«El combustible utilizado es el agua marina, en cantidades suficientes para durar decenas de miles de años».

Desde hace varias décadas, el mundo científico persigue el desarrollo de un reactor nuclear de fusión que generaría energía limpia de la misma forma en que lo hace una estrella. Incorporada a plantas de energía terrestres, esta “estrella encerrada” proporcionaría energía ilimitada al planeta, y sin residuos contaminantes. Según un nuevo informe divulgado por la revista Nature Communications esta semana, por fin ha podido darse un paso esencial hacia este objetivo.

Un grupo de investigadores ha confirmado que el dispositivo de fusión Wendelstein 7-X (W7-X) está en marcha y funciona como estaba previsto. Este sistema, conocido como “stellerator”, generó su primer lote de plasma de hidrógeno cuando fue encendido, a principios de año. Las nuevas pruebas dan a los científicos luz verde para proceder al inicio de la siguiente etapa del proceso.

Al contrario que un reactor de fisión, que divide átomos pesados para generar energía, un reactor de fusión fusiona átomos ligeros para convertirlos en más pesados. El proceso libera cantidades significativas de energía y no produce desechos radiactivos. El combustible utilizado es simple hidrógeno, que puede ser extraído del agua. Sin embargo, para la fusión, los científicos han de generar altísimas temperaturas, con el fin de calentar el hidrógeno y llevarlo al estado de plasma. El plasma es tan caliente, de hecho, que incineraría el material utilizado para contenerlo.

Precisamente, el diseño del W7-X confina el plasma utilizando campos magnéticos generados por las bobinas superconductoras, enfriadas cerca del cero absoluto. De esta forma, el plasma –a temperaturas superiores a los 80 millones de grados, nunca toma contacto con las paredes de la cámara que lo contiene.

El W7-X es el mayor y más sofisticado stellerator, operado por el Max Planck Institute for Plasma Physics en Alemania. Su desarrollo es el resultado de un esfuerzo conjunto de varios países. David Gates, físico investigador principal de la división de proyectos avanzados de PPPL (Princeton Plasma Physics Lab), ha confirmado que las pruebas siguen el curso esperado, y que “ésto sienta las bases para las emocionantes operaciones del plasma de alto rendimiento que esperamos tengan lugar en el futuro cercano”.

El combustible utilizado es el agua marina, en cantidades suficientes para durar decenas de miles de años”, continúa Gates. “El producto de desecho es helio, un gas inerte. Un reactor de fusión viable proporcionaría una fuente de energía segura, abundante y respetuosa con el medioambiente, para todas las naciones del planeta”.

Fuente: Nature.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here