Cinder (Crónicas Lunares 1), de Marissa Meyer: Cenicienta cíborgLa verdad es que no oí hablar de la saga Las crónicas lunares, o no les había prestado atención, hasta que la editorial anunció que iba a reeditar las dos primeras partes y publicar la tercera de esta saga. A partir de esta noticia no pararon de surgir comentarios positivos sobre la saga y mensajes de alegría porque la editorial recuperara estas historias. Fue por todo esto que decidí leer el primer libro, “Cinder” (publicado por la editorial Montena) para ver si lo que se decía sobre él era cierto.

Cinder” no es solo el título del primer libro, también es el nombre de la protagonista. Para aquellos que no lo sepáis, Cinder es el mote del que surge el nombre de Cenicienta en inglés. Cinder (cenizas en inglés) + Ella (el nombre “real” del personaje de cenicienta) = Cinderella (Cenicienta). Y todo esto viene a colación para deciros que estamos ante un retelling de la Cenicienta, bastante original a mí parecer.

Pues a lo que íbamos, a hablar de qué trata el libro. Cinder, como la protagonista original del cuento clásico, vive con sus dos hermanastras y su madrasta que la tratan como escoria. Bueno, no todas, su hermanastra pequeña Peony la quiere y es su mejor amiga. Ella y su androide Iko son las únicas amigas que tiene, porque Cinder no es una persona normal, es una cíborg (¡toma vuelta de tuerca al cuento de la Cenicienta!). En un mundo que ha vivido la Cuarta Guerra Mundial y disfruta la paz, la tecnología ha mejorado tanto como para elevar la calidad de vida de los habitantes. Los cíborgs son personas que tienen alguna parte mecánica en su cuerpo ya que han podido perder un brazo y una pierna, como en el caso de Cinder. Los cíborgs son la escoria de este mundo futurista y los primeros en los que piensan en sacrificar cuando una plaga asola el mundo. La letumosis es una enfermedad que asola el mundo desde hace años y mata a mucha población ya que no hay cura. Para ensayar un antídoto se utilizan las levas, una selección de cíborgs “voluntarios” que harán de conejillos de indias para los diferentes experimentos.

Por ahora Cinder está a salvo, es más útil en su taller de mecánica, siendo la única que lleva dinero a casa. Pero todo cambia cuando Peony cae enferma por la letumosis y Cinder se ve obligada a presentarse como voluntaria a las levas. En los laboratorios descubrirán que ella puede ser el único remedio contra su enfermedad y descubrirá la verdad sobre su pasado, ya que no recuerda nada antes del accidente que la convirtió en una cíborg. Esto y conocer al príncipe de Nueva Pekín, Kai, que se mostrará interesado en ella sin saber qué es en realidad, hará que la vida de Cinder dé un giro de 180 grados y provoque que tenga que tomar medidas desesperadas para salvar lo que más quiere.

Y si esto os parece poco, añadidle una reina malvada que gobierna la Luna (lo de las crónicas lunares era por algo) que tiene a su pueblo sometido con su “magia” y que ahora quiere convertirse en emperatriz en la Tierra. Vamos un retelling de la Cenicienta lleno de ciencia ficción.

Tengo que decir que el libro me ha enganchado desde las primeras páginas y me ha durado pocos días, a pesar del gran número de páginas. La historia tiene fluidez y giros que convierten la lectura en adictiva y el final te deja con ganas de más. Porque si pensáis que esta primera parte tiene un final cerrado estáis muy equivocados. Queda muy bastante abierto y hace desear el segundo libro para conocer cómo continúa la historia. A pesar de que los personajes están inspirados en el cuento de “La Cenicienta” estos están muy desarrollados y situarlos en un contexto totalmente diferente, permite que la historia tenga entidad propia y solo tenga algunos puntos de comparación con el clásico (la madrasta y hermanastra, el maltrato, el zapato…)

Además, esto no es una historia tan simple como puede parecer, porque también trata de forma indirecta otros temas que son de actualidad en nuestros días. Habla de la segregación y del trato a la gente que no concuerda con la definición de “normal” oficialmente aceptada por la sociedad. Esto se ve claramente en el libro por cómo tratan a los cíborgs y a los lunares en este mundo futurista.

Cinder (Crónicas Lunares 1), de Marissa Meyer: Cenicienta cíborg

La autora de esta saga es Marissa Meyer. Esta escritora estadounidense tiene una obsesión con los libros y la escritura. Además, le gusta viajar, el vino y coleccionar antigüedades. “Cinder” fue su primera novela. Este mismo mes también se ha reeditado la segunda parte de esta saga (“Scarlet”) y se ha publicado por primera vez en España la tercera parte (“Cress”). Creo que es un buen momento para darle la oportunidad.

En conclusión, “Cinder” tiene todos los ingredientes para convertirse en tu nueva obsesión. Una historia juvenil de ciencia ficción, con toques de romance y una protagonista fuerte que tendrá que revelarse contra la sociedad para alcanzar su destino.

Puedes empezar a leerlo aquí.

Compra aquí "Cinder".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here