ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Noticias de ciencia

Introducción de árboles en las ciudades: ventajas, desventajas y especies a tener en cuenta


 Biología / Medicina  Física / Astronomía  Ciencias de la Tierra
Alejandro Serrano   30/04/2017
Comenta con tu Facebook
Meneame
Un estudio transversal de Katherine J. Willis1,y Gillian Petrokofsky muestra datos interesantes para ayuntamientos y gobiernos de cualquier orden.
Hoy día, casi nadie discute los beneficios de incorporar elementos naturales a los entornos humanos, ya que directa o indirectamente producen valor intrínseco para las personas. En muchos países analizan qué elementos incorporar a los paisajes rurales y urbanos, y cómo disponerlos para su mayor aprovechamiento.

Un ejemplo claro de este capital natural es la distribución de los árboles y en general de los espacios verdes en las ciudades, que pueden absorber grandes cantidades de dióxido de carbono y favorecer el enfriamiento a nivel local, lo que palia en parte el efecto de isla de calor urbana. También, por supuesto, la reducción de la contaminación y la mejora de la salud humana son también efectos evidentes de una disposición acertada de los elementos naturales en un entorno urbano. Pero también, la comprensión de las características de determinadas especies es crítica, y plantar las especies equivocadas en los lugares erróneos puede causar problemas no deseados.

Algunas especies arbóreas son más resistentes a la contaminación que otras. Por ejemplo, el plátano de sombra (Platanus x hispanica) ha prosperado en muchas calles urbanas durante muchos años, en parte colabora con el proceso de limpieza de contaminantes por su capacidad de mudar su corteza. La vegetación también puede actuar como filtro natural, eliminando partículas nocivas transportadas por el aire o la absorción de la contaminación gaseosa del aire, a través de estomas en la superficie de sus hojas. Sin embargo, la cantidad de estas partículas eliminadas depende en gran medida de la especie. Por ejemplo, recientemente se ha demostrado que la efectividad de diferentes especies de plantas en la eliminación de partículas nocivas del aire de Beijing (y por lo tanto su potencial para ayudar a reducir el smog severo que afecta a la ciudad cada invierno) varió hasta 14 veces según la especie.

Las principales razones de esta variación fueron las diferencias en la superficie y cantidad de cobertura foliar y la forma física de la especie. Los árboles fueron más eficaces en la eliminación de estas partículas, aunque la altura del árbol era importante (mejor si son menos altos). Las especies que más partículas eliminan son el olmo, la magnolia, el fresno y el acebo. Ciertas especies de trepadoras tuvieron mejores resultados que algunos árboles en la captura de partículas nocivas, una consideración importante al crear muros y techos verdes en las estructuras de la ciudad. El ginkgo (Ginkgo biloba) y la madreselva (Lonicera maackii) no fueron tan efectivos.

Es importante, por supuesto, si los árboles son perennes o caducos, así como el tamaño, la forma y la cera epicuticular de las hojas. Por ejemplo, entre 27 especies de árboles y arbustos comúnmente plantadas en ciudades noruegas y polacas, las especies de coníferas -en particular el pino silvestre (Pinus sylvestris)- son las más eficientes en la captura de partículas nocivas. Por el contrario, las especies caducifolias de hoja ancha como el tilo silvestre (Tilia cordata) eran menos eficientes. Una herramienta online desarrollada para capturar estos datos, i-Tree, desarrollada por el Servicio Forestal de EE.UU., está revelando algunas cantidades notables de captura de partículas nocivas de diferentes especies de árboles. Por ejemplo, un estudio reciente utilizando i-Tree estimó que los árboles en espacios públicos en Estrasburgo, eliminaron 88,23 toneladas métricas de contaminantes entre julio de 2012 y junio de 2013.

Olmo en ciudad

Además del control de la contaminación, existen pruebas limitadas pero convincentes de los efectos positivos de los árboles urbanos en la salud física y mental, que complementa la investigación psicológica que ha demostrado los beneficios de los parques y espacios verdes como recursos de salud para las poblaciones urbanas. Por ejemplo, cuando compararon barrios con diferentes densidades de árboles callejeros en Toronto (Canadá), con conjuntos de datos de alta calidad sobre salud pública y datos demográficos, encontraron que una mayor densidad de árboles (arce, falsa acacia, picea, ceniza, tilo, roble, cerezo y abedul) estaba correlacionada con una mayor percepción de salud y menor incidencia de enfermedades cardíacas y metabólicas. Los autores estimaron que plantar sólo 10 o más árboles por bloque de ciudad equivale a ahorrar más de 10.000 dólares canadienses por hogar en costes relacionados con la salud, cifra que excede con mucho el coste estimado de plantar y mantener esos 10 árboles adicionales.

Un estudio similar elaborado en entornos urbanos y rurales en Wisconsin, (EE.UU.) encontró que tener más árboles en un vecindario (medido como un mayor porcentaje de copa de árbol) se asoció con una salud mental más positiva, particularmente entre los mayores de 55 años. Otro estudio transversal, esta vez en Londres (Reino Unido) concluyó que las áreas con mayores tasas de prescripción de antidepresivos y la prevalencia del tabaquismo tenían menor densidad de árboles callejeros. Los niveles de tabaquismo estaban relacionados con los niveles de prescripción de antidepresivos, pero después de controlar factores de confusión entre causas y datos, la relación entre el número de árboles y las prescripciones para tratar la depresión se mantuvieron.

Sin embargo, junto a estos beneficios indudables de la introducción de entornos verdes en las ciudades, hay un inconveniente. Algunas especies arbóreas pueden estar asociadas a una serie de problemas, en particular la liberación de polen en el aire que causa reacciones alérgicas humanas y la emisión de compuestos orgánicos volátiles biogénicos asociados con la formación de ozono, y que contribuyen a la contaminación fotoquímica de la atmósfera.

Los árboles pertenecientes a las órdenes fagales, lamiales, proteales y pinales son las fuentes alérgicas más potentes. Muchos árboles urbanos comunes pertenecen a estos órdenes, como el abedul, el fresno, el algarrobo, el sicomoro o plátano occidental y el ciprés. En cuanto a la emisión de compuestos orgánicos volátiles biogénicos, el tupelo, el álamo, el roble, la falsa acacia, el sicomoro y el plátano occidental, son altos emisores de BVOC, y han sido plantados de forma extensa en las ciudades.

Plátano de sombra en ciudad

Finalmente, hay que tener también en consideración la forma de los árboles y su altura. Varios estudios han demostrado que los árboles altos y la vegetación densa pueden limitar la circulación del aire y acumular partículas nocivas a nivel de calle. En algunos casos, este efecto aerodinámico podría ser más perjudicial que la capacidad de eliminación de partículas de los árboles. El plátano de sombra, por ejemplo, necesita ser muy podado, ya que su estructura densa resulta en un flujo de aire pobre y hace que las partículas nocivas se queden atrapadas a nivel de calle.

Por lo tanto, plantar árboles en las ciudades puede tener claros beneficios, pero también desventajas. La comprensión de ambos aspectos requiere un conocimiento detallado de las especies en cuestión y su adecuación a la ciudad. También deben tenerse en cuenta las tolerancias ecológicas de los árboles; por ejemplo, es poco probable que los árboles tropicales funcionen bien en las zonas boreales y esto influirá en su funcionalidad en ciudades fuera de su área de distribución natural. Sin embargo, la lista de especies arbóreas plantadas en las ciudades es bastante limitada, y la belleza suele tener prioridad sobre la ciencia, con poca consideración a toda la gama de ventajas y desventajas del capital natural de cada especie.

Cuando se buscan nuevos candidatos potenciales, la diversidad es importante; Aunque a menudo no podemos protegernos contra el siguiente patógeno, asegurando que una amplia gama de árboles diferentes se plantan proporcionará cierta resiliencia. También podría ser bueno considerar especies raras, amenazadas y en peligro de extinción. Ginkgo biloba era una vez una de las especies más raras y críticamente en peligro en el mundo; Sus poblaciones están ahora generalizadas a nivel mundial, gracias a su uso como árbol de la ciudad.

Fuente: Science.




 

Versión imprimible

Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?