Si pensamos en películas de animación, seguramente las calificaremos sin pensarlo para un público familiar o infantil. Y normalmente acertaríamos, pero la última gamberrada de Conrad Vernon y Greg Tiernan (véase los directores), ha decidido saltarse esta norma tácita y estamparnos en la cara una comedia animada llena de gamberrismo, gore, referencias sexuales y lenguaje soez. Sí, tal y como has leído.

En un supermercado cualquiera, los alimentos viven felices esperando que los “dioses” que hacen la compra se los lleven al Gran Más Allá donde, piensan ellos, podrán dar rienda suelta a sus deseos e instintos más básicos para toda la eternidad.

La fiesta de las salchichas: todo lo que no esperas en una película de animación

Cuando a Frank (una salchicha Frankfurt, chistaco) y a Brenda (su medio bollo) les llega el turno, se caen del carro por accidente. Tras una de las mejores y más gore escenas de la película, deberán emprender un viaje por toda la tienda para regresar a sus estantes y, de paso, averiguar que el tan anhelado más allá no es sino una patraña inventada por una botella de tequila adicta a la marihuana. ¡Ah, sí! Al mismo tiempo que huyen de una ducha vaginal sádica colocada de zumo.

La fiesta de las salchichas: todo lo que no esperas en una película de animación

La fiesta de las salchichas” podría parecer, a priori, otra comedia depravada más, pero su caótico argumento se cuestiona de forma directa y profunda la existencia de dios y nos invita a rebelarnos contra ella. Además, se dedica a burlarse de cada uno de los tabúes impuestos por Hollywood, tocando los temas de la homosexualidad, la libertad sexual, la adicción a las drogas o el conflicto judío palestino. Y por si fuera poco le añade una pizca de metafísica para sazonar. Todo ello cargado de un humor obsceno y extrañamente gráfico para tratarse de alimentos animados.

La fiesta de las salchichas: todo lo que no esperas en una película de animación

El conjunto resulta de una originalidad hipnótica. Las técnicas de animación están muy bien utilizadas, recreando una ambientación perfecta; y la banda sonora compuesta por el oscarizado Alan Menken (“Aladdín”, “La Bella y la Bestia”) casa a la perfección con cada una de las escenas. “La fiesta de las salchichas” es divertida y sorprendente a rabiar. Desde luego, una comedia de animación que nadie debe perderse.

La fiesta de las salchichas: todo lo que no esperas en una película de animación

Claro que este film no es para todos los públicos. Obviando a los niños, absténganse aquellas personas de escándalo fácil. A las demás, cuidado con las palomitas, pues los alimentos son guerreros.

Profundamente enamorada de las historias y de cualquier formato que sirva para contarlas (especialmente el papel). Cuando no estoy creando mis propios mundos de fantasía, analizo y reseño los de los demás. Admito dragón como animal de compañía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here