ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de comics

Ordinary: ¿Qué pasaría si todo el mundo adquiriese poderes?


Francisco Javier Illescas   10/08/2017
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Michael Fischer no es, precisamente, un triunfador en la vida. Pero, de repente, todo el mundo parece acceder a algún tipo de poder. Todos… menos él. ¿Cómo cambia la vida al ser el único sin capacidades especiales? Vamos a descubrirlo.
OrdinaryY esa es la premisa principal que nos encontramos en “Ordinary”, de Rob Williams y D’Israeli. Un ejemplar en rústica con solapas de 104 páginas a todo color que nos presentan nuestros amigos de Grafito Editorial.

En fin, ya os hemos dicho de qué va el cómic: de repente, a consecuencia de un determinado virus, la gente a escala mundial empieza a desarrollar superpoderes. Pero esos superpoderes se asignan de manera totalmente aleatoria, aunque en algunos casos tienen cierta lógica retorcida. Todos adquieren talentos especiales menos el pobre Michael Fischer que, precisamente por ello, adquiere automáticamente el estado de persona más extraordinaria del mundo, pues puede ser el “sujeto cero” del que salga la vacuna para curar esta epidemia de superhéroes que azota el mundo.

¡Esperad! A ver, que yo lo entienda: la gente adquiere superpoderes… ¿y quieren acabar con ello? Sí, amigos lectores. Porque, no nos engañemos: ¿qué haríais vosotros si tuvieseis algún tipo de superpoder? ¿Ponerlo al servicio de la comunidad? No. Lo usaríais sin duda, a menor o mayor escala, al servicio de vuestro propio beneficio. ¿O no? Pues, ahora, imaginaos eso por parte de todo el mundo y al mismo tiempo. Por eso hay que acabar con ello.

OrdinaryPero, por otra parte, lo que deberían ser superpoderes hay veces que terminan siendo superputadas. ¿Lo vemos? Como ya he dicho, los poderes se asignan de manera aleatoria y, así, vemos cómo un señor se convierte en una especie de hombre-moco (página 7), una pobre anciana rejuvenece hasta desaparecer en un charco de líquido amniótico (página 10), otro recibe el dudoso talento de que le crezcan dedos por todo el cuerpo (página 14), un cierto alto político hace visibles sus pensamientos (pag. 21), a otro le salen clavos en la cara (pag.33). Otros, sin embargo, reciben poderes extrañamente adecuados a su oficio, como el oficial de policía transformado en “megáfono-man” y el obrero de la construcción (pág.33), o el reportero convertido en hombre-cámara en la página 61 y siguientes.

Veremos también adaptaciones mitológicas y culturales: un cruzado sobrenatural montado en un caballo flamígero a modo de jinete del Apocalipsis en Jerusalén, en Teherán veremos la figura del héroe legendario persa Rostam (el héroe persa más poderoso, de trayecto legendario y cuyas hazañas tuvieron lugar durante el periodo arsácida) derrotando a un Djinn, exactamente recreando esta escena, tomada de “El libro de los reyes”, obra poética escrita por el poeta persa Ferdouli hacia el 1000 y es la epopeya nacional del mundo de habla persa. El Shāhnāmeh cuenta la historia y mitología de Persia desde la creación del mundo hasta la conquista de Irán por las fuerzas islámicas en el siglo VII, y que se conserva en el Heritage Institute, en Florida. También veremos, cual pasaje de “Las mil y una noches”, un chaval en una alfombra voladora.

Pero no acaba aquí la cosa: en Seúl, al más puro estilo Kaiju, una suerte de divinidad coreana que, para mi demérito, no he conseguido reconocer, se enfrenta al fuego combinado de los carros de combate del ejército de Corea del Sur. Y…¿Jimmy Page —guitarrista de Led Zeppelin— gigante destruyendo puentes a golpe de acorde de guitarra de dos mástiles en Cachemira? ¿Será por esta conocida pieza musical del mismo nombre?

Ordinary

En fin, que nuestro pobre y frustrado fontanero intenta resguardarse como puede en un universo lleno de “súpers” en el que llega a enfrentarse a los propios fuegos del infierno, y su único objetivo es encontrar a su hijo y llevarlo a algún lugar a salvo. ¡Y menuda la galería de monstruos variados que se encuentra! Y no sólo es un fracasado a nivel vital (trabajo de mierda, poco deseable, sin ningún atributo especial, divorciado, un hijo, vive en un apartamento que parece un gueto tailandés…), sino que, encima, parece gafe. Pero todo cambia cuando la doctora Tara McDonald propone la búsqueda de algún ejemplar inmune para desarrollar una vacuna, dada la velocidad con la que la situación se está descontrolando. Pero algunos miembros del gabinete piensan otra cosa (curioso como los diablos van tomando el control del vicepresidente, que empieza generando pequeños angelitos a su alrededor, puesto que defiende una causa que considera justa, pero que luego se irá desmandando, ya lo veréis), y habrá de terminar llevando a cabo su investigación a solas, en un paraje debidamente aislado y relativamente secreto. ¡Por cierto! La doctora McDonald guarda un curioso secreto del que irá dejando alguna pista (págs. 53 y 69) y lo descubriréis al final. ¡Así que a descubrirlo tocan!

Pero lo que más llama la atención en este cómic es cómo se presenta de forma descarnada cómo afloran los impulsos más viles con la adquisición de poder. Siempre hay gente buena, por supuesto, como la doctora McDonald, Josh —el hijo de  nuestro fracasado protagonista—, cierto taxista pakistaní o los propios vecinos de Fischer, que dejando sus diferencias aparte (ay, amigos, qué malo es deber dinero) le echan una mano en el momento más comprometido.

Ordinary¡Y no nos dejemos a un lado el humor negro y la mala leche que destila la historia! A ver, queridos lectores: ¿Os imagináis tener un sueño erótico con vuestro mito sexual más candente y, cuando llegue el momento de gozarlo… os rechace? Es toda una declaración de principios al principio del cómic. Una circunstancia que, en un episodio corto e hilarante, nos presenta al personaje principal que, por cierto, no deja de recordarme ligeramente al personaje de Louis C.K. en la serie “Louie”. Pero eso no es lo mejor… veréis cuando llegue el final de la historia. ¿Cómo acaba? ¿Con gloria y loor para el protagonista? Mejor descúbrelo por ti mismo, querido lector. Sólo os anticipo una cosa: no te esperas ese final. Seguro.

En fin, que lo que tenemos entre manos es la epopeya de un padre ordinario por mantener a su hijo, que es lo que él considera más extraordinario, a salvo de todos esos metahumanos chungos que llenan el mundo. Pese a todo ese humor negro, pese a todo ese manto de una vida lamentable, lo que nos ofrecen aquí es la historia de un padre que, en lo esencial, es ejemplar.

Además, en las últimas 6 páginas encontraremos jugosos extras: un artículo del experto en biología evolutiva J.V. Chamary que nos explicará los pormenores de la propagación de un virus y de cómo esos postulados se aplican al cómic que tenemos entre manos; varios bocetos y estudios de personajes y tres portadas alternativas de Alison Sampson y Ruth Redmond, James Harren y Neil Googe.

¿Y qué decir de los autores? Rob Williams hace gala de su veteranía como guionista, pues ya lo hemos visto en obras como “Escuadrón Suicida”, “Detective Marciano” o “Juez Dredd”, mientras que a D’Israeli (Matt Brooker) lo hemos visto como entintador de Sandman (algo se le ha pegado al estilo, por cierto), “Juez Dredd” o “Batman”. Así que podemos decir que “Ordinary” es lo que pasa cuando agarras a dos profesionales del medio con pericia probada y les dices: “venga, haced lo que queráis”. Se notan ganas de agradar y, sobre todo, disfrute a la hora de plasmar la obra.

Ordinary

¡Y no nos olvidemos que nuestros amigos de Grafito Editorial siempre nos aportan algo más! Con el cómic te regalarán una estupenda lámina exclusiva obra de Brian Ching y Michael Atiyeh.

Por lo demás… En serio: ¿Recibir superpoderes, así, de repente, sin saber qué va a tocarte, sin saber manejarlos y sin previo aviso? No sé, pero casi que no. Aunque… eso de generar de la nada una pinta de cerveza bien fría cuando te apetece tiene su puntito, tú.

A ver qué os parece. Es una lectura divertida, pero con momentos crudos, que refleja lo más miserable del ser humano y con la que estoy seguro de que disfrutaréis.

Compra aquí "Ordinary".



Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?