“Un niño que muere de hambre es un niño asesinado” es una de las frases que resume el pensamiento de Ziegler.

Jean Ziegler es un diplomático suizo, nacido en Thun en 1934, que trabajó como Relator Especial de la ONU para el Derecho a la Alimentación de 2000 a 2008. Perteneció al partido socialdemócrata en Suiza. Fue nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Ciencias de Francia, se le concedió la Medalla de la Presidencia de la República de Italia, la República de Cabo Verde le concedió el primer grado de la Orden Nacional de Amílcar Cabral y ganó, en 2002, el Premio a los Derechos Humanos Gaddafi. Ha escrito más de 20 obras, entre las que destacan “El odio a occidente”, “Los nuevos amos del mundo” o “Destrucción masiva: Geopolítica del hambre”.

En “Hay que cambiar el mundo” (Akal, sello Foca), Ziegler nos ofrece su visión de la actualidad, de las maniobras políticas que se llevan entre bambalinas con motivo de mantener el status quo del capitalismo y las desigualdades mundiales, la lucha de la ONU contra los poderosos y su propio testimonio en el puesto de Relator Especial de la institución.

Se publica en febrero, con 272 páginas y la traducción de Milena Costa Trascasas.

Desde hace quince años, Jean Ziegler ha centrado todos sus esfuerzos en combatir por los condenados de la tierra en el seno de las Naciones Unidas. Combates muy duros, que han contado con algunos éxitos importantes, pero también con grandes decepciones. Tales son los momentos que relata en este libro, desde un profundo conocimiento del terreno: las maniobras entre bastidores, las funestas y nocivas acciones de los depredadores del capital financiero globalizado, preocupados ante todo de maximizar sus beneficios. Un implacable testimonio del sórdido juego de los poderosos de este mundo.

Foto: Wikipedia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here