ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Xenoblade Chronicles X


 Nintendo Wii
Chami Collado   08/01/2016
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Grande, enorme y profundo, el nuevo JRPG de Monolith Soft nos sumerge en el mundo de Mira, donde la exploración y los combates serán fundamentales para defender a la humanidad en esta aventura de ciencia ficción.

Los de Monolith Soft pueden estar contentos. Han creado lo que desde ya se puede anunciar como el videojuego de mundo abierto más enorme de Wii U. Estas proporciones colosales las notamos en primera instancia al intentar descargar la versión digital del juego, ya que sus más de 19 GB cubren la capacidad de la consola premium casi por completo. El tamaño está más que justificado, ya que Xenoblade Chronicles X da al jugador un mundo completamente abierto que explorar, y cuando digo mundo me refiero a un planeta entero, con sus continentes llenos de montañas, lagos, y cambios climáticos, aderezado con enemigos de toda clase y tamaños. Un título muy ambicioso que nos llevará muchas, muchísimas horas abarcarlo por completo.

Cuerpo de MMO, alma de JRPG

 A grandes rasgos, Xenoblade Chronicles X es muy similar a un MMORPG, como puede ser Guild Wars o World of Warcraft, solo que Xenoblade no es masivo, presentando un modo online asíncrono de hasta 32 jugadores, con la posibilidad de jugar de forma directa con hasta tres jugadores más. El juego online es totalmente optativo, y si queremos jugar solos o no tenemos conexión no hay ningún problema. Elementos como las facciones, múltiples clases, un gran mundo que explorar libremente, y la mecánica de las misiones se acerca mucho a esa idea de RPG masivo que decimos, solo que en Xenoblade Chronicles X parecen estar mejor llevados que la mayoría de estos juegos.

Xenoblade Chronicles X - 1

Para empezar tenemos un argumento que desde el comienzo es interesante: la humanidad se ve en medio de un conflicto entre bandos extraterrestres desconocidos, y no le queda más remedio que huir de la tierra, la cual es destruida por completo. Los pocos humanos que sobreviven acaban situándose en Mira, un planeta similar a la tierra pero lleno de criaturas peligrosas. Es aquí cuando nuestra historia arranca, con la misión de explorar el nuevo planeta y colaborar para que la humanidad pueda sobrevivir. Nos uniremos a Blade, un grupo militar en este nuevo mundo encargado de encontrar supervivientes, defender la ciudad y en definitiva, hacer que la humanidad se mantenga con vida. Blade está compuesto por diferentes facciones, cada cual con una función diferente, que explicaremos más adelante.

Aunque el inicio de la aventura es bastante lento, el argumento se hace ameno, con un estilo de ciencia ficción que encantará a muchos. Incluso podremos ver algún dilema moral en la mente de los personajes, como el hecho de colonizar un planeta y acabar con sus habitantes por supervivencia. Estos personajes no son de lo más carismático del mundo precisamente, recurriendo como viene siendo habitual en los JRPGs a los estereotipos manga. Por ejemplo, el protagonista es el típico héroe amnésico que no habla nunca, lo cual inexplicablemente al resto del mundo le parece normal. A lo largo de la trama y durante algunos diálogos se nos pondrá en situación de decidir algunas opciones, pero la realidad es que estas opciones no sirven para mucho, siendo el resultado siempre el mismo y haciendo que lo único que cambie sea el diálogo.

Xenoblade Chronicles X - 3

La exploración por bandera

A diferencia de un JRPG clásico, en Xenoblade no avanzaremos ligados a la trama constantemente, sino todo lo contrario: tras la creación de nuestro avatar y superados los primeros capítulos de introducción, seremos libres de contratar cualquier misión, explorar Mira, o dar una vuelta por New Los Angeles, la ciudad-nave en la que vive la humanidad. Para avanzar capítulos y con ello seguir la trama del juego tendremos que cumplir condiciones, como haber superado cierta misión o explorar un porcentaje del mapa, haciendo así que desbloqueemos una misión de la historia. Una forma mucho más libre de avanzar, y que se ajusta muy bien a la intención de los creadores de que el jugador explore libremente y avance a sus anchas.

Como decimos, la exploración es casi el elemento principal del juego, incitando a ello de diferentes formas. Por ejemplo, las sondas, unos dispositivos que permiten escanear zonas inexploradas del mapa, nos hacen que tengamos que avanzar cada vez más lejos por las tierras de Mira, encontrando de esta forma nuevos enemigos y recursos por el camino, y ya de paso podremos deleitarnos con todo tipo de bellos paisajes, algo en lo que Monolith Soft ha hecho un trabajo increíble. Es interesante como el mapeado no solo es grande a lo largo y ancho, sino también a lo alto, dando mucho juego a la verticalidad. Tan pronto estaremos recorriendo grandes accidentes geográficos como nos «enterraremos» en profundas cuevas llenas de enemigos.

Xenoblade Chronicles X - 6

El juego divide las misiones en cuatro tipos: Sencillas, donde tendremos que llevar a cabo tareas simples como acabar con enemigos, activar sondas, o ayudar a otros miembros de Blade. El resultado como siempre son recompensas en forma de equipo, dinero y experiencia, algo indispensable para poder avanzar en el juego. Por otro lado tenemos las misiones secundarias, que estarán relacionadas con la trama de forma indirecta, o con alguno de los miembros de Blade. Misiones de relación, en las que tendremos que hacer algún favor a un miembro de Blade para conseguir aumentar afinidad con él, de forma que rinda mejor en las batallas. Por último y como no, están las misiones principales que hacen que la trama continúe, y por supuesto estas son las más emocionantes y divertidas.

Profundidad un tanto confusa

Como en todo RPG, al avanzar por los vastos escenarios de Mira nos encontraremos con enemigos de tamaños y niveles diferentes, desde insectos gigantes de nivel bajo a colosales criaturas similares a dinosaurios con niveles que nos producirán escalofríos con tan solo verlos, suponiendo muerte instantánea si nos acercamos demasiado. Por cierto, la muerte será algo común en la aventura, ya que muchos de los enemigos viven en manadas, y si atacamos a uno, sus «amigos» ayudarán, desatándose así combates grupales complicados de vencer. Por suerte es fácil pasar desapercibido entre ellos, porque la IA de los enemigos solo te detecta si estás muy cerca. La distribución de los enemigos no es la habitual, que viene siendo enemigos de nivel bajo cerca de la ciudad principal y los enemigos más fuertes al final de la aventura. Aquí está dividido por sectores —que podremos ver en el gamepad—, de modo que un sector verde contiene enemigos de nivel bajo, uno naranja de nivel medio, y uno rojo… Digamos que mejor no entrar hasta estar bien preparado.

Un problema bastante grave del juego son los tutoriales. El juego explica al principio muchos conceptos de sus mecánicas en un espacio corto de tiempo, lo que hace que no se termine de entender muchos conceptos. Además, la información a veces es insuficiente, obligando al jugador a echar mano del manual de instrucciones digital del juego. Sería mucho más claro si toda esta información se fuera explicando poco a poco conforme avancemos, en lugar de darlo todo en una avalancha de información con lagunas.

Los Mechas o Skells son otro de los grandes componentes del juego. Y con grandes también me refiero a su tamaño, puesto que estos enormes robots nos permitirán avanzar mucho más rápido por las grandes tierras de Mira, así como combatir con los grandes enemigos que residen en ella. Pero como ya nos indican al inicio de la aventura, los Skells son recursos valiosos y no los puede conducir un cualquiera. Tendremos que convertirnos en un miembro destacado de Blade y hacer un riguroso examen para poder tener acceso a estos enormes robots. Esto no ocurrirá hasta que llevemos bien avanzada la aventura, aproximadamente 15 horas. Pero teniendo en cuenta que el juego nos durará como mínimo unas 100, parece solo el inicio de esta enorme aventura.

Xenoblade Chronicles X - 2

Los amantes de la personalización están de enhorabuena, ya que Xenoblade Chronicles nos permite personalizar a nuestro avatar o acompañantes con el equipo que encontremos o compremos. Existe gran cantidad de armas, armaduras, cascos, o incluso Skells, cada uno con un diseño y atributos distintos, al contrario de otros juegos donde el equipo no es visible y solo cambia los parámetros de fuerza, agilidad y demás.

La forma en la que combatimos es de Action RPG, igual a la que existe en su antecesor Xenoblade Chronicles: nos movemos libremente por los escenarios y a la hora de combatir nuestro avatar atacará automáticamente, mientras que tendremos disponibles ciertas habilidades, como ataques o mejoras de los atributos para usar manualmente. Estas habilidades poseen «cooldown» o tiempo de espera, por lo que no podremos usarlos constantemente. Mientras atacamos podemos rodear al enemigo, alejarnos o acercarnos, siendo útil para esquivar algunos ataques o dañar por la espalda, algo que con algunas habilidades obtendremos bonus de daño. También podremos cambiar entre el arma cuerpo a cuerpo y el arma a distancia con un solo botón en mitad del combate. Tras unos cuantos combates nos daremos cuenta que todo es muy automático y tiene poco de acción libre realmente, lo que acaba haciendo que lo más importante sea el nivel y no la habilidad del jugador para vencer en los combates. Conforme subamos niveles desbloquearemos nuevas habilidades, haciendo así poco a poco más complejos los combates.

La parte estratégica del juego llega a la hora de mejorar las habilidades, mediante puntos que obtendremos al combatir, y las llamadas «Voces del Alma», un sistema de macros u órdenes automáticas que harán que los personajes realicen acciones al combatir si pulsamos el botón b en el momento justo, como si fuera un Quick Time Event. Así conseguiremos que los miembros del grupo realicen ataques críticos o se curen, entre otros. Estas macros podremos personalizarlas a nuestro gusto y decidir qué acciones se realizan y en qué momento.

Xenoblade Chronicles X - 4

Estos combates serían muy difíciles en solitario, y aunque existe la opción de jugar a solas, lo recomendable es que llevemos compañeros que nos ayuden. Podremos formar «party» con otros tres personajes, ya sean npcs del modo historia o avatares de otros jugadores que encontraremos por todo el mapa y que podremos añadir al grupo de forma temporal. Una especie de modo online asíncrono que también se manifiesta en forma de misiones: si decidimos jugar online, el servidor nos añadirá a una sala con hasta 32 jugadores, jugadores que no podremos ver, pero están ahí. Junto a ellos podremos completar misiones asíncronas como matar una serie de enemigos para recibir recompensas. ¿Que queréis algo más directo? Pues no hay problema, porque también podremos completar misiones online con hasta tres jugadores más de forma cooperativa en tiempo real.

Un aspecto interesante del juego son las ya mencionadas facciones o brigadas, nada menos que secciones de Blade encargadas de funciones diferentes. Por ejemplo, los Pathfinder deben explorar el continente e instalar sondas, mientras que los Prospector son los encargados de recoger recursos como minerales o piezas de Skells. Los Interceptor protegen a la población de los enemigos que se acercan a la ciudad, mientras que los Mediator son algo así como la policía de NLA, resolviendo conflictos de los ciudadanos. Por otra parte, los Harrier son los encargados de pilotar los Skells y derrotar a los grandes enemigos que pongan en peligro a la ciudad. Un total de ocho brigadas, de las cuales tendremos que elegir una y trabajar en sus funciones. Aún así, estas brigadas son muy flexibles, y nos permiten realizar misiones para otras brigadas sin problemas, e incluso podremos cambiar de brigada cuando queramos. Pagando, eso sí.

La misma ración de opciones tenemos con las clases de nuestro protagonista, habiendo tres ramas diferenciadas: para principiantes Bombardero, para jugadores intermedios Comando, y para los más avanzados Ejecutor. Todos ellos con habilidades y especialidades diferentes, así como las armas, que van desde los rifles a las pistolas dobles para el daño a distancia, como las espadas grandes o espadas dobles para el cuerpo a cuerpo. A su vez, cada rama tiene especializaciones en otras ramas, similar a Fire Emblem, por ejemplo, haciendo que haya más variedad y profundidad. ¿Que no nos gusta la clase elegida? No hay problema, podemos saltar de una a otra en cualquier momento, para que así podamos probar todas las clases y decidir cuál se amolda mejor a nuestros gustos.

Xenoblade Chronicles X - 7

Hay que reconocer que se ha sabido aprovechar muy bien las bondades de la consola de Nintendo. Mediante el GamePad podremos ver en todo momento el mapa del juego, seleccionar puntos para utilizar el viaje rápido, o cambiar el tipo de sonda que hay en los sectores de Mira. Además, podremos ver otra información como si tenemos recompensas pendientes esperándonos en el cuartel de Blade. Por otra parte, el juego incluye algunas funciones, como dejar mensajes a los jugadores al estilo de Dark Souls, así como realizar los típicos gestos de los MMORPG tales como saludar, sentarse o celebrar una victoria. Por supuesto, también podremos chatear usando la pantalla táctil en el modo online. Y no, no se han olvidado de incluir el modo off-screen para aquellos que les gusta jugar de vez en cuando sin hacer uso del televisor. Lo malo de esta forma de jugar es que no podremos usar las funciones del GamePad, y tendremos que cambiar al modo on-screen para utilizarlas. No es un problema grave, pero se podría haber solucionado con un menú extra para cuando juguemos sin el televisor.

Paisajes de postal… Intergaláctica.

Por si no lo hemos dejado bien claro, uno de los elementos más potentes de Xenoblade Chronicles X es la belleza de sus escenarios. Una belleza enorme, porque el escenario es inmenso, al igual que muchos de los enemigos que encontraremos en él, haciéndonos parecer minúsculos. Paisajes muy cuidados, con accidentes geográficos fantásticos que nos recuerden que estamos en un planeta extraño, pero realistas, con multitud de ríos, lagos, cuevas subterráneas, montañas, y enormes precipicios (tranquilos, las caídas no hacen daño). Además tenemos cambios climáticos como la lluvia, y paso del día y la noche, que dan un toque extra a la ambientación.

La ciudad New Los Angeles está compuesta por sectores, como el administrativo, el comercial, o el residencial. También es muy grande, aunque aquí no se ha sabido llenar tanto espacio de forma inteligente, habiendo a veces espacios vacíos inútiles, sobretodo en la zona residencial, donde casi todo es prácticamente un decorado al que apenas daremos uso, como si fuera una maqueta. Algo normal dentro de lo que cabe, ya que la verdadera acción está fuera de la ciudad. Aún así da un poco de pena cuando paseas por la ciudad y te encuentras que los coches te atraviesan. Lo que es seguro es que la fluidez del juego es constante, incluso con monstruos gigantes en pantalla.

Las animaciones son simplemente correctas, sin grandes alardes, con pequeños fallos como la falta de lip-sync o sincronización de las bocas de los personajes con los diálogos, algo que otros juegos de esta índole tienen mejor trabajado. Por otra parte presenciaremos popping al movernos por los escenarios, aunque nosotros lo hemos jugado en un disco duro externo y no sabemos si esto ocurrirá también desde el disco. Como nota adicional comentaremos que nos hemos encontrado problemas a la hora de jugar desde un dispositivo externo, hasta tal punto que el juego se bloqueaba en ciertos puntos, teniendo que volver a descargar el juego por completo. Espero que sea problema de mi dispositivo y esto no ocurra a otros jugadores.

Xenoblade Chronicles X - 5

La banda sonora es otra belleza que nos encandilará desde el minuto uno, con melodías orquestales geniales cuando exploramos Mira, o música más urbana cuando estamos dentro de la ciudad. Hiroyuki Sawano ha sido el compositor de los temas, conocido sobretodo por sus trabajos en animes como Kill la Kill. Un detalle fantástico es que la música varía dependiendo del momento del día, manteniendo la melodía base. Por poner alguna pega en este apartado, podemos decir que en alguna secuencia de diálogos se escucha música vocal que entorpece un poco las voces, y que algunos sonidos se hacen repetitivos, como el chapoteo a la hora de nadar. Las voces nos llegan en inglés con buen doblaje, al igual que la traducción al castellano, que está muy lograda.

Conclusión:

Pese a sus defectos como la falta de explicación de algunas mecánicas del juego, o algunas pequeñas trabas en su apartado técnico, lo cierto es que Xenoblade Chronicles X es un señor RPG, enorme, largo y muy divertido. Ya sea jugando en solitario u online, es una gozada explorar esos bellos paisajes llenos de enemigos que combatir, con un sistema de combate sencillo al principio pero que poco a poco gana complejidad. Muy recomendado a todo poseedor de la consola con ganas de buen rol japonés.


Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Xenoblade Chronicles X - 1
Xenoblade Chronicles X - 2
Xenoblade Chronicles X - 3
Xenoblade Chronicles X - 4
Xenoblade Chronicles X - 5
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?