Colder: La última CenaNos encontramos ante la última parte de esta obra compuesta por Paul Tobin y Juan Ferreyra, y se nota que ambos autores han decidido que quieren cerrarla por todo lo grande. Diría que se nota de una manera palpable tanto en el guión como en el dibujo, como ya he dicho en numerosas ocasiones excelente de por sí, ese toque de que estamos en el clímax de la historia, no solo por como la veremos desenvolverse ante nosotros sino por cómo deciden tirar los trastos por la ventana e ir con todo.

Abrimos nuestra Última Cena con nuestro viejo conocido haciendo de las suyas, Nimble Jack está de vuelta en la ciudad y está hambriento.

Volvemos con nuestros héroes Declan y Reece. A los cuales vemos intentar abrazar el nuevo momento de paz que tienen por fin tras su enfrentamiento con Swivel, con todo lo que ello les conllevó, vemos una Reece queriendo afrontar el pasado de Declan que les fue desvelado por Swivel, y a un Declan que solo quiere dejar su pasado atrás y concentrarse en el ahora. Bueno, en eso y en conseguir una prótesis para solventar sus heridas de guerra.

Otra vez alternamos a las bizarras aventuras Nimble Jack, cosa que se irá repitiendo a lo largo del volumen, el cual además de seguir con su necesidad de alimentarse, intentará conseguir ayuda para enfrentarse al malvado Declan, por desgracia para nuestro pequeño glotón, parece ser que trabaja mejor solo. Jack demostrará que es más que Jack nunca regalándonos desde algunas escenas desternillantes hasta algunas que realmente hielan la sangre. Todo eso sin abandonar su pequeña vigilancia de su querido Declan.

Colder: La última CenaCuando nuestros héroes se dan cuenta de que algo “estaba” con ellos es cuando Nimble Jack da el salto al escenario y se presenta afablemente a sus compañeros de piso, pagándole un generoso alquiler a Declan.

Tras un breve “enfrentamiento” con Jack nuestros héroes siguen con su ya habitual rutina de enfrentamiento y posterior huida del mundo hambriento. No sin antes Jack recordarle a Declan una vez más su destino: “Te vas a quedar…helado”. Ahora Declan y Reece  tienen que  prepararse para el segundo round. ¿Pero cómo? Declan opta por intentar sanar toda la locura de la zona para debilitar a Jack pero eso le está dejando congelando, quizás matándose en el proceso…

Tras una pequeña pausa con dulce momento de la pareja, Reece propone una nueva táctica, una locura, si Declan es capaz de curar a gente que estaba como putas cabras, ¿podría este curar a Nimble Jack? Deciden que aunque el plan es una majadería merece la pena intentarlo, pero para ello Declan necesitaría recobrar fuerzas. Conforme Reece se distrae Declan escapa hacía el mundo hambriento preparado para tener el último round solo, mientras nos cuenta más detalles sobre su relación con Reece a lo largo del tiempo. Lo cual se agradece que intenten desarrollar al menos un poco, pues la obra al menos en mi opinión no es que le haya dedicado mucho tiempo a darle mayor profundidad a su relación.

Cuando ella se da cuenta no tarda en salir en su encuentro, incluso usando al mismo Nimble Jack para ello. Y con esto llegamos al clímax del cómic y de esta aventura que espero no os haya dejado con hambre.

Colder: La última Cena

En el apartado técnico que decir que no haya dicho ya a estas alturas, el dúo sabe de sobra lo que hace. Llevando de manera sólida y dejando siempre con ganas de más en cada volumen con un ritmo en su punto por parte de Tobin, y un Ferreyra que ha sabido aderezar cada escena y sorprendernos de manera prácticamente constante.

En este último volumen especialmente en el apartado gráfico siento como que han intentado ir más allá aún y buscar en cada página  una gran exhibición de este mundo que tenemos delante, el mundo hambriento, Jack Nimble desatado. Claro, de por sí es un buen material para dar rienda suelta a Ferreyra, el cual al ver estas páginas me ha transmitido una ambición por ganarnos a cada página, una hambre por dejarnos sin aliento.

Colder: La última CenaEl guión  avanza en un extraño ritmo quizás por los cambios de protagonista a lo largo del volumen, cuando Nimble Jack toma las riendas y si simplemente siente la necesidad de salirse del ahora para darnos un pequeño espectáculo. Como dije antes una exhibición que parece ocurrir por el beneficio de cerrar con fuegos artificiales. Por otro lado Declan y Reece a parte de jugar un papel reactivo a Nimble Jack a partir de la mitad del volumen, intentan crear una mayor profundidad en su relación y consolidar su vínculo – cosa que se agradece y  era necesaria – pero se me ha antojado un intento de atarlo todo para el final, y que hubiera necesitado haberlo preparado mejor desde antes o haberle dado algo más de tiempo.
Dejando ese detalle tampoco quiero ponerme muy negativo al respecto ya que sé que puede haber sido simplemente la impresión que a mí me ha causado y el resto de los lectores se han podido llevar una lectura distinta.

Dejando esos pequeños detalles  aparte ha seguido teniendo un gran nivel, especialmente si mi teoría sobre el final de la obra y la actitud de Nimble Jack no anda descaminada, lo cual le daría muchos puntos en mi libro, aunque he de admitir que el final me dejado helado y no sabría si decir si en un mal o buen sentido. Simplemente miré al final y él me miró a mí, sentí que parecía propio de un giro de la trama de una historia salida de un cómic de “Tales from the Crypt”. Eventualmente decidí dejarme llevar por la aceptación y aprobación del final, quizás debido a mi propia interpretación, pero bueno eso es parte del trabajo de la obra y más con este tipo de finales, libre interpretación.

Colder ha sido una obra que no solo se ha hecho disfrutar, sino que ha conseguido dejarme con ganas de más y cerrar antes de crearme ningún tipo de regañadientes que achacarle, yéndose pues con mis cumplidos y lo que es más, mi recomendación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here