ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de comics

Harley Quinn número 8: la independencia de Harley y el nacimiento de su nuevo look


Francisco Javier Illescas   10/12/2016
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Parece que Harley Quinn va a romper los lazos que le quedan con su pasado de manera típicamente directa… Y conoceremos el origen de su nuevo aspecto, el de la película de David Ayer. ¿Lo descubrimos? ¡Vamos allá!
Harley Quinn 8Sigamos con la Harley de este fabuloso equipo que forman Amanda Conner y Jim Palmiotti en el tomo en el que se produce el reencuentro con el Joker. Un reencuentro que satisfará a muchos. Pero… ¿en qué sentido? Bueno, pues en el que encontraremos a un Mr. J tan insultante, misógino, ofensivo y violento como cabría esperar, pero esta vez Harley no le dejará salirse con la suya. Sí, amigos lectores, este número es el que supone el sellado del ataúd de la relación entre Harley y el Joker. Estoy seguro de que el colectivo feminista hará la ola por esto. ¿Y sabéis qué? Que estoy totalmente de acuerdo con ellas y la haré yo también.
   
Y no sólo por ello, sono porque Conner y Palmiotti han escrito la historia que necesitaba ser escrita. Se han tomado su tiempo para establecer de manera meticulosa la nueva vida de Harley, así como la dirección que va tomando y sus nuevos modos de operación. Le han dado un elenco de caracteres de apoyo, y han demostrado su deseo de comenzar una nueva vida para comenzar una nueva vida sin comprometer ni un ápice de la bendita locura que la ha definido desde siempre. Y, además, se ha hecho fuerte y ha luchado pos sus relaciones en los últimos dos años, haciéndola tomar conciencia de que nunca regresaría a la tóxica vida de la que vino, además de que renunciará a esa parte de ella que nunca debió ser.
   
Lo dicho: empieza de manera potente. Nadie lamentará que deje atrás al Joker. Además, Harley deja muchas cosas atrás en este comienzo: ha viajado a Gotham para liberar a Mason Macabre, su actual chico, del manicomio de Arkham. Hiedra Venenosa se une a ella para ayudarla en su misión, pero Harley decide entrar en la prisión a solas: tiene un plan que implica el uso de algunas pastillas “Ferrigno” (el que haya disfrutado de la serie de “La Masa” entre 1977 y 1982, lo entenderá cuando lo lea). Y no importa la cantidad de seguridad que haya en la prisión, Harley lleva el caos allá a donde vaya, amparada en la típica y absurda lógica con que la dotan Conner y Palmiotti.
   
Harley Quinn 8Pero, claro: no todo va a ser fácil. Mason tiene como vecino al fantasma del pasado de Harley, el Joker. Pero Harley decide no huir de él y, además, demuestra cómo Mason es una persona moral y decente que acepta la responsabilidad por sus faltas, incluso aunque hayan sido provocadas por un alcalde corrupto.
   
Con respecto a cómo afronta nuestra payasa favorita a su ex, os invito a descubrirlo: todos sabemos lo que le gusta hablar al Joker pero, en esta conversación, es Harley la que tiene algo que decir. ¡Y es vuestro turno para descubrlo! Y tendréis siete páginas para disfrutar su conversación. Digamos que exorciza sus demonios de una manera muy visceral… Y merecida.
   
¿Queréis más bonus? ¡Pues ahí va! Batman hace un lógico y estupendo cameo al final de la primera parte (como bien presagia la portada del número). Y su intervención no decepciona: medida, justa y a la medida de la trama, aunque… ¡No hay final feliz, tíos! Pero, feliz o no, termina de manera brillante. ¡Descubridlo!
   
Hablemos ahora del impecable trabajo de Chad Hardin al dibujo: brutal y bello, combinando perfectamente el estilo cartoon y el realista, ofreciendo una galería de movimientos y actuaciones realistas, verosímiles, pero sin perder las estridencias típicas de la locura de Harley. Y atención a su interpretación del Joker: perezoso, malvado, con los ojos rojos y una enorme y puntiaguda nariz, con un aspecto de gángster bastante acentuado que me recuerda mucho al que creó Jim Lee para “Batman: silencio”. Y eso sin contar su talento para capturar el sex-appeal de la protagonista sin hacerlo parecer vulgar. ¿Y qué podemos decir del look de Batman? Sombrío y misterioso, capturando la esencia de la serie animada.
   
Harley Quinn 8¡Pero sigamos, que me extiendo! ¿Cómo continúa esto? Harley regresa a Coney Island para continuar con su apretada agenda. Y, de nuevo, salta de la sartén a las brasas. ¡Que no pare la acción! Aunque estos momentos de “vida regular” son los que permiten el desarrollo del personaje y la construcción de su mundo. El suspense siempre gira en torno a qué ocurrirá para turbar esa vida que aspira a ser normal.
   
En fin: que todo en lo que Harley participa se convierte en algo caótico… sus sueños, una apacible estancia en la playa, sus sesiones de patinaje gladiatorio… Pero, ante todo, y sobre todo, el momento estelar: ¡SU CAMBIO DE LOOK! Es en este momento en el que la bella payasa adopta el aspecto que luce en la película “Escuadrón Suicida”. Y lo hacen de una manera simple, efectiva y creíble. ¡Y de una manera sencillísima! No hay que crear extraños arcos argumentales cuando, muchas veces, menos es más.
   
Conner y Palmiotti ofrecen la mezcla habitual de violencia, vigilancia social, obstinación, pánico y estupidez. El cómic articula la continuación de la oficina del alcalde corrupto, nos presenta a un nuevo villano y nos ofrece los esperables sketches de HArleu con sus compañeros de edificio. Pero lo atractivo de esta aparentemente inconexa trama es que todo ocurre siempre por algo, aunque ocurra fuera del gag propiamente dicho.
   
¿Y qué podemos decir de ese nuevo villano que ya hemos mencionado? Bueno, imaginas un cruce entre Deadpool  y Timothy “Tim” Taylor de “Un chapuzas en casa”. Pero habremos de esprar a lo que pasa después para saber a qué se debe su enfrentamiento con Harley.
   
Harley Quinn 8El dibujo, en este caso, es cosa de la combinación de dos genios: Chad Hardin y John Timms, dejando claro que Hardin sólo se encarga de la secuencia de introducción del número (en la que vemos una peculiar pesadilla que implica a canguros motoristas, a Caperucita Roja, ya otros elementos oníricos fácilmente identificables… Y, entonces y tras ello, Timms toma el relevo. Y sigue siendo claro y preciso en el trazo, y ha cogido perfectamente la anatomía de la protagonista del cómic. Un gran trabajo que mejorará, sin duda, número a número. Aunque, como punto flaco, diremos que las chicas del equipo de patinaje tienen un aspecto, quizá, demasiado estandarizado.
    
Aunque este tomo recoge entre los números entre el 25 y el 30, nos vamos a detener en el siguiente, el 27, y haremos un par de observaciones adicionales, más que nada para no extendernos demasiado y permitir que descubráis el resto. ¡Que no os lo vamos a contar todo, chavales!
   
Así que bueno, decíamos que aparecía un nuevo villano, que atiende al nombre de “Mortandad” (nótese la sutil semejanza semántica con “Masacre”) que, parece, se ha enamorado locamente de la doctora Quinzel y, obviamente, intenta conquistarla… A su peculiar manera. ¡Ojo a cómo le da el teléfono! ¿A que nadie tiene narices a intentarlo de esa forma? ¿Eh? Además, es un pretendiente absolutamente psicótico, como ella. ¿qué puede fallar? Descubridlo, descubridlo.
   
Lo bueno es que esta cómica trama se complementa con una secundaria en la que se sigue desarrollando la historia de corrupción del alcalde que, además, parece salpicar al jefe de policía.
   
Y vemos de nuevo a Timms haciendo un estupendo trabajo con las expresiones faciales de Timms. Exagerándolas estilo cartoon, pero sin caer en gestos antinaturales. ¡Un sobresaliente para el dibujante!
   

Harley Quinn 8

En el resto: tendremos un toque manga que habréis de descubrir, y nos sumergiremos en el estilo cartoon de mano de Elsa Charretier en el último número. Un estilo digno de la escuela de Bruce Timm.
   
¡Y no nos dejemos los extras de este octavo tomo de 152 páginas en rústica! Seis portadas alternativas con un par de obras de gigantes de la talla de Neal Adams y John Romita Jr., además de las creadas por la propia Amanda Conner.
   
Un volumen para disfrutar, con historias importantísimas para el desarrollo del personaje del cómic. ¡Os invito a disfrutarlas!

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?