ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Mi nombre era Eileen, de Ottessa Moshfegh: perturbadoramente magistral


 Terror / Suspense
Natalia Calvo   11/04/2017
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Moshfegh ganó el Fence Modern Prize for Prose con «McGlue», un monólogo interior de un marinero acusado de asesinato.
Portada de Mi nombre era Eileen, de Ottessa MoshfeghOttessa Moshfegh es una joven autora estadounidense nacida en Boston, de padre croata y madre iraní. Habitualmente colabora con Paris Review publicando relatos cortos desde 2012 y está previsto que, en breve, se publique una recopilación de estos relatos. En 2014 publicó "McGlue", su primera novela; “Mi nombre era Eileen” (Alfaguara) salió a la venta en 2015 en inglés, fruto de un intento de thriller que se convirtió en finalista del Man Booker Prize 2016.

Eileen es una mujer adulta que nos narra los acontecimientos que cambiaron su vida cuando era una joven de 24 años en X-Ville, como ella llama a su pueblo, en unas navidades de los años 60. Desde una visión ya más madura, nos habla de su padre, viudo tras una enfermedad fatal de su madre, policía retirado y alcohólico paranoico con su seguridad, que vive recluido en su casa y que exige a Eileen un suministro habitual y constante de alcohol. Nos habla de su trabajo en la prisión de menores del pueblo y de su hermana Joannie, que huyó de la casa paterna en cuanto tuvo la oportunidad.

Pero, sobre todo, Eileen nos habla de sí misma. Se trata de una mujer, en sus propias palabras, fea, delgaducha, que acostumbra a ponerse la ropa enorme de su madre, a comer mal, quizá unos cacahuetes y un trago de ginebra a lo largo del día; obsesionada con mantenerse en un estado raquítico y con una obsesión por sí misma, Eileen tiene graves problemas de sociabilización, lo que la lleva a ser esquiva incluso con aquellos que la tratan correctamente.

En las navidades en las que la historia comienza, una hermosa mujer, Rebecca, entra a trabajar en la cárcel de menores, llamando la atención de Eileen y provocando que se plantee, al fin, tener una amiga, incluso una amante, aunque con consecuencias no esperadas para ninguna de las dos, lo que llevan al inicio de la historia, el día que Eileen huyó de X-Ville dejando atrás a su padre, su trabajo y su vida de autocontemplación y victimismo.

Mi nombre era Eileen” es una obra completamente magistral por su turbiedad. Eileen es una especie de adolescente tardía, inmadura y perturbadora, con ideas tan sumamente desconcertantes que provoca que el lector se sienta, a veces, horrorizado con sus ocurrencias. No sólo no se siente pena por ella, sino que su constante inadaptación al mundo, a las relaciones sociales, hacen que estemos totalmente de acuerdo con la vieja Eileen cuando nos narra esos días que cambiaron su vida, y provoca que suspiremos cuando por fin se resuelve todo, sea como sea, al final.

Moshfegh tiene una prosa exquisita, vibrante, que hace difícil frenar la lectura en algún punto. Es un libro para leerse del tirón, puesto que atenaza los sentidos y encoge los músculos previendo las siguientes ocurrencias de Eileen, temiendo porque el próximo movimiento antisocial pueda ser aún más turbio que el anterior, espantándonos mientras nos llevamos las manos a la cabeza.

Ottessa Moshfegh

Eileen es un personaje nada entrañable con el que, sin embargo, el lector conecta desde el minuto uno. Esa conexión explora nuestros más oscuros deseos de una manera magistral, ¿quién no ha pensado cosas horribles después de una bronca con su padre? ¿Quién no ha querido mandarlo todo al cuerno, trabajo, casa, estudios, en un día cualquiera de su vida? Por eso, “Mi nombre era Eileen” entra tan bien por los ojos del lector, porque, al fin y al cabo, todos llevamos una Eileen dentro, que probablemente jamás llegue a salir al exterior, pero que, en determinados momentos, haríamos lo posible porque así fuera, obviando las normas sociales de cortesía o el espíritu de supervivencia.

Si tengo que sacarle un pero a la novela sería la parte final, cuando los pensamientos de Eileen se transforman en acción y comienza el thriller prometido. Aunque no deja de ser la novela igual de turbia que en las páginas anteriores, la acción repentina desvía un poco el supuesto objeto anterior de la novela y parece que llega a una conclusión precipitada, aunque sin desmerecer el resto del libro.

Turbio, pasional y recomendable. Un descubrimiento que espero que nos dé muchas alegrías en el futuro.

Compra aquí "Mi nombre era Eileen".



Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Joyce Carol Oates llega en octubre a Alfaguara con su esperada nueva novela
«El tigre» la primera historia de Joël Dicker, llega a España
«Todos nuestros presentes equivocados», de Elan Mastai, en septiembre en Alfaguara
La saga Máquinas mortales de Philip Reeve, en septiembre en Alfaguara
Recibido: Los amores de Nishino, de Hiromi Kawakami (Alfaguara)
Articulos Relacionados
Los amores de Nishino, de Hiromi Kawakami: eterna búsqueda del amor
El libro de la madera, de Lars Mytting: una oda a la vida lenta para urbanitas
Elegida por la Luna, de P.C. Cast: fantasía original y fresca
El cielo es azul, la tierra blanca, de Hiromi Kawakami: refugio de amor en medio de la soledad
Mi novia preferida fue un bulldog francés, de Legna Rodríguez Iglesias: estridencia y transgresión
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Alfaguara
Portada de Cazadores de Humo, de Óscar Lobato
Portada de Las Rosas de Piedra, de Julio Llamazares
Portada de La historia que me escribe, de Fernando Trías de Bes
Fernando Trías de Bes
Portada de Aprendiz de Homero, de Nélida Piñón
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?