Mañana empieza todo, de Hugo Gélin: Todos los ingredientes para ser un éxitoDesde "Tres solteros y un biberón" (Coline Serreau, 1985), cada cierto tiempo se realizan películas sobre padres que hasta entonces no les pasaba por la cabeza hacerse cargo de la crianza de un hijo o una hija. Son hombres egoístas, workaholics o simplemente inmaduros e irresponsables que de un día para otro se encuentran con un bebé en el felpudo ante la puerta de su casa y deben lidiar con una situación que les supera en todos los sentidos. De aquella película francesa –que tuvo una secuela en 2003–, Hollywood, siempre a la caza de historias que contar y adaptar a su propio imaginario, hizo un remake, "Tres hombres y un bebé" (Leonard Nimoy, 1987), que también tuvo su secuela unos pocos años después ("Tres hombres y una pequeña dama", 1991).

Por el camino llegaron películas con padres irresponsables al cuidado de adolescentes problemáticas, como "Mi padre, mi héroe" (Gérard Lauzier, 1991), con Gérard Depardieu al frente y que se prestó para interpretar el mismo papel en un remake en coproducción franco-estadounidense, "Mi padre, ¡qué ligue!" (Steve Miner, 1994), con una jovencísima Katherine Heigl en el rol de la despendolada chiquilla. Tuvimos a padres coraje como el que interpretó Roberto Benigni en "La vida es bella" (1999) o también el torturado progenitor en cuya piel se metió Will Smith en la película "En busca de la felicidad" (Gabriele Muccino, 2006), siendo el niño al que cuidar su propio hijo Jaden. Y he aquí que nos llega “Mañana empieza todo” (Hugo Gélin, 2017), con Omar Sy al frente como un niño grande al que le cae la responsabilidad de cuidar de una hija de la que ni sabía la existencia. Y curiosamente esta vez se trata de un remake francés de una película, "No se aceptan devoluciones" (Eugenio Derbez, 2013), de la que calca argumento adaptándolo a la realidad franco-británica.

Samuel (Sy) ha crecido en la impostura y ha hecho de ella su manera de vivir. Vive en el sur de Francia, sin responsabilidades ni ataduras de ningún tipo, trabajando, o más bien pasándoselo en grande, como entertainer de turistas en un yate y una casa en la playa. Su jefa, dueña de todo el tinglado, no sabe qué hacer para que Samuel deje de actuar como un inmaduro que sólo piensa en fiestas hasta las tantas de la madrugada. Pero un día Samuel recibe la visita de un antiguo flirteo de noche de verano, Kristin (Clémence Poésy, a quien hemos visto recientemente en la serie franco-británica "The Tunnel"), que le comunica que es padre de una niña de apenas tres meses, Gloria, y que ipso facto desaparece, dejándole el bebé literalmente en sus brazos. Samuel, pensando que podrá solucionar el entuerto en apenas horas, se va a Londres en busca de Kristin para devolverle a su hija, ya que no quiere hacerse cargo de ella, y cambiará radicalmente de vida sin proponérselo… aunque no demasiado.

Sí, se hará cargo de la pequeña Gloria, pero seguirá viviendo al día, ahora como especialista para una exitosa serie de acción en Reino Unido, gracias al empeño de un productor, Bernie (el canadiense Antoine Bertrand). Los años pasan y Samuel, con la ayuda de Bernie, (mal)criará a Gloria, residiendo padre e hija en una casa llena de juegos (como la de Tom Hanks en "Big", de Penny Marshall, 1990), haciéndole creer a la pequeña que su madre es una agente secreta que viaja por todo el mundo y que por eso no puede vivir con ella; acostumbrado a la mentira, Samuel se hará pasar por Kristin en un intercambio de e-mails y postales con Gloria, que ansía el momento en el que podrá conocer a su madre. Todo cambiará cuando, ocho años después de dejarle el bebé en sus brazos, Kristin reaparezca dispuesta a cuidar de su hija… incluso a llevársela.

Mañana empieza todo, de Hugo Gélin: Todos los ingredientes para ser un éxito

Hugo Gélin parece tener en mente un pelotazo como "Intocable" (Olivier Nakache y Eric Toledano, 2011) a la hora de formular una película que aúna comedia y drama en torno a la relación de un padre con su hija. "Mañana empieza todo" pretende que nos riamos en su primera hora y que nos emocionemos en el tramo final, hasta el punto de que resultará conveniente llevar un par de pañuelos de papel, por si acaso. La risa y la emoción forman dos caras de una misma moneda, puesta al servicio de una película amable, familiar, llena de matices sobre la verdad y la impostura (y la mentira que hace un bien social), la paternidad asumida a la fuerza (y la maternidad abandonada), sobre las ganas de vivir y la negación de la muerte (“despierta, eres inmortal”, le dice Gloria a Samuel, cuando este se hace pasar por muerto al finalizar una secuencia de acción; una frase que se convierte a su vez en mantra y broma privada). De hecho, la muerte estará latente en la segunda parte de la película, aunque el guion algo tramposo intentará que nos olvidemos de ella justo hasta el momento en el que hay que sacar el pañuelo para enjugarnos las lágrimas que inevitablemente dejaremos caer, cual mecanismo exacto de un reloj.

Mañana empieza todo, de Hugo Gélin: Todos los ingredientes para ser un éxito

Omar Sy, el coprotagonista de "Intocable", muestra aquí también ese carisma y desparpajo ante la cámara que le lanzaron al estrellato, con esa franca y abierta sonrisa y las mismas ganas de que nos riamos con su personaje. Le vienen bien estos papeles a Sy, que saca todo el partido de su vis cómica, su lenguaje corporal y de un vozarrón que en el dolaje suele perder intensidad. Resulta imprescindible, en esta ocasión, ver la película en versión original subtitulada, pues el personaje de Sy, que se traslada a vivir a Londres, apenas habla cuatro frases en inglés (realmente no necesita el inglés para desarrollar su trabajo de especialista en secuencias cinematográficas de acción); de hecho, se niega a aprender inglés, pues se da cuenta de que tampoco tiene por qué, hablando francés una inusitada cantidad de personas que lo rodean, lo cual constituye un recurrente gag en torno a los matices idiomáticos y el desconocimiento que los algunos personajes tienen del inglés y del francés.

Hasta qué punto se perderá la gracia de las situaciones de confusión por el idioma en la versión doblada al castellano, está por verlo. Quédese el espectador, eso sí, con la broma a costa del cineasta hongkonés Wong Kar-wai, que tiene mucha gracia.

Mañana empieza todo, de Hugo Gélin: Todos los ingredientes para ser un éxito

La joven actriz Gloria Colston, en perfecta armonía con su padre en la ficción, se come también la cámara y muestra el mismo carisma que Sy, siendo ambos los incuestionables protagonistas de una historia que tiene sus secundarios, con Antoine Bertrand como el simpático, regordete y consabido personaje homosexual que no deja de lanzarle los tejos a todo hombre que le hace tilín y también asume el rol de particular Pepito Grillo para Samuel/Sy; con Anna Cottis como la directora de la escuela de Gloria, tan severa a la hora de echarle en cara a Samuel las notables ausencias de la niña a clase como fan de la serie televisiva en la que éste trabaja como especialista; o con la propia Clémence Poésy, que asume el ingrato (y cuestionable) papel de la madre que abandonó a su hija para luego, sin ton ni son, aparecer y querer recuperarla.

Todo está dispuesto para que la historia fluya, a pesar de algunos notables agujeros en el guion, y nos dejemos llevar a lo largo de sus casi dos horas, alternando la comedia y el drama. Un metraje que se antoja excesivo para lo que se quiere contar y que alarga el epílogo al que se quiere llegar para buscar el momento exacto en que el espectador debe soltar la lagrimita.

Mañana empieza todo, de Hugo Gélin: Todos los ingredientes para ser un éxito

Con todo, "Mañana empieza todo" tiene las claves para triunfar, como las tuvo "Intocable" hace unos pocos años, y se une a esas películas francesas con historias optimistas que se convierten en éxito de taquilla y que periódicamente llegan a nuestras pantallas, de "Bienvenidos al norte" (2008) a "Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!" (2013) pasando por "Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?" y "La familia Bélier" (ambas de 2014). El resultado: palomitas saladas y algodón de azúcar para acompañar una velada cinéfila de fin de semana. Buen rollo, que no falte, mensaje de superación personal al final y et voilà!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here