Parece mentira que digamos que estamos a punto de analizar la decimocuarta entrega numérica de la franquicia Call Of Duty. Increíble cómo esta serie de acción en primera persona ha calado en usuarios de todo el mundo. Seguramente estemos hablando de una serie que ha sido en parte la responsable de la aceptación de los jugadores del modo de juego online. Y como es normal, en una serie tan longeva donde sus entregas son prácticamente anuales, ha tenido aquellas que han sido un éxito rotundo, o algunas que han sido muy criticadas por ser demasiado continuista. En esta ocasión, estamos delante de Call Of Duty WWII, el cual era muy esperado por todos los seguidores, ya que regresaba al conflicto bélico más importante de la historia: la Segunda Guerra Mundial. Algo que, cómo veréis a lo largo de este análisis, han sabido llevar a buen puerto los chicos de SledgeHammer, encargados de esta entrega anual. Pero que, a pesar de unos cuantos añadidos interesantes, se sigue manteniendo esa continuidad vista en otras entregas anteriores. Así que, desembarcamos…

Nota Aclaratoria: hemos realizado este análisis en su versión PS4. No obstante debemos aclarar que en Xbox One, el juego luce exactamente igual, con la misma estabilidad, resolución y tasa de refresco de imágenes por segundo.

 

En primer lugar, antes de entrar en materia respecto a los modos de juego y nuestra experiencia en cada uno de ellos, vamos a detallaros y dejaros claro que tanto el mapeado de botones del juego como la respuesta del personaje nos ha parecido estupenda. En todo momento nuestro personaje responde perfectamente a nuestras indicaciones a través del pad. Que sumado a la jugabilidad y su apartado técnico, el cual ya os detallaremos más adelante, ofrecen al jugador una fluidez estupenda en todo momento.

Desde el primer momento todo nos parecerá familiar si somos un habitual en la serie. Ya que tras una breve y espectacular introducción se nos presentan los habituales modos de juego: Campaña, Zombis Nazis, Modo Online, Modo Local y Opciones.
El modo campaña consta de unas siete horas de juego divididas en capítulos, donde se nos narra la ocupación de Francia y la ocupación de Bélgica, entre otros hechos históricos.

Concretamente, abarca desde 1944 a 1945 durante el conflicto en Europa. Durante el transcurso de la historia, veremos los acontecimientos vividos por la 1 División de infantería Marina, donde se encuentra nuestro joven protagonista principal, Ronald Red Daniels, que estará acompañado en determinados momentos por su mejor amigo, Jewish American, y por una líder de la resistencia francesa llamada Rousseau. Junto a ellos viviremos todos los acontecimientos históricos desde su punto de vista, con los que disfrutaremos de estupendas y espectaculares secuencias de video antes y después de cada nuevo capítulo.

La verdad es que la historia es bastante entretenida, y si le sumamos el intento aunque no del todo acertado —pues se queda corto— de la inclusión de algunos cambios y añadidos a la variedad de afrontar ciertas situaciones a lo largo del cumplimiento de las misiones, la percepción final que nos queda es algo agridulce. Ya que el modo campaña aporta espectacularidad en todo momento, con una recreación simplemente bestial, pero que se queda simplemente en eso. Un alarde técnico, artístico y sonoro, que acompaña a la perfección a una fluidez de juego estupenda. Pero en lo que respecta a su jugabilidad, oportunidades, opciones y variedad de situaciones a lo largo de este modo de juego, es simplemente más de lo mismo visto con anterioridad.

Por un lado, se han añadido variedad de situaciones en las misiones, algunas de ellas terminaran poniéndonos al mando de un jeep, realizando una misión de infiltración, controlando un tanque en un salvaje combate, derribando «cazas» de combates desde tierra con un anti misiles o realizando las clásicas misiones de avanzar, tomar una determinada posición, aguantar una emboscada, etc. Nada más, más de lo mismo. 

También regresa la utilización de botiquines para recuperar salud, posibilidades mediante la cruceta de pedir a través de nuestros aliados fuego amigo, munición, etc.

En definitiva, estamos ante un modo campaña espectacular en lo audiovisual y en el control del personaje, pero que palidece enormemente en lo que respecta a novedades jugables. Siendo muy continuista y que solo tiene como incentivo el recopilar los 33 coleccionables, realizar los actos heroicos de cada episodio y el reto de superar la campaña en modo veterano.

La guinda del pastel, el modo online.

Sin lugar a dudas, el punto más destacable de esta exitosa serie de Activision es, y ha sido, su divertido modo online, el cual ofrece varios modos de juego con una enorme cantidad de opciones y posibilidades al jugador, variedad e infinitas horas de diversión.
Este año llega con importantes novedades, que se han implantado y que seguramente se irán modificando y actualizando en próximos parches, llegadas de contenido vía DLC o en las futuras entregas.

El modo Guerra, o el Cuartel General, que hace uso como centro social o loot es lo más destacado, junto con el lógico cambio de ambientación en el multijugador, el cambio en su jugabilidad. Y es que en la Segunda Guerra Mundial no teníamos armas futuristas ni objetos o gadgets que nos permitieran realizar saltos imposibles. Aquí regresamos a la acción tradicional, donde es muy necesario cubrir bien las coberturas, tener mucho cuidado con los ataques que nos lleguen de posiciones más elevadas, ya que serán los que nos cojan más por sorpresa debido a que casi todo está enfocado a un enfrentamiento más a pie de calle. Aun así, sigue manteniendo su toque arcade y frenético. Especialmente en algunos escenarios donde moriremos a los pocos segundos de aparecer y reapareceremos a los pocos segundos de morir. Es cierto que esto es divertido, pero viendo en la ambientación que está basada esta entrega, creemos que lo correcto hubiera sido un enfoque más pausado, dejando posibilidad de tácticas en equipo algo más profunda y poder realizar ataques conjuntos. Dar la oportunidad a los jugadores de ubicarse mejor en los escenarios y barajar opciones. Por lo demás, nada que achacar, el modo online, al igual que el modo campaña, hace patente una fluidez, rapidez y respuesta del personaje en todo momento estupenda, algo que queda muy patente en los primeros minutos que nos conectamos a cualquier partida rápida. Que por cierto, eso es otra, la estabilidad en los servidores nos ha parecido muy buena. Cero problemas.

Antes mencionábamos el que nos hubiera gustado un modo online más pausado, que nos permitiera a los jugadores un tiempo de respiro para tomar decisiones, ya sea en solitario o en equipo. Pues bien, el citado modo Guerra nos ofrece una serie de objetivos que tendremos que superar en modo cooperativo. Algo que debido al frenetismo y estilo de juego del modo online de la serie, pocas veces se llega a ver en pantalla.

En este modo de juego tendremos tres mapas a nuestra disposición y una buena variedad de situaciones y objetivos en cada misión. Tomar un edificio, escoltar una determinada unidad, aguantad posiciones. Aquí en una ronda un equipo ataca y en la otra defiende, lo que obliga a cambiar de clases.
Es evidente que este modo de juego se ampliará con la llegada del pase de temporada, algo que no nos ha gustado, pues como veremos más adelante, el modo Zombis Nazis también tiene este hándicap.

El Cuartel General, o centro social, es donde podremos ir trasteando opciones, posibilidades, entrenando, unirnos a una división, realizar pequeños objetivos, hablar con otros jugadores, entrar directamente a partidas online e ir conociendo en directo el matchmaking del juego.

Algunas de las misiones que se nos presentarán, tendrán un tiempo determinado para poder realizarlas, como por ejemplo acabar con un número determinado de enemigos de un tiro en la cabeza antes de que finalice el límite de tiempo. Otras, aparecerán o estarán disponibles, tan solo por un periodo corto de tiempo y nos recompensarán con dinero para la mejora de nuestro equipo.

Por último, a destacar la aparición de las famosas cajas de loot, donde podremos ver junto a las nuestras la que abran otros usuarios. Eso sí, tranquilos, que todo el contenido se puede conseguir de forma gratuita jugando. Aunque claro, el que pase por caja, tendrá la posibilidad de hacerse antes con un extra que le ayude a potenciar la experiencia adquirida para la subida de rango, algo que para muchos es muy injusto, debido a la cantidad de horas que un usuario de media debe echar para conseguir subir niveles.

En definitiva, estamos ante un modo online estupendo, con novedades interesantes, fluido, rápido, con una respuesta estupenda de los servidores, donde nunca tendrás problemas para encontrar enemigos o aliados, donde pasar horas y horas de diversión.

Para terminar, tenemos el modo Nazis Zombis, el ultimo Reich, que es simple y llanamente lo mismo visto en anteriores entregas, donde hasta un total de cuatro jugadores perdidos en un inmenso mapa, en el que deberemos ir desbloqueando zonas mediante pago del dinero obtenido tras eliminar a nuestros enemigos, que van llegando en oleadas. Conforme vayamos explorando el mapa iremos crafteando nuestro personaje, proporcionándole un blindaje, más rapidez, reanimación automática, mejores armas, etc.

En esta ocasión tenemos un pequeño pueblo, en el que descubriremos cómo en sus entrañas se encuentra un laboratorio nazi, donde se realizaban terribles experimentos. Y su diseño nos gusta, el problema es que su jugabilidad y sus posibilidades jugables son prácticamente las mismas de otras entregas. Lo cual no quita que siga siendo muy divertido, pero nos hubiera gustado algún añadido en lo jugable o en situaciones. Eso sí, cuenta con unas escenas de video muy buenas, de alta calidad donde intentan tomarse muy en serio el modo de juego en sí mismo.

El mayor punto negativo que le vemos es la escasez de contenido, un solo mapa. Amplio, pero solo uno que seguramente será ampliado con la llegada de contenido vía DLC, por lo que no nos quedará más remedio que pasar por caja si queremos disfrutar en compañía y en profundidad de más añadido adicional, pues al final, por muy grande que sea el mapeado, en pocas horas vas a sabértelo de memoria.

Respecto a su apartado técnico, debemos comenzar diciendo que el título hace gala de una fluidez estupenda, ofreciendo en todo momento al jugador una resolución de 1080 a 60 FPS estables como una roca. Si a esto le sumamos la ya anteriormente mencionada estupenda respuesta de nuestro personaje con el pad, y la optimización tan buena en los tiempos de carga, tenemos una experiencia más que sobresaliente.

El mayor punto negativo es que en ocasiones la inteligencia artificial de los enemigos no cumple, pero como norma general, estamos ante un juego de una gran importancia visual en todos los sentidos. Con una calidad de sonido estupendo, limpio, nítido y con un buen doblaje al castellano.

En definitiva, una nueva entrega que llega con el contra de ser bastante continuista y aportar pocas novedades, y el de tener que pasar por caja para disfrutar de algunos de sus modos de juego, pero que ofrece al jugador una recreación estupenda de la Segunda Guerra Mundial. Un apartado técnico estupendo, un modo online que aporta nuevos añadidos muy acertados y que a la larga va encandilar a los seguidores y amantes del juego en línea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here