Etrain Odyssey vuelve a aterrizar en Nintendo 3DS con una de sus mejores entregas hasta la fecha, recogiendo todo lo bueno de lo visto en la saga hasta el momento y puliendo algunos de los errores que se venían arrastrando desde hace años en entregas anteriores.

Para los menos entendidos o los que vayan a iniciarse en la saga con esta entrega, Etrian Odyssey es un dungeon crawler en primera persona con un mapa formado por cuadrículas en el que tendremos que ir dibujando a través de la pantalla táctil para ir descubriendo el terreno por el que tenemos que desplazarnos. Atlus ha sido la compañía encargada del desarrollo de los títulos de esta saga en la que la exploración de laberintos, cuevas y mazmorras es la protagonista.

Un RPG en primera persona. Quizá esa sea la clave que atrae a unos jugadores y repele a otros que no están acostumbrados a este tipo de enfoque en el que la rapidez de las batallas y el sistema de juego centrado en el gameplay son los pilares fundamentales, lo que ha conseguido cautivar a los verdaderos amantes del género.

La trama de esta nueva historia gira en torno a Yggdrasil, un árbol milenario que se encuentra en el pueblo de Lorys. En el pasado, el acceso al árbol ha estado completamente prohibido, pero en esta quinta entrega nos proponen el reto de adentrarnos en el árbol y llegar hasta la cima superando desafío tras desafío. Puede parecer sencillo, pero os aseguramos de que será tremendamente complicado.

Para comenzar con nuestra aventura, primero será necesario que demos forma a nuestro héroe decidiendo su sexo, aspecto y clase. Cada clase es completamente diferente al resto y, aunque llegado un momento de la aventura, todos los personajes podrán ser de cualquier clase, durante las primeras horas de juegos será imprescindible tener muy claro cuál es la clase de nuestro héroe para aprovechar sus ventajas e intentar reducir sus desventajas. En total, podremos elegir entre cuatro razas: Earthlains, Brouni, Celestrians y Therians. Cada una de estas razas puede adoptar tres clases distintas, por lo que elegir la raza correcta es indispensable para poder coger la clase que se adapte a nuestro estilo de juego.

Una vez que empecemos a jugar, descubriremos que, a medida que exploramos, nos encontraremos con dos tipos de enemigos: los enemigos menos relevantes, que aparecerán de la nada, aunque siempre podemos estar prevenidos gracias al Indicador de proximidad que nos advertirá con su parpadeo rojo de su presencia más o menos cercana; y los enemigos grandes, los cuales siempre estarán presentes en el Indicador y se moverán a cada paso que demos.

De la misma forma que ocurre con la exploración, los combates mantienen la mecánica de la vista en primera persona; en cada turno del combate aparecerá el sprite de nuestro personaje y nos dará a elegir entre su repertorio de movimientos, desde atacar hasta huir o desencadenar los movimientos burst. El sistema de combate que encontramos es verdaderamente sencillo a la vez que fluido, lo que consigue amenizar el desarrollo del punto clave de Etrian Odyssey: los combates.

Conforme vamos realizando las exploraciones de la mazmorra también tendremos que elaborar un mapamundi de Lorys, función que cumple la pantalla táctil de la consola, a través de la cual podemos trazar libremente dicho mapa. De esta forma, cada jugador vivirá una partida única, ya que las mazmorras se generan en base a lo que marquemos en la pantalla táctil de la consola.

Pero no terminan aquí las mejoras. Las habilidades de nuestros personajes también van evolucionando con nuestros pasos y, como comentábamos al comienzo del artículo, llegado a un punto concreto de la historia, podremos cambiar la clase de nuestro personaje con total libertad, con que multiplica el número de horas que podemos dedicarle al título.

Complementando a la jugabilidad, la ciudad de Lorys reúne una serie de tiendas donde podremos conseguir nuevos objetos con los que equiparnos además de interactuar con personajes secundarios.
Y si te gustan los juegos complejos y extensos además de entretenidos, estás de suerte, porque con Beyond the Myth moriremos y mucho, durante nuestras sesiones de exploración ya que el juego nos pondrá ante una serie de retos realmente complicados en los que será indispensable ir muy bien preparados para superarlos con éxito. Un total de más de 50 horas de juego nos llevará superar este dungeon crawler plagado de mazmorras, incluso más si nos dedicamos a completar las misiones secundarias, algo a lo que los videojuegos de hoy en día no nos tienen acostumbrados.

Como hemos mencionado brevemente con anterioridad, los clásicos sprites de los tres anteriores Etrian han dado un salto al 3D, al menos para nuestros enemigos, un cambio que a pesar de tener buenas intenciones no ha terminado de exprimir todo su potencial gráfico. Respecto a los escenarios, predomina la recreación de ambientes muy variados: cuevas, bosques, ciudades, montañas…

En cuanto al doblaje, este quinto Etrian Odyssey ha llegado en completo inglés, lo que supone un problema para aquellos jugadores que no dominen con fluidez esta lengua. Sin embargo, a pesar de encontrarnos ante una historia sin traducción, sí que es cierto que el papel que la historia narrada es secundario y que podemos completar el juego sin mayores problemas sin necesidad de prestar atención a lo que se nos está contando.

Tal vez sea la banda sonora una de las mejores piezas de este entramado de mazmorras, ya que el contenido musical es bastante bueno y está bien complementado con efectos sonoros que, aunque no sean especialmente sobresalientes, son más que suficientes para la entrega.

En definitiva, Atlus nos ofrece un título ameno y ágil que se une al repertorio clave de videojuegos de Nintendo 3DS, los juegos de rol; nos ofrece un nuevo enfoque en primera persona y más horas de juego de las que podíamos esperar. El salto de calidad visto respecto a la cuarta entrega es más que notable y convierte a Beyond the Myth en uno de los mejores juegos de rol del catálogo de Nintendo 3DS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here