Nadie puede poner en duda que Horizon Zero Dawn es uno de los mejores juegos del pasado 2017, de hecho, fue nominado a Mejor Juego del Año en la última edición de The Game Awards. El pasado mes de marzo miles de jugadores disfrutaron de las aventuras de Aloy en el mundo post-apocalíptico creado por Guerrilla Games, donde las máquinas tomaban el lugar de una fauna peligrosa y amenazante a la que teníamos que hacer frente para responder a muchos de los interrogantes que planteaba el juego; el origen de Aloy, ¿por qué las máquinas se habían vuelto tan agresivas?, ¿qué era Eclipse?, ¿y cómo había acabado el mundo así? Sin duda, fueron horas entretenidas en un título con un sobresaliente en su apartado técnico y una jugabilidad adictiva y lograda, aspectos de los que ya os hablamos en nuestro análisis del juego.

Ahora, ochos mes después de la salida de Horizon Zero Dawn, hemos tenido ocasión de volver a visitar ese mundo post-apocalíptico de la mano de Aloy con la llegada del único DLC que Guerrilla tenía pensado sacar para el juego: The Frozen Wilds, que nos trae una nueva aventura para nuestra intrépida protagonista, además de nueva zona, personajes, armas, atuendos, máquinas y coleccionables que encontrar. Más de 12 horas de juego en las que no faltarán los desafíos.

En el frío y blanco norte

Con The Frozen Wilds estamos ante un contenido adicional que se sitúa argumentalmente antes del final del juego principal y que expande el mapa de juego con una nueva zona, el Tajo, en territorio Banuk, una de las tribus de este universo de juego, quizás la menos conocida del mismo, y con la que ahora tendremos oportunidad de interactuar un poco más. Para ello, el DLC presenta una nueva historia, al parecer algo está volviendo muy agresivas a las máquinas en el Tajo, una especie de miasma que hacen que se vuelvan todavía más peligrosas, además, hay rumores de la presencia de una nueva y desconocida máquina acechando entre sus nevados parajes. Intrigada por estas noticias, Aloy decide viajar hasta el Tajo y descubrir por ella misma qué está ocurriendo. No queremos contaros mucho más, para no estropearos la trama de esta expansión, pero podéis esperar encuentros con nuevos personajes que nos llevarán a recorrer la práctica totalidad de la nueva zona e ir juntando las piezas del puzle que forma este nuevo misterio.

Al tratarse de una expansión, podéis esperar la misma jugabilidad del juego principal, con exploración, combates y pequeñas secciones de plataformeo, eso sí, se añaden tres nuevas armas que podremos usar en los combates con las máquinas una vez las hayamos desbloqueado y que presentan nuevas posibilidades para estos enfrentamientos: Lanzatormentas, Lanzahielos y Fuejo de la Forja. Podremos mejorar las tres al conocer a cierto personaje y cumplir sus encargos. También habrá versiones Banuk de los arcos y nuevos atuendos que podréis adquirir a cambio de Brilloazul, una nueva moneda que solo encontraremos en el Tajo. A esto se suma un nuevo árbol de habilidades para Aloy (que podrá subir hasta nivel 60), Viajera, con ocho nuevas habilidades centradas sobre todo en el combate sobre montura y la reparación de las máquinas saboteadas a cambio de esquirlas. Gracias a algunas de estas habilidades ahora podremos hacer un ataque crítico saltando desde la montura o recoger materiales sin necesidad de desmontar.

Para acceder al nuevo contenido no será necesario comenzar una nueva partida, ya que podremos hacerlo desde una partida que tengamos guardada previamente. El nivel de los enemigos que vamos a encontrar en The Frozen Wilds nos exigirán como mínimo un nivel 30 para Aloy y recomendamos no visitar el Tajo antes, aunque pueda hacerse, ya que allí vais a encontrar nuevas máquinas que van a suponer todo un desafío por su nivel de resistencia y capacidad de daño, como el Incinerador, el Garrahelada y el Garrardiente. Estas tres nuevas criaturas nos harán replantearnos nuestras estrategias de combate cuando nos enfrentemos a ellas y las más de las veces no estarán solas, además, en algunas zonas encontraremos unas extrañas torres que pueden reparar a las máquinas dañadas y que deberemos inutilizar antes o durante el propio combate. Así que podéis esperar combates duros, en el que hacer un buen uso del arsenal, la puntería y sabotear alguna máquina para que nos ayude serán clave para salir con vida.

En el Tajo también encontraremos un Terreno de Caza con tres pruebas diferentes y sus correspondientes recompensas, un campamento de bandidos que limpiar y conquistar, ruinas del pasado que visitar, para lo que contaremos con varias misiones secundarias que nos llevarán a ellas, un nuevo caldero y nuevos coleccionables que añadir a nuestro Cuaderno. Exprimir el DLC al máximo nos llevará más de 12 horas de juego, lo que nos parece una duración más que aceptable, además, la historia es atractiva y ayudará a rellenar algunos huecos de la trama principal, sobre todo en lo referente a datos del pasado o incluso en qué región de lo que antes era EE.UU. nos encontramos, y nos dará nueva información sobre cierto personaje del juego.

Paisajes que quitan el aliento

A nivel técnico, The Frozen Wilds sigue manteniendo el listón del juego principal, con un apartado gráfico capaz de dejarnos con la boca abierta ante los hermosos paisajes que se han creado para el Tajo, encajonado entre altas montañas, con zonas donde la nieve casi nos llega hasta la rodilla y dificulta nuestro avance o lagunas multicolor, densos bosques y cumbres desde la que observar todo el paisaje. Los efectos de luz para las tormentas de nieve son una delicia visual. Desde luego, seguro que visitaréis el modo foto del juego más de una vez.

En cuanto al sonido, sigue presente el buen trabajo en efectos que ya pudimos disfrutar durante el juego principal, con efectos variados que nos ayudan a sumergirnos en este nuevo entorno, ya sea el crujir de la nieve bajo nuestros pies, el restallido de las aguas heladas de una catarata, el gemido del viento o los ruidos de animales y máquinas a nuestro alrededor. Junto a una banda sonora que añade nuevos temas para esta expansión en la línea de lo que podemos oír en el resto del título.

Conclusión

Sí os gustó Horizon Zero Dawn y os quedasteis con ganas de más, The Frozen Wilds es casi una compra obligada. Ni su contenido ni su duración os decepcionarán, ya que asegura una buena cantidad de horas recorriendo esta nueva zona del mapa, además de contar con nuevo equipamiento, máquinas a las que derrotar y una historia interesante. Es uno de esos contenidos adicionales que merece la pena jugar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here