Cuando me enteré de que se había estrenado esta serie, ya se estaba emitiéndose su recta final. “Dirk Gently: Agencia de investigaciones holísticas” es lo que se podría llamar un tapadillo. Producida por BBC America y Netflix, se estrenó a principios de otoño en la cadena americana y no ha sido hasta diciembre que la plataforma de streaming ha puesto a disposición del resto del mundo los 8 episodios de 40 minutos que componen la primera temporada. El tráiler y la premisa captaron mi atención, y por su duración era una candidata perfecta para un maratón de fin de semana. Había que echarle el guante tarde o temprano.


Ayudante del héroe a regañadientes

Todd Brotzman (Elijah Wood) está teniendo un día de pesadilla. Llega tarde a su trabajo como botones de un gran hotel para encontrarse con el escenario de un asesinato dantesco y, acto seguido, la puerta de la calle. Le han despedido justo, justo, en el peor momento en el que podía pasar, con su casero, un mafioso ruso, amenazándole de muerte y su hermana, Amanda (Hannah Marks), sufriendo una enfermedad familiar imposible que ya llevó a sus padres a la ruina en el pasado. Una espiral de acontecimientos que le llevan a la desesperación. Pero el día no termina de empeorar hasta que descubre a un fulano colándose en su apartamento al volver a casa: Dirk Gently (Samuel Barnett), presunto detective, investiga el asesinato del hotel e insiste en hacer de Todd su ayudante porque el destino así lo quiere.

Partiendo de este punto, la serie nos cuenta una aventura de misterio que discurre por dos carriles principales: las pesquisas de Dirk (y Todd, el auténtico protagonista) sobre el crimen del hotel y las muchas subtramas que la rodean (como la del secuestro de Farah, interpretada por Jade Eshete), por un lado; y la historia de Bart Curlish (Fiona Dourif), una asesina tan sangrienta como chiflada, y su propio ayudante a regañadientes, Ken (Mpho Koaho), por otro. La historia de Bart es, con diferencia, la más desconectada de todas, pero Dirk y Bart tienen una visión de cómo opera el universo muy parecida y, al mismo tiempo, una idea sobre sus respectivos lugares en ese esquema muy diferente: se reflejan el uno en el otro, al igual que lo hace desarrollo de su relación con sus correspondientes ayudantes.

Dirk Gently, Agencia de investigaciones holísticas (1º temporada, 2016)

De hecho, en principio casi ninguna de las historias parece conectada, y esto hace que los dos primeros episodios sean algo lentos y sin gancho. Pero la serie es sincera: Dirk habla de su filosofía de trabajo desde el primer momento: todo está conectado, todo. Al final el universo te guía para resolver la situación, y es mejor dejarse llevar por él. Pues bien, la trama también pide al espectador que se deje llevar. Todos los hilos se suman progresivamente para el desenlace de la investigación que, episodio a episodio, va añadiendo elementos a cada cual más rocambolesco. Y lo que empieza como la clásica historia de misterio acaba convirtiéndose en un relato de ciencia ficción con conspiración incluida. Son nuevas incógnitas para las que apenas se dan pistas, la historia no espera que el espectador ate cabos: simplemente que disfrute de la locura que está viendo y sienta curiosidad por el final. Es una serie que cuenta una historia divertida sin pretender mucho más.

Adaptándose a los tiempos y a los medios

Es divertida, pero hay que matizarlo: no es un sentido del humor para todos los gustos ni es un humor de carcajada. La serie está inspirada en dos novelas de Douglas Adams, el autor de “La guía del autoestopista galáctico”. No he podido leer los libros de “Dirk”, pero, si sigue el estilo de “La guía”, tendrá un humor muy personal, mezclando lo absurdo de lo cotidiano con la ciencia ficción pulp (o la fantasía) más alocada y un puñado más de cosas disparares que parezca que hayan salido al azar en una rifa de nombres. Pues bien: aunque la serie no adapte directamente los libros de Adams, y aunque el lenguaje y el estilo de narración siga los patrones habituales en la televisión americana, sospecho que sí recoge bien el estilo de mezcla barroca de elementos y el humor negro basado en situaciones surrealistas pero cotidianas. Es la misma clase de mezcla que te puedes encontrar en los libros de Terry Pratchett o en algunas historias de Doctor Who: así que, si no son plato de tu gusto, es probable que esta serie tampoco lo sea.

Dirk Gently, Agencia de investigaciones holísticas (1º temporada, 2016)

No es la primera vez que Dirk sale en la pequeña pantalla. En 2012, la BBC (la original, la inglesa) produjo una serie de 3 episodios (más un piloto en 2010) que, de nuevo, estaba inspirada en las novelas: en esta ocasión el título era “Dirk Gently”, a secas. Y previamente, en 2007, BBC Radio también realizó un serial radiofónico que sí eran una adaptación de los textos originales.

En cuanto a la serie de BBC America y Netflix, el responsable de traer a la vida a Dirk con una nueva historia es Max Landis, un guionista joven que ha escrito para unas pocas películas recientes con críticas dispares, pero que ha obtenido un resultado más favorable en los cómics en los que ha participado. Además del creador de la serie, Landis ha firmado la mayoría de los guiones. La dirección, por su parte, está en manos de un cuarteto de directores que se suceden uno tras otro durante los 8 episodios. El resultado es homogéneo en calidad y tono, y eso a pesar de que, como he señalado, la historia transita desde el género del misterio del comienzo al de la ciencia ficción en el tramo final.

Dirk Gently, Agencia de investigaciones holísticas (1º temporada, 2016)

Un producto bien digno

Uno de los cambios de la adaptación es la incorporación de un elenco de personajes nuevos: algo lógico, teniendo en cuenta que la serie está ambientada en EE.UU. y en la actualidad. Todd, el ayudante de Dirk, es un personaje original que aporta un punto de vista con el que el espectador pueda identificarse, y el resto de personajes, a pesar de responder a arquetipos tradicionales, tienen un punto peculiar y un tanto delirante que hace que nos interesemos por todas esos hilos sueltos y fraccionados de la historia, siendo algunos de ellos auténticos McGuffins de carne y hueso. Son personajes bien interpretados, aunque a veces un poco sobreactuados. Son desmedidos en sus reacciones, o bien muy básicos: pero de esa manera ayudan a crear ese ambiente surrealista y barroco que necesita la historia.

En cuanto al apartado técnico, es un producto pensado para televisión, con una realización de televisión y un lenguaje visual televisivo. No hay escenas de montaje complejo, ni localizaciones deslumbrantes, ni efectos visuales espectaculares, ni tampoco una dirección artística despampanante: pero es muy efectiva creando el tono necesario en cada ocasión a base de, por ejemplo, desorden en el escenario, suciedad, caos, de colores chillones o de contrastes. Y de ruido, silencio y música. Aunque la música no esté siempre presente, cuando aparece, se deja notar. No es sólo música de score: también forma parte del argumento a propósito de la importancia que tiene la historia de Todd como músico fracasado en su relación con su hermana.

Dirk Gently, Agencia de investigaciones holísticas (1º temporada, 2016)

En definitiva, para las personas que conecten con su historia excéntrica y su estilo pintoresco, es una serie muy disfrutable que probablemente dejará un buen regusto una vez acabada. La primera temporada resuelve el caso del asesinato, pero abre la puerta de lo que está por venir de par en par con un cliffhanger que pone en jaque a algunos de los personajes principales. Por suerte las cadenas ya han ordenado una segunda temporada y este mismo año volveremos a saber de ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here