ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de cine

Baby Driver, de Edgar Wright: acción frenética y estilo visual y musical


Alejandro Serrano   15/07/2017
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Solvente como thriller criminal, una maravilla en lo visual y musical... una apuesta arriesgada que convence pero con matices negativos.
Baby Driver, de Edgar WrightAlgunos opinan que no hay ni habrá nada innovador en las artes, que todo lo que pueda surgir en un futuro está condenado a ser un refrito de viejas ideas que, con suerte, tendrá un envoltorio colorido que pueda hacernos olvidar que todo está inventado. No sé si es prudente ir tan lejos, pero es cierto que desde hace años la mesa de novedades del séptimo arte está repleta de remakes que adaptan o directamente fusilan películas estrenadas hace décadas, o de argumentos que disimulan un poco más las fuentes de las que beben, pero sin nada nuevo que contar.

En este sentido, "Baby Driver"(2017, Edgar Wright) nos ofrece una trama y un desarrollo muy convencionales, propios del género criminal, con tintes románticos y épicos, y un ritmo frenético constante con pequeñas pausas dramáticas. Su sinopsis no apela a nada nuevo, y si no tuviéramos a mano un tráiler de la película, no sabríamos diferenciarla de otras del mismo género, mil veces disfrutadas pero cuyas coordenadas están demasiado transitadas.

Sin embargo, "Baby Driver" tiene algo más, un punto de fascinación que descansa sobre todo en su puesta en escena, tanto visual como sonora, y que compite en ritmo y protagonismo con otras creaciones de tinte criminal. Por supuesto, esta mezcla de clásico thriller de acción y enloquecido musical está cosida con no pocas puntadas torcidas, que no siempre dejan el corte impecable, pero aún así no deja de ser un ejercicio disfrutable de innovación relativa que rara vez hemos podido siquiera entrever.

Wright, como realizador y guionista de la cinta, intenta algo casi imposible y sale airoso. El espectador agradece el intento, y al menos durante la primera mitad de la película, la ilusión de asistir al estreno de algo diferente domina sobre todo lo demás. Esta sensación se diluye un poco durante la segunda mitad, con un protagonismo casi absoluto de la acción trepidante y el desesperado drama romántico, que ahoga al delicioso punto cómico y musical que sobrevuela al principio.



"Baby Driver", como puro producto de entretenimiento, funciona a las mil maravillas. No deja minuto de respiro al espectador, algo que por otra parte seguramente no buscaba al elegir este estreno. Uno sale del cine convencido de haberse divertido, y con la sensación de haber visto algo emocionante y distinto de lo habitual. Pero también es imposible evitar pensar que tanto el reparto como la historia en sí están algo desaprovechados y tienden al caos, más que a enmarcarse en una estructura definida.

Kevin Spacey, Jamie Foxx y Jon Hamm están solventes; no es para menos, con el talento que atesoran, ya de sobra demostrado. Pero sus papeles no terminan de encajar del todo, de ser coherentes consigo mismos y el criminal y despiadado entorno en el que se mueven. Aquí también se manifiesta claramente ese cambio de tono global en cuanto se atraviesa el ecuador del metraje. Los tres reaccionan a los acontecimientos de forma totalmente inesperada, "casualmente" para ceder protagonismo a los personajes interpretados por los jóvenes Ansel Elgort (Baby) -espectacular, apunten este nombre para el futuro- y Lily James (Deborah) -versión edulcorada de la pareja protagonista de "Amor a quemarropa" (Tony Scott, 1993), de la que es fiel reflejo la otra pareja de la película, la criminal, formada por Hamm y Eiza González- un dúo trágico cuyo amor transciende y supera a todo, como si fuera capaz de detener las balas en medio del infierno.

Baby Driver, de Edgar Wright

Si algo me ha desagradado bastante es el final, que por supuesto no relataré aquí. En mi opinión, ahí Wright no ha estado a la altura de las circunstancias y ha optado por no desairar al espectador, cuando ya lo tenía ganado por una apuesta arriesgada y relativamente solvente.

Si bien hay temas a discutir en el guion y el planteamiento de la trama, como ejercicio de estilo visual y musical "Baby Driver" es una maravilla que incluso logra disimular las carencias que señalaba. Y que conste que no hablo de fuegos de artificio para distraer al espectador, sino de auténtico talento artístico. En ese aspecto, la película logra destacar, e imprimir originalidad y otra dimensión a una trama por lo demás arquetípica. Wright ha hecho todo lo posible por agradarnos... y creo que lo ha conseguido.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?