ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de comics

Procyon 4. Planeta cretácico: Cinco-Patos recibe una profecía sobre su destino


Francisco Javier Illescas   13/01/2017
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Sí, amigos lectores: toda la parafernalia cretácica que da nombre al título es, simplemente, una tapadera y el escenario en el que se desarrolla la acción. ¿Cómo? ¿Por qué? Vamos a verlo, amigo lector.
Procyon IVY comencemos por el principio. Cretácico: tercer y último período de la Era Mesozoica; comenzó hace 145 millones de años y terminó hace 66 millones de años. Es el periodo conocido por ser la era de los grandes dinosaurios que todos reconocemos (de hecho, “Parque jurásico” debería haberse llamado “Parque cretácico”). ¿Y qué tiene que ver con el cómic? Veamos, veamos:
   
En “Breve descenso al infierno” (Procyon 3)  dejamos a nuestros protagonistas varados en una oficina aduanera a la espera de acceder a un cableportador. Así que ahí tenemos tanto a Cinco-Patos, como a Octavio Perrillo y su novia Leti esperando una carambola para que llegue una nave que acceda a cargar con ellos y sacarles del planeta Ciénaga-2, dentro del sistema Harmony. Legalmente hablando son “náufragos”, y sólo podrán moverse de allí si una nave es lo bastante hospitalaria como para sacarlos de allí.
   
Afortunadamente para ellos, recala en ese paso aduanero una lujosa nave, y nuestros amigos protagonistas se conjuran para convencer a sus tripulantes para que los acepten como huéspedes y los saquen de allí. Pero los ocupantes de esa nave son bastante conocidos e importantes: el gobernador del sistema, Jean Louis Fromage, y su séquito: su amante y el guardaespaldas. Parece que van a la superficie del planeta para participar en una exclusiva cacería… ¿Cacería de qué? Pues, al más puro estilo del relato “El ruido de un trueno” –de Ray Bradbury. Leedlo. Os gustará- , van a Ciénaga-2 a cazar dinosaurios. ¿Dinosaurios? Sí. Resulta que este planeta es una excéntrica creación de Gambler, la tercera inteligencia artificial que rige el sistema, para generar divisas y poder seguir investigando.
   
Procyon IVAsí que los protagonistas desembarcan con este heterogéneo grupo de cazadores-exploradores para encontrarse con su guía. Un tipo curtido que descubrirá, a costa del grupo, lo inútil que puede resultar el séquito. Todo controlado, todo seguro, pero la teoría del caos se impone y todo se tuerce hasta el punto de que se ven tirados en medio de todo ese zoológico carnívoro prehistórico con ganas de merendar, y habrán de buscarse las mañas para sobrevivir. Habrá bajas en el grupo, y descubrirán que alguien no es quien pretende ser, y prepara un luctuoso acontecimiento imprevisto. Pero… ¡En ese momento llega Procyon y desbarata sus planes! ¿Cómo? ¡Ah, amigo mío! Habrás de leer el cómic para saberlo.
   
Mas continuemos: la organización del safari decide informar y pedir ayuda a la policía federal (la P.A.F. de toda la vida). Así que saltemos a las dos naves que están tras nuestros protagonistas: la “Escupefuegos” del capitán Spartan está interrogando de manera baste, digamos, directa, a la tripulación de la “Venture” para intentar averiguar a dónde han indo Cinco-Patos y los demás. Os invito a descubrir cómo termina ese interrogatorio. Por otro lado está la “Buscabullas”, que es la destinada a Ciénaga-2 para localizarlos privando para ello al folclórico capitán Sánchez de sus vacaciones familiares.
   
Pero, mientras la policía se despliega para completar su misión y recibir nuevas órdenes, los fugitivos dan con un personaje que ya se ha mencionado en los números anteriores y que dará a Cinco-Patos algunas pistas sobre su pasado y su futuro: Astaroth Wilde. ¡Y darán con Ahmed Suleiman, a quien creían desaparecido!
   
Procyon IVY hasta aquí podemos leer: ¿Descubrirás la verdadera identidad de Leti? ¿
Realmente existe un fenómeno OVNI? ¿Sabremos más de la vida de Cinco-Patos? ¿Qué es lo que busca? ¿Qué quiere Astaroth Wilde de ella? ¿Qué planes tienen las inteligencias artificiales para con los fugitivos? Y, ya que hablamos de las inteligencias artificiales… ¿Quién es el enigmático Didi (delta), que aparece en el Olimpo junto a los tres precedentes? ¿Cuáles son las delicadas cuitas familiares del pobre capitán Sánchez? ¿Cuál será el nuevo destino de los fugitivos? ¿Cuáles serán los cinco objetos que siempre elige Procyon para llegar al final y cómo los usará? ¿Perderá Cinco-Patos otro dedo? ¡Es vuestro turno para descubrirlo!
   
Así que, como podéis adivinar con lo que hemos anticipado, lo único que tiene de “cretácico” este tomo de 128 páginas en cartoné es el escenario. Un brillante juego de manos para distraer la atención del lector.
   
Por lo demás, quiero reivindicar a la serie “Procyon” desde aquí: el dibujo de trazo claro y agradable de Ricardo Machuca no tiene que engañaos, queridos lectores. Se trata de una trama de ciencia-ficción muy bien llevada y cargada de detalles. El autor se lo ha trabajado mucho para ofrecernos un universo y una trama sin fisuras. Y es muy de agradecer los Pies de viñeta en los que nos llama la atención sobre los detalles que ya hemos podido apreciar pero que, muy posiblemente, no recordemos de los tomos anteriores. No da puntada sin hilo, os lo aseguro. Y os invito a descubrirlo. Lo único es que, a estas alturas, no os bastará con leer este cuarto tomo, sino que deberéis comenzar la saga desde el principio.
   
Procyon IVOtro punto que me ha gustado mucho es que este cuarto tomo adquiere un tono mucho más oscuro que los tres precedentes. También os desafío a que lo descubráis. Sólo os anticiparé que, como siempre e independientemente de la decencia de los actores se los designios de los que mandan, cuanto más poder tienes menos te importan los métodos empleados para conseguir tu objetivo.
   
Además, como siempre, encontraremos jugosos extras que nos ayudarán a adentrarnos en el rico trasfondo del mundo que ha creado Ricardo Machuca: la historia de la clonación humana y cómo se usa en este mundo, la biografía de Martin Burke y el plano completo de la torpedera KÑ-66 “Starcrawler”. ¡No lo dejéis de leer! Os dará información para comprender mejor este trasfondo interestelar y, seguro, saldrán cositas sacadas de estos textos en los próximos volúmenes.
  
  ¿Algún punto negativo? Sí. Uno solo: dada la cantidad de detallitos relativos a puntos anteriores dentro de la historia que van apareciendo según avanza la trama, quizá cabría esperar un ritmo de publicación algo más rápido. Un plazo de un año entre número y número es demasiado como para recordarlo y, si no se quiere hacer trampa, hay que leerlo desde el principio para resituarnos y localizar todos los guiños que el autor, con mucha vista, distribuye.
   
Por lo demás, insisto: aún estás a tiempo para engancharte a esta curiosa aventura espacial desde el principio. Una vez que la empieces no podrás dejarla. ¡Anímate!

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Dibbuks
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?