ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de comics

Capitán América: Blanco


Ángel Pérez   11/05/2016
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Después de años de espera al fin la nueva obra cromática de Jehp Loeb y Tim Sale para Marvel que en esta ocasión nos traen de vuelta los tiempos del Capitán en que la vida era en blanco y negro.
Capitán América: BlancoBienvenidos de nuevo a vuestra guía de lecturas del mes. Hoy vamos a hablar de un proyecto que como el buen vino ha necesitado de mucho tiempo para llegar a madurar, se trata de Capitán América: Blanco, un proyecto del que oímos hablar por primera vez hace ocho años, cuando en 2008 se publicaba un número 0, de la nueva y nostálgica visita de los autores que mejor retrataron los primeros años de Batman, Jeph Loeb y Tim Sale. Un tándem que ha hecho de expandir y ampliar el pasado de los personajes, su seña de identidad, como hemos podido ver en su saga de Batman (“Caballero Maldito”, “El largo Halloween”, “Victoria Oscura”, “Catwoman si vas a Roma”) en Superman, las cuatro estaciones, o en Retadores de lo desconocido.

Ya en Marvel, comenzaron una línea de series autoconclusivas, dedicadas a centrarse en el pasado y vida amorosa de alguno de lo personajes más icónicos de la compañía, todas ellas tenían en común llevar el nombre de un color. “Daredevil: Amarillo” nos reencontró con un Matt aún con mucho miedo, más temerario que diablo. “Spider-man: Azul” nos llevó a sentir la tristeza de Peter por la perdida de Gwen Stacy. “Hulk:Gris” nos lleva a conocer que Bruce tras su accidente no es ni bueno ni malo, ni blanco ni negro, sólo gris.

Ahora en este “Capitán América: Blanco” ,en el que Panini tiene a bien poner tapa dura y una buena selección de extras para que cuadre en las estanterías de los coleccionistas del resto del proyecto colorido de Loeb y Sale, conoceremos a Steve y a James, la amistad de dos hombres teniendo que cargar con un destino mayor que ellos mismos. Loeb y Sale saben que esta miniserie es una carta de amor a Kirby y a Joe Simon y por ello cada capítulo de la misma va dedicado a estos supersoldados del cómic.

Capitán América: BlancoTodo empieza con el número 0, una revisitación a un momento clave en la vida de estos dos hermanos de armas. Bucky, un huérfano de apenas 15 años, es casi la mascota del campamento, sólo respaldado por el bueno de Steve Rogers. Una primera splash de ellos en el cine viendo un corto del Capitán América, ya nos muestra el juego de Loeb, que pretende lidiar entre el hombre y la leyenda. A partir de ahí un impulsivo joven que entra en una tienda que no toca y revela el mayor secreto guardado por el ejercito.

Llama la atención lo suelto, grácil y fresco que queda Bucky con el trazo de Sale, ya que ha confesado varias veces que lo que más odió de su etapa en Batman fue tener que dibujar a Robin. Tras el encuentro Rogers decide instruir a James y un antifaz y un precioso momento de timidez adolescente después ya tenemos a Bucky aquí. Cierra el número con la primera misión en batalla de ambos, que lejos de las películas están llenas de sangre, fuego y metralla. La narración pesimista de Loeb se centra en la culpabilidad de Steve por la muerte de su compañero.

Tras esto, damos un salto ya al número uno, que nos lleva al tiempo del Avengers 4 de 1964, Sale como ya hará en más de una ocasión en esta obra homenajea al maestro Kirby en la secuencia de Rogers despertando de la criogenía y encontrándose con los Vengadores. A su espera está un Nick Furia claramente inspirado en Streanko con el único consuelo de una medalla al valor para Bucky, que sólo acrecienta la soledad de Rogers.

Esto sirve para enlazar con el pasado en el que de nuevo Loeb reescribe la historia y nos narra un primer encuentro alternativo entre el Capitán América, Bucky, Nick Furia, Dum Dum Dugan y el resto de los Comandos Aulladores. El efectismo de Sale llega, narrando las escenas de acción, con su habitual estilo cartoon, pero logrando que tanto los tanques o el armamento sean perfectamente reconocibles, la sobreutilización de splash-pages, hace que la lectura sea más rápida y que la acción recuerde a los tebeos de los años 40.

Capitán América: Blanco

Loeb logra dar un buen equilibrio entre acción bélica y desarrollo emocional, siendo impagables, los momentos de Steve y Bucky hablando sobre el pasado como no apto de Rogers, o sobre la incapacidad de gigantón rubio para ligar con las chicas. Además logra acabar cada número con un chiffhanger para que rápidamente pasemos la página en busca de más respuestas. De nuevo la narración en primera persona del Capi es de lo mejor que tiene toda la saga.

A partir de aquí, nos encontraremos con momentos cruciales, como un rescate de Bucky al Capitán en el que deberá sacrificar el mítico escudo para salvar a su amigo. Sale está muy pendiente del nombre del color elegido para esa saga, es por ello que todo el paisaje aparecerá bañado por niebla, o tormentas de nieve, así como escarpadas montañas nevadas. Además todo el coloreado tiene ese aire evanescente que ayuda incluso a seguir los flashbacks dentro de los flashbacks.

Loeb ha plagado de huevos de Pascua toda la obra y es por eso que por ejemplo cada uno de los capítulos de la saga tiene el título de míticas películas de los años 30 y 40 como por ejemplo, “Sucedió una noche”. Por aquí tendremos a cierta guerrillera cuyo “non de guerre” es “Pájaro Burlón” y a cierto guerrero saltador que no es ni más ni menos que el abuelo de Batroc, el colorido enemigo del Capitán, maestro del arte marcial Savate, al cual Sale homenajea reproduciendo la mítica pelea entre el Capitán y el Saltador dibujada por Jack Kirby en Tales of Suspense 85, en una espectacular página que es una secuencia de nueve viñetas, lo que contrasta con las páginas casi de formato cinematográfico de apenas dos viñetas con las que Sale despacha el resto del tomo. No falta tampoco una genial escena de Furia teniendo que usar un parche por primera vez y sintiéndose de lo más estupido por ello.

Capitán América: Blanco

A Loeb se le da muy bien escribir personajes femeninos y por ello Marylin “la Gitana” la burlona maestra del “Cirque du Revolucion” es sin duda uno de los mejores alicientes de la obra, da gusto ver al Capitán  ponerse rojo como un tomate e incomodo ante la seguridad y templanza de esta mujer.

Esta obra rezuma clasicismo y sentimientos por los cuatro costados, es una obra totalmente maniquea y por eso, Bucky es un joven e ingenuo patriota, el Capitán es la bondad en persona que acaba con los malos, salva a sus amigos y hasta se queda con la chica, pues sí, el señor Loeb se permite el hecho de narrar el primer beso del Capitán América.

Pero ante todo este blanco de bondad y compañerismo, de peleas de bar, de escenas de vida cotidiana en la que Bucky y Steve se comportan como hermanos, se necesita un negro, un mal y por ello tenemos a un Cráneo Rojo, más vil y caricaturesco que nunca, heredado directamente de los cómics de los 40. Así también tenemos a unos nazis muy tontos, con esvásticas enormes y que se dejan engañar por trucos tan tontos como sube el escudo como si fuera un sombrero.

Capitán América: Blanco

El capítulo final es apoteósico, donde el Capitán América decide que la vida de Bucky vale más que su misión. De nuevo una historia clásica con nada menos que el futuro del Louvre en juego. Un duelo de puñetazos en la torre Effeil y una magnifica página en la que mientras Rogers salva a Bucky, las sombras del futuro amenazan con el momento en el que ambos desaparecerán del combate por culpa del Barón Zemo.

Una cuidadosa edición de Panini, con unos extras geniales que ayudarán a conocer en forma de una divertida entrevista este proyecto y ver el arte de Sale en todo su esplendor. Una gran forma de completar la saga cromática y de lograr acercar a los nuevos lectores al pasado del Capitán América, a los tiempos de buenos y malos, tiempos ingenuos y sencillos, de aventuras que nos dejarán con la sonrisa nostálgica de que ni los tebeos actuales, ni la vida real sea así. Veremos si esto es el final, o la posibilidad de el arco-iris de historias de Loeb y Sale vuelva a Marvel.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Capitan America: Civil War
Capitan America: Civil War
Capitan America: Civil War
Capitan America: Civil War
Capitan America: Civil War
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?