importan más que a cuantos soldados de Hydra logra derribar a flechazos.

En la segunda mitad del tomo de nuevo tenemos una narración en dos tiempos. Por un lado seguimos con la locura de plan del Equipo Ojo de Halcón contra S.H.I.E.L.D. y contra Hydra y por otra parte Ramón Pérez vuelve a su estilo más onírico y preciosista para contarnos la infancia de Kate Bishop y cómo su camino con Burton ocurrió mucho antes de que los Jóvenes Vengadores irrumpieran en cierta boda. Lo que más llama la atención de estos cortes es el color, todos son matices de púrpuras y morados.

Ojo de Halcón 5: Ojos de HalcónKatie tiene todo lo que una niña de su edad podría desear, excepto el amor de unos padres divorciados. La vuelta a Nueva York a ser la niña de papá que sólo baila para sacarle una sonrisa, le llevará a descubrir que en verdad su padre no es más que un mafioso que contrata a villanos de tercera como “el Matador” (Segundo villano español después de “el Diablo”) un pobre diablo vestido de torero que tuvo esporádicas apariciones contra Capitán América o Daredevil tras su debut en Daredevil Special 1.

Lemire escribe muy bien los pensamientos y la rabie interior de Katie y tenemos ese momentazo de retrohistoria en la que tras liberarse ella misma de Matador y sus matones (¿qué esperábais?) sea rescatada por Ojo del Halcón y el resto de los Vengadores con un look setentero muy bien trabajado por Pérez.

A destacar lo vibrante de la acción y su narrativa en la secuencia del asalto al camión como con tan pocas líneas se puede decir tanto. Y esa preciosa despedida en que los dos halcones saben que deben llevar cada uno un camino diferente al menos de momento. Lemire sabe escribir bien a los personajes por eso le bastan apenas unas páginas para sacar a una Maria Hill fantástica en su papel de hacerse la tonta.

Los caminos del Equipo Ojo de Halcón se separan veremos a dónde van ahora en la nueva Marvel Now, desde aquí les deseo que sin duda los editores vuelvan a dar en la diana y encuentren buenos equipos creativos que sepan como cargar de buenas historias los carcajs de estos personajes geniales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here