Antes de encarar la recta final de “El Sindicato del Víctimas”, James Tinion IV retrocede unos meses para hacernos partícipes de los planes de Red Robin y Batman para el Campanario y de los miedos de este último a perder la perspectiva y la confianza en quienes se jugarían la vida por él. Con Red Robin a su lado el protector de Gotham siempre tendrá en quien apoyarse, pero ahora Tim no está y el recién formado Sindicato de Víctimas no va a esperar a que el Murciélago remonte el vuelo.

De vuelta al presente, Batman y su equipo —excepto Spoiler— se dirigen a la clínica de la Dra. Thompkins, que ha sido tomada por los cuatro miembros conocidos del Sindicato, como vimos al final de “Batman: Detective Comics 3”.

Tras la analizar la situación junto a Batwing, Batman ordena que cada uno encargue de una planta para detener la amenaza. A Clayface le toca lidiar con su versión femenina, Mudface, aquella asistente de producción que se empapó en los mismos productos químicos que transformaron a Basil cuando este atacó el estudio de grabación.

Mientras a Clayfe le basta su labia para reducir a su antigua fan (¡quién lo diría!), Batwoman no tendrá tanta suerte con Madame Cuervo, una de las primeras cobayas del Espantapájaros, a la que tendrá que propinar unos buenos mamporros para evitar que le inocule su temible toxina antimiedo.

Y hablando de tóxicos…nada más librarse de Abigail, Mr. Nocivo aparece entre la bruma infecta dispuesto a envenenar a la hija del Coronel Kane. Menos mal que Batwing entra en escena neutralizando a Mr. Nocivo con una fórmula a base de nanobots que paraliza al pobre ejecutivo víctima de Hiedra Venenosa.

En otra planta, Batman está teniendo una noche complicada tratando de conocer y entender a la líder del Sindicato. La Primera Víctima no parece muy por la labor, pero ante la llegada del resto del equipo con sus cómplices esposados, acaba sucumbiendo.

Cuando todo parecía haber terminado, Spoiler irrumpe no para ayudar sino para enfrentarse a sus compañeros y a Batman. El dolor por la pérdida de Tim ha reducido a escombros el mundo de Sthephanie, que sin compartir los métodos del Sindicato sí ha asimilado sus conclusiones: la lucha de Batman contra el crimen causa más daño del que evita tanto a la ciudad de Gotham como a quienes lo siguen. Para Spoiler las vidas de Cassandra, Clayface o Kat serían mejores sin Batman y por ello amenaza al Caballero Oscuro con revelar su identidad si no cuelga la capa. Ante la negativa de Bruce, Spoiler desaparece sin que ninguno de sus compañeros consiga hacerla entrar en razón. Seguro que volverán a encontrarse, ya veremos en qué circunstancias.

Los dos últimos números de la grapa confirman algo fácil de deducir en este Renacimiento: el papel central de Batwoman en la Gotham de Tinion IV. “Batwoman Begins” cambia el dibujo (que pasa a manos de Ben Oliver y de Szymon Kudranski en un par de páginas) y el foco para centrarse en los inicios de Kat como Batwoman bajo la tutela de su padre, mientras da continuidad a la trama central partiendo de nuevo de los sucesos ocurridos en “La noche de los Hombres Monstruo”.

Batwoman y Batman van a Monstertown —el distrito en cuarentena de Gotham City— a encontrarse con la Dra. Victoria October, la mayor experta mundial en armamento biológico posthumano según sus propias palabras (abuela parece que no tiene…). La doctora les informa de que un sujeto no identificado ha robado tres cápsulas de sangre infectadas con el “veneno mostruoso” creado por Hugo Strange: una toxina capaz de convertir a cualquier ser vivo en un monstruo gigantesco y letal. Las cámaras de seguridad revelan que La Colonia está tras del robo haciendo saltar las alarmas en el Campanario.

En “Batwoman Begins” se atisba un camino francamente interesante para una heroína fuerte e independiente a la que en consonancia con el signo de los tiempos, el Renacimiento de Batman en Detective Comics le reserva un papel de líder y no de comparsa que leeremos como continúa en “Batman: Detective Comics 5“.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here