ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Para llegar al otro lado, de Vladímir Lórchenkov: crítica social e hilaridad


Fco. Martínez Hidalgo   05/02/2016
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Una novela de mensaje moral con la que pasar el rato entre sonrisas y reflexión sobre el futuro de un marco de convivencia resquebrajado, otra vez, por la falta de humanidad.
Portada de Para llegar al otro lado, de Vladímir LórchenkovSegún Fundéu, la palabra de 2015 es “Refugiado”. Una declaración que pretende destacar la palabra que ha definido la realidad más significativa en el año que se fue. Sin duda, la UE ha dado muestra de tener serios problemas de coherencia en cuanto a sus tan cacareados valores de progreso, bienestar y solidaridad. Cuando otros han necesitado ayuda, más allá de la común práctica de entregar fondos económicos -infructuosamente distribuidos y gestionados- a Estados con gobiernos evidentemente inmorales y cleptómanos, sus puertas han renqueado más de lo debido. Y es que, en las fronteras de la UE, existen problemas mucho más duros, profundos y enraizados de lo que habitualmente suele pensarse; comúnmente desconocidos y conscientemente ignorados. La UE parece querer hacer suyo aquello de “ojos que no ven, corazón que no siente.”

Una de estas realidades problemáticas todavía latentes es la de la República de Moldavia. Situada entre Rumanía y Ucrania, su convulsa historia reciente la hace objeto no solo de las crecientemente tensas relaciones entre la UE y Rusia, sino también de las tensiones identitarias de otros territorios limítrofes segregados de la antigua URSS y que reivindican su independencia de este estado como, por ejemplo, Transnistria (también conocida como la República Moldava Pridnestroviana). A resolver este complejo puzle no ayuda que la mayoría de la población moldava tenga raíces rumanas, y que la mayoría en Transnistria tenga raíces ucranianas o rusas. Tan encallada está la situación que, a pesar de los puentes tendidos desde la UE para su posible incorporación (Rusia tensa la cuerda en sentido contrario), ni su situación parece haber contribuido a aclararse, ni siquiera hay esperanzas de que esto pueda llegar a pasar a corto plazo.

Pues bien, de este pequeño -pero complejo- país es Vladímir Lorchenkov (Chisináu, Moldavia, 1979). Un joven periodista moldavo que, ante la situación de su país y tras más de una década en la televisión nacional, ni vio otra salida que la emigración… en su caso a Canadá, ni tuvo otras nuevas oportunidades de trabajar allí como periodista… llegando a trabajar sí como estibador portuario u obrero de la construcción. Todo un cambio, sin duda.

Con todo, aun desde la distancia, continuó cultivando sus dotes para la narrativa: hasta el punto de llegar a albergar una amplia obra breve (tiene más de cinco colecciones de relatos publicadas en distintos idiomas) y cinco novelas por las cuales ha ganado premios de prestigio para la literatura rusa, como el Premio Debut (2003) y el Premio Rússkaia (2007), o fue finalista del globalmente reconocido Prix Médicis Étranger. Estos premios los obtuvo por su mejor novela gasta el momento, ‘Para llegar al otro lado’ (Nevsky, 2015; originalmente publicada en 2008), que llega ahora a España como carta de presentación de este talentoso escritor.

Para llegar al otro lado’ alberga deseos internos muy relacionados con la que posteriormente sería la propia historia personal de Lórchenkov, pero que antes de eso era también la historia de una gran parte de la juventud moldava que, desesperanzada y sin perspectivas de mejora, opta por la salida como única vía de escape. Algo muy relacionado también con la situación de la juventud española tras la crisis económica de 2008.

En este sentido, la novela alberga dos motores narrativos claros, uno interno y otro externo. El motor interno lo forman esos deseos, esos anhelos, esos sueños por algo mejor que impulsan a la mayor parte de los personajes a querer salir de Moldavia -en concreto, del pueblo de Langa. A este motor se adhieren también las imágenes de esperanza y las creencias en una sociedad mejor que, en contra de la realidad, pero acorde con la propaganda oficial, se resumen todas en la sociedad de destino: Italia. El motor externo lo conforman las relaciones sociales de una comunidad moldava moralmente destruida, donde triunfa la estafa y el engaño y el pillaje del “sálvese quien pueda” como forma de supervivencia, desplazando así a una vida buena deseada fundamentada en la moral y en principios de amistad y lealtad. A este motor externo pertenecen también la realidad de una sociedad europea para la que el inmigrante moldavo es visto con sospecha y hostilidad.

Vladímir LórchenkovY, siendo como son estos los fragmentos principales de una realidad conocida y repetida hasta la saciedad, se puede afirmar que dentro de esta novela nada hay de nuevo ni de original. No siendo por el estilo de Lórchenkov, fundamentado en un agudo sentido del humor y una fina ironía, aderezado con notas de surrealismo e imágenes increíbles, esta novela pasaría sin pena ni gloria.

Además, se observa con demasiada claridad que su sentido de la unidad procede de escenas unificadas por transiciones simpáticas o ácidamente humorísticas, aunque demasiado evidentes, dándonos la idea de una novela construida a partir del formato breve, de las teselas, de las pequeñas piezas diseñadas por separado, aunque elaboradas a mano y fruncidas entre sí con el mimo del orfebre. Esta técnica de elaboración, aunque legitima y efectiva, tiene casi siempre (y esta no es excepción) un efecto negativo sobre los personajes: desconectándolos, dificultando su relación emocional; un efecto aquí evidente, aunque muy bien mitigado por el humor, el surrealismo y el sentido del absurdo, así como por el encapsulamiento de esas emociones en cada una de las pequeñas teselas que forman la novela.

Para llegar al otro lado’ (Nevsky, 2015) combina la crítica social con la hilaridad, una receta familiar en tiempos pasados cuando el objeto de la crítica era la guerra o el absurdo del ejército, con autores como Jaroslav Hašek o Hans Hellmut Kirst como referentes, y personajes como el soldado Švejk o el cabo Asch en el horizonte. Ambos buscaban un mensaje transversal de humanismo a través de personajes carismáticos con gran movilidad a través de escenarios heterogéneos muy característicos del frente y de la guerra. Esta receta vuelve a estar aquí presente, con la emigración como epicentro, con el soñador de Serafim Botezatu como guía de un mural dramático escaso en escenarios, aunque rico en escenas de ironía y humor, donde su mayor originalidad proviene de su estilo. Quizás por ello el Wall Street Journal ha quedado impresionado, declarándola una de las mejores novelas de 2014.

Aunque no figurará entre las novelas inolvidables de nuestro tiempo, sí aporta entretenimiento, está narrada con oficio y el mensaje central resulta claro y cuenta con una presentación efectiva. Por eso, ‘Para llegar al otro lado’ resulta ser una novela de mensaje moral con la que pasar el rato entre sonrisas y reflexión sobre el futuro de un marco de convivencia resquebrajado, otra vez, por la falta de humanidad.

Compra aquí "Para llegar al otro lado".



Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Ediciones Nevsky publica en octubre Siete cuervos de Miguel Puente
The race, la nueva novela de Nina Allan, llega en abril a España
Nevsky publica Amatka, de Karin Tidbeck: ciencia ficción distópica
Cuentos desde el otro lado en Nevsky: antología new weird de autores españoles
Nevsky publicará en septiembre el clásico ruso La reina de picas, de Alexander Pushkin
Articulos Relacionados
La Carrera, de Nina Allan: un viaje de ciencia ficción
El joven Moriarty y la Ciudad de las Nubes, de Sofía Rhei: divertida novela de sobre un villano genial
Los que no perdonan, de Charlotte Cory: sátira y humor negro en la época victoriana
Refugio 3/9, de Anna Starobinets: distopía de fantasía oscura
El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov: Tradición fáustica en la URSS de los 30
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?