ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de comics

La luz de Borneo, de Zidrou y Frank Pé: un cómic de Spirou diferente


Francisco Javier Illescas   07/08/2017
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Un Spirou de mediana edad y presbicia, un Fantasio con problemas de calvicie, un conde de Chapignac ya anciano… un punto de vista distinto, y más actual. ¡El tiempo no perdona!
Portada de Spirou: La luz de Borneo, de Zidrou y Frank PéLa verdad es que la aparición de un ejemplar de “Una aventura de Spirou por…” es siempre un curioso acontecimiento: los autores más punteros del panorama de la BD dando su particular versión de este clásico del cómic francobelga. ¿Y quiénes son los que se encargan esta ocasión? Pues el dibujante Frank Pé y el ecléctico y siempre efectivo Zidrou como guionista. Un guión de Zidrou siempre es una garantía de una historia interesante y sumamente original. ¡Y no nos defrauda en "Spirou: La luz de Borneo" (Dibbuks) este fantástico volumen de 92 páginas a todo color encuadernado en cartoné! ¿Por qué? Porque nos presenta un futuro “natural”, en el que nos encontramos un Spirou cuarentón, un Fantasio cincuentón y con problemas de alopecia, una redacción de la revista Moustique que ha dejado atrás el periodismo de raza y se ve ahora sometido a los caprichos de sus patrocinadores, una Bruselas diferente en la que símbolos como el atomium está ya en ruinas, un conde de Champignac prácticamente retirado… y varios antiguos amigos y muchas referencias a aventuras anteriores: obviamente, sale Noé, al que conocemos de la aventura “Bravo, brothers”, la segunda aventura que se publicó en el álbum “Un bebé en Champignac”, en la que aparecía Tomás Elgafe como estrella invitada, y en el que Franquin contó con la ayuda de Peyo –el autor de Los Pitufos (a los que se homenajea en la penúltima viñeta de la página 27, por cierto) .

Pero no es el único álbum al que se hace referencia de manera indirecta a través de las citas en el guión, como la referencia a “Spirou y los herederos”, en la primera escena en la redacción del Moustique, que fue la primera aventura en la que el tándem Spiru-Fantasio viajaron a Palombia. O esa referencia ofensiva a Zantafio en la página 18, ya sabéis: el archienemigo de la pareja protagonista y primo de Fantasio.

Pero vamos a ir desentrañando poquito a poco esta magnífica obra de tintes ecologistas: todo comienza con una pequeña historieta de cuatro páginas en la que un fotógrafo naturalista, que lleva encima a una pequeña y pizpireta rubia llamada Fieretta y descubre a un pintoresco okapi blanco, con tan mala suerte que son vistos por un grupo de furtivos que comercian con colmillos de elefantes y manos de gorila. ¿Manos de gorila? Sí, amigos míos. Debidamente disecadas son vendidas como ceniceros.

Imagen de Spirou: La luz de Borneo, de Zidrou y Frank Pé

Obviamente, su actividad ilícita no puede dejar testigos por medio. Así que ni siquiera el que uno de ellos sea una niña de corta edad los detiene. Dejamos a los dos personajes tirados en medio de la selva con sendas heridas de bala… y el okapi blanco.

A partir de ahí, saltamos en el tiempo: una multinacional china está construyendo una presa en Palombia, que amenaza tanto el hábitat de los marsupilamis como las tierras de los indios chautas, y Spirou y Fantasio, como reporteros de la revista Moustique, realizan un completo reportaje al respecto. Pero, como va en contra de varios de los anunciantes de la revista, la nueva redactora jefe (un arquetipo de la típica ejecutiva agresiva contemporánea más preocupada por el mercado que por lo que significa la empresa) insinua que no debería publicarse o, en su caso, retocarse para que no resulte agresivo para los intereses de la empresa que paga su publicidad. Fantasio se pliega al juego, pero Spirou no, y dimite de mala manera. Esa dimisión le cuesta un conflicto con Fantasio, más predispuesto a seguirle el juego.

Imagen de Spirou: La luz de Borneo, de Zidrou y Frank PéSpirou decide tomarse un tiempo sabático, y decide aprender pintura, para lo que encuentra a Gigi, la sobrina de Berger, el dueño de la tienda de Bellas Artes. En esas está, comprando lo que necesita, cuendo ve en un anuncio del Circo Mondo la presencia de su amigo Noé, conocido domador de animales al que Spirou conoce bien de alguna aventura anterior, como ya hemos indicado al principio. Pero Noé está en el aeropuerto esperando a su hija, que resulta ser… ¡Fieretta! Sí, amigos lectores, la pequeña rubia sobrevivió al disparo, resulta ser la hija de Noé y llega desde el Quebec para quedarse con su padre. Noé, lamentablemente, no tiene mucha mano para tratar con las personas y, al regresar al circo, “contrata” a Spirou para que se haga cargo del cuidado de la que ya no es una dulce niña rubia, sino una rebelde adolescente.¡Pobre Spirou! De hecho, llega a decir que preferiría mil veces enfrentarse a gorilas, tiranosaurios, dictadores locos y científicos malvados antes que a una adolescente.

Pasemos ahora a otra trama paralela: la galería Bernard, tras la exposición de “Egon Ich” (gran juego de palabras sobre el egocentrismo: “Ego” es “yo” en latín, al igual que “Ich” en alemán), decide exponer unas curiosas obras anónimas que recibe, y que representan cruces entre dos animales con una fuerza y trazados la mar de llamativos en un movimiento que la crítica da en llamar “zooísmo”. De hecho, hay dos adinerados  que desean hacerse con la obra de este misterioso pintor: Rastrillo y Platañes y el jeque Ibn Kher Osen. Y es ese pulso en lo tocante a lo económico lo que hace que la avaricia rompa el saco. ¿Por qué?

Pues porque ese artista es Borneo, uno de los, digamos, “ayudantes” del espectáculo de Noé en el circo. Un personaje con una sensibilidad artística muy especial al que Franco Demonio, el maestro de ceremonias del circo, vende a los medios de comunicación. Y, debido a esa exposición mediática, es secuestrado con imprevisibles consecuencias. ¡El dinero no lo compra todo!

El caso es que se descubre que esos cuadros forman parte de un objetivo mucho mayor… y es Fieretta la que, entonces, descubre que tiene un vínculo con los animales que no esperaba y que se le ha ido manifestando en forma de curiosos sueños. ¡Al final son, precisamente, los animales y su vínculo con ellos los que harán que la rebelde adolescente se reconcilie con su padre! Pero os dejo descubrir por vosotros mismos cómo termina esta trama y quién es realmente Borneo.

Imagen de Spirou: La luz de Borneo, de Zidrou y Frank PéMientras, paralelamente a todos estos hechos, Champignac se dedica a investigar la extraña aparición de unas setas negras mutantes que llegan a crecer incluso en la anatomía de la misma Victoria de Samotracia o la Estatua de la Libertad.

Y vamos ahora a por un par de guiñitos curiosos: en la página 14 se alude a que hay lugares más interesantes que Marcinelle, siendo la llamada “escuela de Marcinelle” una de las grandes corrientes de la BD y, precisamente, a la que pertenecería Spirou. Y, para aquellos a los que les guste la cocina, les dejo aquí la receta del “pudin del desempleado” -pouding du chômeur (pág.72)-, un platillo típico quebequés de curiosa historia.

Y, por cierto, sin entrar en detalles, porque supondría arruinar la impresión, el final de la trama de las pinturas zooístas es muy potente artísticamente hablando, y muy alegórico en el sentido de que obliga a pensar hasta qué punto somos los humanos los animales. Os invito a descubrirlo.

Tres tramas de las que dos tienen un potente trasfondo, y las tres van cargadas con un mensaje ecologista inequívoco. Y se entremezclan con singular maestría. Se ve a Zidrou cómodo dentro del universo de Spirou, a la par que demuestra conocer bien al personaje, y Pé apuesta por un dibujo figurativo, convincente y de trazo cálido. Ambos apuestan en esta aventura por la baza de la emoción y la magia más que por la acción pura y dura. ¡Y les ha dado buen resultado!

Un álbum al que simplemente podemos calificar como bellísimo y diferente. Muy recomendable tanto para los que conocemos a Spirou, como para los que no. Crema fina, oigan.

Compra aquí "Spirou: La luz de Borneo".



Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Dibbuks
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?