ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de comics

Roman ritual: ¿Y si la santidad deja de serlo?


Francisco Javier Illescas   30/04/2016
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Ritual romano –Rituale Romanum-: texto religioso que contiene varios rituales. Es famoso por su ritual para el exorcismo. Cada diócesis dispone de un solo experto en exorcismos, que usa las oraciones recogidas en el Rituale Romanum como único texto válido.
Roman RitualBueno, todos sabemos que la Iglesia Católica no está pasando por sus momentos de máxima popularidad y, si a los problemas que tiene la Iglesia con los casos de sacerdotes con pasados turbios le sumamos aquello a lo que se refiere el Ritual romano, posesiones, exorcismos y tal… la situación no puede acabar bien.
   
Vamos a empezar por el principio: empieza recordándome mucho al principio de “El día de la bestia” (Álex de la Iglesia, 1995). Un sacerdote, Monseñor Marelli, corre por los pasillos del Vaticano huyendo de una entidad fantasmal de origen malvado… Pero no consigue escapar. De ahí saltamos a las selvas profundas de Colombia, donde el padre John Brennan está atendiendo un exorcismo. El ritual tiene éxito, pero la muchacha posesa le confiesa un secreto estremecedor: su posesión era una maniobra de distracción. El Maligno le quería lejos mientras algo pasaba en otro lugar… Y no tarda en enterarse de dónde y afectando a quién. El Vaticano destaca un helicóptero para que el padre Brennan acuda lo más rápidamente posible a la Santa Sede.
   
Allí descubriremos que este experto exorcista no goza del cariño de un cierto sector de la Santa Sede, pues sus métodos heterodoxos no son bien recibidos por los segmentos más conservadores de la curia. Y será allí donde, a través de monseñor Georges, capellán de Su Santidad (cargo antes llamado “camarero secreto de Su Santidad”) y apoyo y valedor de Brennan tras el fallecimiento del cardenal camarlengo Tarsicio Bertone, que fue quien le mandó llamar, descubrirá el terrible secreto que guarda celosamente el Vaticano: el mismo Papa ha sido poseído.
   
Es intención de Georges que sea Brennan, al que conoce bien, el que exorcice al Papa. Pero habrá de vencer la resistencia del cardenal José Balaguer, decano del Colegio Cardenalicio y, si no primado del Opus Dei, casi. El cardenal Balaguer parece ocultar un oscuro secreto, y se agarra a la ortodoxia del Ritual Romano para curar a la Iglesia del tumor interno que es la posesión de su Sumo Pontífice.
   
Roman RitualY es en este punto en el que entramos en otro punto oscuro dentro de las estructuras de poder vaticano: las intrigas políticas de la curia y el pulso de poderes entre cargos eclesiásticos. ¿Tendrá más peso el capellán papal? ¿Forzará la mano el decano? ¿Convocarán un cónclave intentando inhabilitar al Papa y echando tierra sobre el asunto? ¿Realmente la posesión papal es el último motivo del Diablo? ¿Qué papel juega el padre Brennan en esto? Como dirían en aquel famoso programa: “Hasta aquí puedo leer”. ¿Quieres saber más? ¡Es tu turno para averiguarlo, amigo lector!
   
El equipo El Torres-Jaime Martínez ha hecho un trabajo de documentación bárbaro: “Ne reminiscaris Domine delicta nostra, vel parentum nostrorum: neque vindictam sumas de peccatis nostris.” Esta oración es la iniciación de los siete salmos penitenciales contra los siete pecados capitales. “Deus in nomine tuo salvum me fac et in virtute tua iudica me.” Es el salmo 53:3 de la Vulgata. “Ecce Crucem Domini! Fugite partes adversae! Vicit Leo de tribu Juda, Radix David! Alleluia!“ Es una oración esculpida en la base del obelisco de la Plaza de San Pedro del Vaticano por orden de Sixto V, y se dice que fue dada por San Antonio a una mujer que buscaba ayuda contra las tentaciones del demonio. Realmente tiene el sabor de un pequeño exorcismo. “Exorcizamus te, omnis immundus –aquí hay una errata en el guión, pone “inmunde”- spiritus omnis satanica potestas, omnis incursio infernalis adversarii, omnis legio, omnis congregatio et secta diabolica…“ es una oración real del Rituale Romanum.
   
Con respecto a los personajes protagonistas, me encanta cómo están diseñados. ¡Están vivos! El padre Brennan parece más un soldado veterano que un cura: cabeza rapada, uniformidad cómoda, convicción y modos de actuación heterodoxos pero altamente eficaces. Es un agente de campo. En cuanto al resto… Descubrid sus papeles en la trama y la representación de sus papeles, como la frialdad que oculta las ansias de poder del cardenal Balaguer.
   
Roman RitualAhora vamos a por una de mis partes favoritas: ¡Las referencias gráficas! No voy a mencionar las evidentes recreaciones de los exteriores del Vaticano, pero sí hablaré de la galería del museo Pío Clementino  y de esta escultura  situada en una de las dos habitaciones de la llamada “sala degli animali”. Significativo que aparezca “el malo” delante de una escultura que representa una cabra, animal tradicionalmente relacionado con el diablo.
   
¿Hay más? ¡Claro! La basílica de San Apolinar, tanto en su exterior  como en su interior (que no puedo documentar online, pero que sí he encontrado en mis libros). ¿Y qué decir de la archiconocida capilla Sixtina ? ¿Y de la Piedad de Miguel Ángel ? ¿Y la escultura de San Pedro  frente a la basílica del Vaticano? Un esfuerzo documentado digno de elogio.
   
Y vamos a hablar ahora de la cierta “mala leche” en cuanto a los diseños de personajes: quizás la caracterización del Papa os recuerde a un Pontífice reciente , o el padre Aloisius, secretario de monseñor Georges, a cierto exministro de exteriores , o cierta monja a una famosa expresidente de la Comunidad de Madrid , así como el detalle de llamar “Balaguer” al ambicioso cardenal apoyado por el Opus Dei en clara alusión a su fundador. ¡Por cierto! Tiene un aire a Sir Christopher Lee  Por otra parte, el Papa no es el único personaje real: el hecho de llamar “Bertone” al camarlengo papal nos hace pensar inmediatamente en monseñor Tarsicio Bertone. Lamentablemente, pese a que su representación, en los primeros compases de la historia, tiene un cierto y razonable parecido, no he encontrado ninguna fotografía lo suficientemente aproximada.
   
Roman RitualCon respecto al guión, poco se puede decir aparte de que se trata de El Torres, que es siempre garantía de una buena historia. Está muy bien hilada, sin fisuras, con personajes vivos y un final sorprendente.  Sólo os anticiparé algo: a veces la solución no es la vía que parece más evidente, y El Torres se las arregla para, casi al final, dar un giro a la trama y ofrecernos una sorpresa muy razonable y razonada. ¿Acaso uno de los objetivos de la Iglesia no es obtener y ofrecer el perdón? Insisto en invitaos a que lo descubráis.
   
No obstante, es difícil no pensar continuamente en “El exorcista”. Hay muchos guiños y referencias a esta película de 1973 dirigida por William Friedkin (con alusión al padre Karras incluida) con un toquecito final de “Poltergeist” (Tobe Hooper, 1982).
   
En cuanto al dibujo… Me costó adaptarme a él. Esperaba algo más “comiquero” y menos fotográfico. Así y todo, la labor de coloreado de Sandra Molina consigue que nos sumerjamos en el lóbrego ambiente de una Iglesia en decadencia amenazada tanto por los turbios asuntos detrás de algunos mandatarios como por la intervención demoniaca que ha golpeado duramente sus cimientos.
   
Apreciamos, además, el característico ritmo cinematográfico de El Torres en esta historia, que podría adaptarse a la gran pantalla sin mucho esfuerzo.
   
¡Roman RitualAh! Y os voy a dar dos detalles curiosos: uno que tiene una importancia capital en la historia y otro meramente anecdótico: el primero es que el caso mencionado sobre la desaparición de Emanuela Orlandi –reconocible en la página 100, por cierto- es totalmente verídico (hablamos del 22 de junio de 1983. Buscadlo si lo deseáis). El segundo es que poseo y conozco tanto el “Manual del exorcista” (“Práctica de exorcistas y ministros de la Iglesia” del padre Benito Remigio. Edición facsímil del original de 1693. Editorial París-Valencia) como el “Malleus Maleficarum” (“Manual de inquisidores”, de Nicolás Aymerich, traducida y adaptada por el padre José Antonio Fortea, auténtico exorcista de la Iglesia). Así que los textos manejados por los autores me han resultado ampliamente familiares.
   
Y no nos olvidemos de los extras: ilustraciones y portadas de Jaime Martínez, Ángel Hernández y Diego Galindo. Así como seis páginas de extras sobre la génesis del cómic, sus orígenes, desarrollo, ilustraciones inéditas y bocetos de personajes.
   
Una obra de terror como las de antes: inquietante, retorcida, inesperada… Os la recomiendo. Me ha gustado.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Dibbuks
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Presentación en Valencia de Heredero de la Alquimia, de David Mateo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?